El verdadero origen del pesebre navideño

El verdadero origen del pesebre navideño

Se acerca la Navidad y muchas familias y comercios se preparan para armar el Pesebre, pero tal vez pocos conozcan el origen de esta tradición cristiana.

Pablo Vazquez

La navidad esta cerca, y es una época cargada de simbolismos para los creyentes cristianos. Uno de los más importantes es el pesebre. En un pesebre se representa a la Sagrada Familia formada por la Virgen María, su esposo José y Jesús. Están acompañados por otras figuras simbolizando la adoración al Niño recién nacido, como los reyes magos que llegaron de Oriente, para conocer al rey de los judíos, los pastores, los campesinos y los ángeles.

Según documentos hallados se conoció una representación inanimada del nacimiento, con figuras de arcilla, el año 1021. Luego el diacono Giovanni Di Pietro, conocido como San Francisco de Asis fue el que dio origen a esta bella y emotiva tradición del pesebre viviente. En la Nochebuena de 1223, con el permiso del Papa Honorio III, realizó durante la misa una representación simbólica del pesebre una noche fría, en el interior de una cueva y al calor de animales, con el fin de hacer vivir la Navidad a los habitantes de su pueblo. Este acontecimiento, reproducido en condiciones similares a las del humilde nacimiento de Jesús, conmovieron de tal forma a los presentes que se continuó realizando en las nochebuenas siguientes.

San Francisco de Asis dio origen a la tradición del pesebre

La mayor difusión de armar el pesebre en las casas de familia y en las iglesias fue en el siglo XV, por obra de San Cayetano. Con el paso del tiempo se hizo popular esta costumbre y los seres reales fueron reemplazados por imágenes de madera o cera y a más de doscientos años de su origen se fundó en Paris la primera fábrica de pesebres navideños, durante el Renacimiento.

En algunos países de Europa y Latinoamérica el pesebre se arma en conjunto con el árbol navideño el día 8 de diciembre, día de la celebración de la Inmaculada Concepción de María, fecha muy importante para la comunidad católica, ya que este día en 1854, el Papa Pio IX, estableció como “dogma de fe”, que María desde su concepción, fue preservada por Dios del pecado original.

Es por ello que en nuestros días, las familias se preparan para armar el árbol navideño y el pesebre en sus hogares este 8 de diciembre, representando un nuevo Nacimiento. Finalmente, es costumbre agregar al niño el día de Nochebuena, como simbología de su nacimiento.

El niño se suele colocar pasadas las 12 del 25 de diciembre

 

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?