Etiquetado frontal: los mitos sobre los alimentos altos en calorías

Etiquetado frontal: los mitos sobre los alimentos altos en calorías

Pese a las campañas y discursos en contra, las comidas que contienen un elevado porcentaje no son malas en sí mismas. Qué dicen los especialistas

MDZ Radio

MDZ Radio

Como en todos los ámbitos de la vida, es bueno desmitificar muchos enunciados sobre determinados temas para tomar las mejores decisiones, y corregir hábitos. En el campo de la nutrición se pontifican verdades absolutas que condenan el consumo indiscriminado de calorías. Pero éstas son necesarias para el desarrollo humano.

Los especialistas indican que es importante registrar que aquellos alimentos con un alto contenido en nutrientes y mínimamente procesados serán más saludables, independientemente de la cantidad de calorías que presenten. Esto es así porque cuanto menos procesados están los alimentos, menos calorías absorbe nuestro organismo.

Al momento de iniciar un plan nutricional, siempre se sostiene que lo más saludable es ingerir menos calorías de las que se gasta, en caso de que se necesite corregir el exceso de peso. Pero tal vez hay un dato que el común del público no sabe y los especialistas se empeñan en reiterar: consumir alimentos poco procesados tiene un alto beneficio para tu organismo. Al digerirlos, quemarás más calorías. Es como si hicieras una sesión de entrenamiento.

¿Cómo lograr la saciedad sin un elevado consumo de comida? Según la guía nutricional de organismos dependientes del programa alimentario de la ONU, los alimentos ricos en fibra ayudan a evitar la sensación de hambre con una ingesta mucho menor. Además, favorecen el tránsito intestinal.

Para poder reconocer cuáles son los alimentos realmente saludables, es preciso conocer otros detalles además de contar la cantidad de calorías que contienen. Es importante fijarse en los tipos de nutrientes (su cantidad de vitaminas y minerales, fibra, proteínas, etc.), si son saciantes o adictivos.

Es importante resaltar que una buena alimentación dependerá de las necesidades de cada persona, factores como la edad, el sexo, los hábitos diarios, el ejercicio físico y la calidad de los alimentos consumidos. De acuerdo con la Organización Mundial de la Salud-OMS, nuestra ingesta calórica debe ser equivalente a nuestro gasto calórico. Teniendo en cuenta lo anterior, las calorías por día necesarias dependen del tipo de actividad física de una persona.

Algunos nutricionistas plantean que existen alimentos considerados sanos como las nueces que tienen más de 600 kcal. por cada 100 gramos. Sostienen que es falso que todas las calorías engordan por igual, ya que ciertos ingredientes con un gran aporte calórico como los frutos secos o el aceite de oliva son ricos en grasas saludables. El organismo no absorbe todas sus calorías y, además, quema más calorías al digerirlos.

El término ‘caloría’ fue inventado por el físico y químico Nicolas Clément. El profesor lo incluía en sus lecciones sobre el calor y la energía, y se hizo popular a principios del siglo XIX.

En este sentido, se espera que la Ley de Etiquetado Frontal de Alimentos promueva con mayor énfasis la educación nutricional en los colegios públicos y privados. Esto es lo que en el futuro puede permitir a las personas "conocer mejor y de antemano" con qué conviene alimentarse.

El especialista en ciencias del comportamiento, Federico Fros Campelo, relativizó la efectividad de los octógonos negros como modificadores de hábitos y conductas, mientras no se enseñe en profundidad una buena educación nutricional.

"¿La información del octógono negro puede contra tanta tentación de hábitos no saludables? No, no creo que pueda. Por eso, entiendo que es tan importante la educación alimentaría, la cual está prevista en la norma, y eso es lo que me gustó de la ley y lo rescato por sobre el etiquetado frontal", señaló.

"La exposición a un rótulo de cualquier color que advierta que un producto contiene determinados componentes favorables o no favorables no va a regular tan fuertemente en lo inmediato la decisión del consumidor", aseguró al tiempo que concluyó que la educación nutricional es fundamental "para que toda esa carga de valoración de un producto en góndola que hace el consumidor pueda ser racionalizada, es decir utilizar a la razón como abogada defensora".

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?