Mascotas

¿Qué hacer con mi mascota durante las vacaciones?

¡Vacaciones a la vista! Sin dudas, un gran plan. El problema surge a la hora de decidir qué hacer con las mascotas. ¿Llevarlas? ¿Dejarlas? ¿Dónde? ¿Al cuidado de quién? Estas son algunas cuestiones a tener en cuenta para hacer lo que sea mejor para los animales y para la familia.

Panqui Molina miércoles, 22 de diciembre de 2021 · 19:28 hs
¿Qué hacer con mi mascota durante las vacaciones?
¿Llevarlas o dejarlas? El eterno dilema de quienes tienen mascotas cada vez que se van de vacaciones. Foto: Urtimud.89 en Pexels

Todo lo placentero y gratificante que significa irse de vacaciones puede resultar un motivo de preocupación para todos aquellos que tienen un animal a cargo. La pregunta es recurrente y las consultas en pensionados caninos o guarderías aumentan para esta época. Llevar o dejar, esa es la cuestión. Cualquier decisión requiere una preparación previa, tanto para la persona a cargo como para el animal en cuestión. 

Pese a la crisis económica y a la incertidumbre por la pandemia, un informe de la consultora Taquion, basado en un muestreo de casi 2500 casos, reveló que cuatro de cada 10 argentinos se tomará vacaciones y que el 83,5% de ellos lo harán antes de febrero de 2022. 

El boom de las mascotas

Tres hechos puntuales reflejan el crecimiento exponencial: el aumento de la venta de alimento balanceado, que se calcula en más de 50 mil toneladas por mes, la proliferación de veterinarios (26 mil en todo el país) y de las tiendas de animales de compañía. 

Hace cuatro años una encuesta indicó que en las grandes ciudades el 80% de los hogares tenían perros o gatos. Berazategui es la ciudad más mascotera de Argentina. Desde la Clínica Veterinaria Municipal creada en 2013 se llevan adelante diversas acciones contra el maltrato animal. En una iniciativa sin precedentes, se propuso hacer un censo de mascotas. El promedio determinó que hay una cada tres habitantes

En Mar del Plata las consultas por lugares “apto mascota” son frecuentes, pero en la mayoría de los hoteles, hostels y apartamentos todavía hay un rechazo a su recepción. En el emblemático Costa Galana no es un proyecto que esté en carpeta. Sebastián, conserje del complejo de cabañas Lo de Otto, en donde no están permitidos los animales, revela que le llegaron a preguntar si aceptaban hurones

Todos los veranos, Federico, de 31 años, emprende viaje desde la Ciudad de Buenos Aires hacia el Sur, donde su familia tiene una casa en Villa La Angostura. Desde hace dos años que lo hace con Kaizen, su perro raza Akita, a quien no tiene con quien dejar. Recomendado por el veterinario, la primera vez compró unas pastillas para regular la ansiedad, pero nunca debió usarlas. Más allá de la desconfianza inicial la experiencia resultó positiva, para él y para el perro. 

Kaizen, el perro akita de Federico, en Villa La Angostura en la orilla del lago Nahuel Huapi

“Al estar tanto tiempo encerrado se lo notaba estresado, sobre todo en la parte de montaña o cuando le da mucho sol. Lo manifestaba rasguñando las puertas, pero es algo que también le pasa a cualquier ser humano”, explica Federico y reconoce que frenó más de la cuenta para que el perro pueda hacer sus necesidades y tenga su tiempo de esparcimiento. Este verano redobla la apuesta y viaja a Chile, con los cuidados, vacunación y papeles correspondientes. 

Reacciones ante el cambio

El estrés que menciona Federico es algo que está estudiado y que los especialistas hacen mucho hincapié. Todo cambio puede traer consigo un sentimiento de tensión física o emocional. Al igual que en los seres humanos, el estrés se puede reconocer y prevenir en los animales. Así lo explica el Dr. Juan Enrique Romero (M.N. 3010): “Los animales sufren estrés y lo muestran a través de signos muy claros. Repercute en su salud física de la misma manera que el ser humano. También sufren tristeza, angustia, desazón y les repercute en lo somático”.

Respecto a la comparación entre el comportamiento ante el sufrimiento entre perros y gatos, Romero detalla: “El gato es más curioso. Si vos te lo llevas de vacaciones, lo tenés que dejar encerrado porque su curiosidad va a atentar contra su seguridad. Ambos sufren. Siempre que estés con ellos van a sufrir menos”. 

En caso de dejarlos en su hogar, hay quienes eligen una persona de confianza para que les brinde el sustento alimenticio y los saque a pasear. La otra alternativa es un pensionado, en donde los animales pueden tener su esparcimiento, compañía y afectos. “Siempre propongo la adaptación previa. Los animales tienen buena memoria. No tenemos internalizado que un animal es un ser vivo y lleva tiempo. No todo es dinero en la vida. El tiempo no se reemplaza con dinero”, sugiere Romero sobre una opción que cada vez toma más fuerza.

