Increíble historia

Pasó 33 días en coma y despertó en Navidad: ¿fue un milagro navideño?

Durante el 2020, Raúl Alberto Tamer estuvo 33 días en terapia intensiva por un cuadro grave de covid-19 pero todo cambió con la presencia de alguien especial: Carlo Acutis, “el beato millennial”.

Santiago Sandri jueves, 23 de diciembre de 2021 · 22:57 hs
Pasó 33 días en coma y despertó en Navidad: ¿fue un milagro navideño?

Rosario de Lerma es una pequeña localidad ubicada a 35 kilómetros de distancia de Salta capital. Allí vive Raúl Alberto Tamer, un hombre que el 19 de noviembre de 2020 tuvo que ingresar al Hospital “Papa Francisco” de la capital salteña por un severo cuadro de covid-19. A las pocas horas de ser internado en terapia intensiva, tuvo que ser intubado y, como si eso fuera poco, sufrió una falla multiorgánica debido a un virus intrahospitalario. El panorama, claramente, estaba muy lejos de ser el ideal. 

Esta es una historia en la que hay que estar atentos a los detalles, coincidencias o milagros, como cada uno los quiera llamar: Tamer era un vecino de Rosario de Lerma (rosario es el conjunto de rezos que conmemoran la vida de Jesús y la Virgen María) que tuvo que ingresar al hospital Papa Francisco. Estos datos no son los únicos que se alinean en este relato.

Según los testimonios de la familia del paciente que publicó El Tribuno, los médicos habían perdido las esperanzas a las pocas horas de haber recibido a Tamer: "El médico que atendía a mi papá del corazón nos dijo que el estado era crítico; que le quedaban pocas horas de vida lamentablemente. La ciencia ya hizo todo, que debíamos despedirnos resignados por este final", decía Dolores Rivera, hijastra de Tamer

Ante ese análisis, los familiares se acercaron al hospital para despedirse de Tamer el 13 de diciembre. En ese contexto de dolor, Dolores le hizo un pedido especial a una de las enfermeras que cuidaba de la salud de su papá: sacó una estampita de Carlo Acutis, conocido como “el Beato Millennial”, y le pidió que la pasara por los pulmones afectados de su padre. 

Carlo Acutis, el "Beato Millennial"

"Le pedí que la estampita quedara en la cabecera de mi papá. Por la tarde de ese mismo día el respirador empezó a quedar en el 75%. Comenzó a mejorar de forma apresurada. Todo empezó a cambiar. Al otro día los médicos nos llamaron para decirnos que respiraba mejor y que ya no tenía fiebre. Fue de repente la mejoría, muy inesperada", aseguró la joven.

Luego de esto, sucedió un milagro navideño digno de una película: Tamer mostró una asombrosa y casi imposible recuperación de su cuadro y, luego de 33 días (en la quiniela, el 33 es el número que representa a Jesús) de dolor, agonía y desesperación, despertó. Sí, el 25 de diciembre, el día del nacimiento de Jesús.

Todas las pruebas médicas de esta increíble mejoría médica, además de los testimonios de los familiares sobre el caso, fueron enviadas al Vaticano para su posterior estudio, ya que se trataría del segundo milagro de Acutis. En 2020, el Papa Francisco aprobó su primer milagro: se trató de una inexplicable recuperación de un niño en Brasil, que tenía una malformación congénita en el páncreas. De ser aprobado el caso de Tamer como milagro, Carlo Acutis podría ser santificado.

Ya se le atribuyó un milagro en Brasil

Carlo Acutis era un joven británico que falleció por leucemia en 2006, cuando apenas tenía 25 años. Acutis era un estudiante y programador informático por afición. El joven dedicó gran parte de su corta vida a documentar milagros eucarísticos en su página web.

Cuentan que, cuando Acutis fue diagnosticado de leucemia, él le dijo a sus padres: “Ofrezco al Señor los sufrimientos que tendré que padecer por el Papa y por la Iglesia Católica, para no tener que estar en el Purgatorio y poder ir directo al Cielo”. Además, aseguran que el joven, al ser preguntado por la enfermera por su estado, siempre aseguraba que había gente que sufría mucho más que él: “No despiertes a mi madre, está cansada y se preocupará más”, decía el niño.

La madre de Acutis junto a su cuerpo

Acutis solicitó la unción de los enfermos, sacramento católico que consiste en la unción de aceite bendito en el cuerpo de un paciente creyente que está cercano a la muerte y, tres días después de su diagnóstico, falleció en la ciudad italiana de Monza. 

Su proceso de beatificación fue liderado por el cardenal Angelo Scola, en la Arquidiócesis de Milán, en el año 2013. La investigación fue enviada a Roma y, luego de tener el visto bueno de distintas comisiones, el papa Francisco lo declaró “venerable” en 2018.

El cuerpo de Acutis se mantiene en gran estado y ha viajado por distintos puntos de nuestro país

Al ser exhumado el cuerpo de Acutis, se lo encontró en un estado de incorruptibilidad cadavérica “bien integrado” y se tomó la decisión de reconstruir su rostro y embalsamar su cuerpo para conservarlo en buen estado. Los restos de su cuerpo estuvieron en septiembre de este año en General Las Heras, en la Capilla Histórica El Plumerillo y la parroquia San Miguel Arcángel.

Archivado en