El experto responde: 7 preguntas frecuentes sobre el kéfir por Gabriel Vinderola

El experto responde: 7 preguntas frecuentes sobre el kéfir por Gabriel Vinderola

Claves de la alimentación saludable teniendo en cuenta el sistema inmunológico.

MDZ Sociedad

MDZ Sociedad

El docente e investigador de la Facultad de Ingeniería Química UNL y el Conicet es experto en preparaciones como el kéfir al ser un gran conocedor de los microorganismos vivos que habitan en nuestro intestino. 

Suele hacer vivos desde su cuenta de Instagram para compartir información, despejar dudas y debatir mitos y verdades entre el público en general interesado en la buena alimentación, teniendo en cuenta la mejora de la propia inmunidad de forma natural.

Aquí, un resumen de algunos aspectos claves a tener en cuenta si se decide tomar este camino de preparar kéfir en casa, con todo lo que hay que saber.

1. ¿Cómo conseguir kéfir?

Cada tanto este superalimento entra en una espiral de boca en boca que hace que se dispare una especie de moda por sus beneficios para la salud, aunque requiere cuidados continuos, asesorarse con expertos y medición de las proporciones adecuadas para el consumo.

Dicho esto ¡Atención! Comprarlo no entra en la filosofía misma del producto. Debe ser regalado o “donado“, algo que con los grupos en redes y la conexión online hoy no es difícil de concretar.  

2. ¿Qué es concretamente el kéfir?

Se trata de una colonia de bacterias originaria del Cáucaso. Su apariencia física se parece a un coliflor, en una especie conjunto de gránulos que tienen la capacidad de ir creciendo.

En cuanto a su base, existe el kéfir de leche y el de agua. Si su base es láctea, este fermento probiótico tiene una consistencia parecida a la del yogur. Sus bacterias son diferentes según la base y producen fermentados con propiedades distintas. El de leche es el más conocido y popular por ser el más fácil de consumir y cuidar.

3. ¿Dónde conseguir los nódulos o gránulos de kéfir?

Hay páginas web en Facebook, Amazon y la mayoría de las redes y plataformas de comercio online.

También existe la posibilidad de no querer cuidarlo, ya que duplica el tamaño en 15 días y a los tres meses quizás estés deseando regalarlo. En ese caso, en algunos supermercados y dietéticas se consigue la leche kefirada de leche o vaca, con un sabor suave, parecido al yogurt natural.

4. ¿Puedo incorporar el kéfir a una receta como ingrediente?

Claro que sí. Es un alimento que se puede utilizar de diversas maneras e incorporar a preparaciones como pan, tartas, budines, o bizcochos. Es ideal para consumir de muchas formas, tanto como alimento en sí como ingrediente de otro plato más elaborado de repostería.

También se puede consumir endulzado con miel, frutos rojos o cereales, completando aún más sus beneficios.

5. ¿Qué beneficios conlleva para quienes tienen problemas digestivos u otros?

Por sus propiedades antiinflamatorias también pueden resultar beneficiosos para quienes padecen alergias o asma. A su vez, por supuesto que colaboran en el equilibrio y la salud de los intestinos, incrementando la barrera inmunológica natural, lo cual involucra infinidad de aspectos y previniendo diversas afecciones.

Sobre todo, infecciones. Ya que la alta carga de probióticos que componen el kéfir evitan las infecciones más comunes asociadas a las bacterias como el E. coli, H. Pilory o la Salmonela.

También contiene kefirán, un hidrato de carbono de alto poder antibacteriano.

Por otra parte, el kéfir es una fuente de grasas que cuentan con calcio y vitamina K2, claves para mantener sanos los huesos. Previene el deterioro del tejido óseo y retarda la osteoporosis.

6. ¿Es cierto que tiene propiedades anticancerígenas?

Se cree que minimizarían la aparición de compuestos cancerígenos, según los médicos especializados que comienzan a buscar respuestas en ensayos metódicos con bacterias vivas y muertas a pacientes enfermos y sanos. 

Se cree que también que previene la enfermedad y evita, a su vez que, si hay tumores existentes aumenten de tamaño. Al igual que el yogurt natural se estima que es efectivo especialmente con los tumores en mamas.

Por ahora, distintos experimentos en animales indican que el kéfir tiene una importante actividad antitumoral en ciertos casos, no en todos. Por ejemplo en el caso de la leucemia mieloide.

7. ¿El kéfir tiene contraindicaciones?

Se puede decir que existen dos grupos en donde se encuentran las personas que pueden tener una mala tolerancia al kéfir o lo estén consumiendo en cantidades inadecuadas y deben tomarlo asesorándose, con cuidado. Y por otro lado, hay algunas personas que deben evitarlo.

En el primer grupo están aquellos que no toleran la lactosa. Deben preferir el kéfir preparado con leche de coco.

Esta contraindicación relativa también involucra a quienes poseen “estómago sensible“ o “colon irritable“. Pueden notar hinchazón o diarrea ya que un kéfir con menos de 24 horas de fermentación puede provocar el efecto de un laxante suave, en tanto que uno que lleve más de 24 horas puede tener un ligero impacto astringente.

Quienes deben evitar el kéfir son personas con intestino permeable o personas que estén transitando un proceso que involucra tratamientos con inmunosupresores por trasplantes o enfermedades autoinmunes como el Lupus.

Esto es porque el ingreso de levaduras, bacterias y hongos al organismo de estas personas puede tener un efecto perjudicial.


Ante cualquier duda relacionada con la ingesta, consumo responsable y salud, recomendamos una consulta médica profesional (cada organismo es diferente y se requiere un asesoramiento personalizado y concreto). 

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?