Romero lleva 50 años dedicado a la salud de los animales de compañía. Prefiere evitar la palabra mascota porque, tal como su definición lo indica, significa talismán. “Los perros y los gatos son seres sensibles, sintientes y sufrientes, sujetos de derecho y con la tutoría de una persona humana que vela por sus derechos al ser un incapaz legal”, explica Romero, que tiene cinco perros y las vacaciones lo encuentran con el mismo dilema: “Los que integramos una familia multiespecie (N. de la R.: así define a las familias que cuentan entre sus miembros a las mascotas) pensamos seriamente si vamos con los animales o si los dejamos al cuidado de otra persona para relajarnos un poco. En mi caso, si me fuera con mis cinco perros no serían vacaciones porque estaríamos muy pendientes. Tengo cinco hijos también, eh. No es que me dedico exclusivamente a los perros”, confiesa entrevistado por MDZ.

El cuidado de un tercero

Los requisitos para ingresar a los pensionados son más o menos los mismos: un teléfono en caso de emergencia, libreta sanitaria al día, vacuna antirrábica, pipetas para las pulgas y, sobre todas las cosas, no tener conductas agresivas. 

Spa Pet’s Land es una guardería canina que queda en Cañuelas, Provincia de Buenos Aires, y tiene capacidad para 60 animales. Allí se quedan los perros de Romero cuando él se va de vacaciones. “Nos hemos ido a Europa y recibimos un video diario de cómo estaban nuestros animales”. 

Vista de Spa Pet's Land, la guardería canina de Cañuelas

El predio tiene una superficie de 4,5 hectáreas y cuenta con una gran arbolada, piletas y juegos. En esta época del año las consultas se duplican y para las fiestas está prácticamente todo reservado. Los clientes son de CABA, Zona Norte, Zona Sur y también de Cañuelas, Lobos y San Miguel del Monte. La atención le demanda las 24 horas a María Pecovich, la dueña, que vive allí y trabaja junto a su hija María Paz, ambas médicas veterinarias. 

Animal Hotel es el primer hotel para mascotas. Aunque puede resultar una definición marketinera, así lo estableció Royal Canin, su socio principal, cuando se habilitó allá por 2016. Se ubica en Ranelagh, Provincia de Buenos Aires, y además del cuidado, entre sus servicios incluye el baño y corte de pelo, tanto para gatos como para perros. Cuenta con catorce caniles con correderas y espacios verdes para recreación. Tiene trece cámaras de seguridad,  un sector VIP refrigerado con aire acondicionado y recirculación de agua.

Leonardo Cornes no solo es el dueño. También vive allí. Su propia experiencia le sirvió como caso testigo para darle forma al sueño de armar un refugio de mascotas. Llegó a tener 25 dogos de burdeos y diez bull dogs francés. Cuando llegaban las vacaciones no tenía dónde dejarlos porque no había estructura edilicia que soportara semejante malón. Por un problema de salud dejó la crianza de perros. Ahora reconoce que le gustaría poder dedicarle más tiempo a su hijo de 15 años, pero al no tener empleados se le hace difícil.

Animal Hotel, en Ranelagh, recién tiene disponibilidad para la segunda quincena de enero

“Trato de no usar la palabra guardería. El nombre lo indica: guardan al perro en una caja o en un canil muy chico y ahí quedan. Esto no es algo convencional, se le dan servicios diferentes”, cuenta Cornes para MDZ. “El primer pedido que hacen los clientes es que esté en un lugar limpio, sin bacterias ni infecciones. Después, que no quede encerrado. Otra curiosidad es que nos piden que les enseñemos a flotar y a nadar”, agrega. 

En 2006 empezó a darle forma al proyecto que a él le hubiese gustado que existiera mientras tuvo animales. Lo materializó recién 10 años después, luego de conseguir la habilitación a través de una larga gestión con la municipalidad. Hoy no tiene mascota propia, pero cada animal que queda a su cuidado lo siente como tal. 

Desde septiembre a la fecha, Animal Hotel recibió más de 200 mascotas. Para las fiestas ya está todo reservado y tiene disponibilidad recién para la segunda quincena de enero. “Se palpita que la gente se quiere ir de vacaciones y no está dispuesta a renegar con la mascota”, cuenta Cornes para MDZ. 

Los clientes llegan desde lugares diversos: Pilar, Maschwitz, La Plata y Ensenada pican en punta. La ubicación estratégica le sirve para recibir a las mascotas de todos aquellos que siguen viaje hacia la costa. Es también el refugio preferido de personajes de la farándula como Luis Ventura y Adriana Salgueiro o futbolistas como Carlos Tevez y Edwin Cardona.

María tiene 48 años, es de Brasilia, vivió en Montevideo durante cuatro años y por trabajo se radicó en Buenos Aires a principios del 2021. Una de sus principales limitaciones fue qué hacer con los dos gatos que había comprado en Uruguay y que pretendía trasladar a su nuevo hogar.

Durante el mes y medio que duró la mudanza decidió dejarlos en Hotel Animal, a cargo de Leonardo, a quien llegó a través de su veterinaria en Uruguay: “Estaba preocupada porque nunca había necesitado dejar a mis mascotas al cuidado de un tercero. Por suerte recibía fotos y videos de ellos todos los días. Fue una opción que solucionó”, explica María a MDZ en un perfecto portuñol. “A la vuelta me ignoraron, costó el reencuentro. Encima llegué a un departamento nuevo y sus cosas tardaron unos meses. Volvieron desconfiados, distantes”, agrega. 

Más allá de las dificultades, este año regresa a Brasil y repite el procedimiento. Sus gatos se quedarán en Animal Hotel durante todo enero, con la esperanza de que el reencuentro sea más sencillo para todas las partes. 

El Doctor Romero con Gordo, "uno de sus fieles compañeros" Foto: @drromerook 

 

Archivado en