Se fueron a Estados Unidos y allá crearon un exitoso negocio que hace felices a argentinos que emigraron

Se fueron a Estados Unidos y allá crearon un exitoso negocio que hace felices a argentinos que emigraron

Leandro y Leonela decidieron cerrar sus negocios en Buenos Aires e iniciar una nueva vida en Colorado, EE.UU. Allí crearon un emprendimiento pensado para los argentinos que viven en el exterior.

Felicitas Oyhenart

Felicitas Oyhenart

Leandro (34) y Leonela (30) son una pareja de argentinos que en plena pandemia decidieron mudarse a Colorado, Estados Unidos, para iniciar una nueva vida. Allí emprendieron un negocio que no solo es un éxito, sino que además hace felices a cientos de argentinos que viven en el exterior.

Resolvieron irse juntos y dejar todo lo que habían construido en Argentina. “Decidimos venir acá para arrancar otro tipo de vida”, comparte Leandro a MDZ. Aunque confiesa que no fue nada fácil tomar esa decisión, hubo algo que los impulsó a cambiar de vida y a emigrar: “La inestabilidad económica, la inseguridad y la falta de Justicia”. “Allá teníamos todo medianamente resuelto: yo soy diseñador industrial y tengo un posgrado en biodiseño y mecatrónica y mi novia es geóloga. Juntos teníamos dos locales gastronómicos que habíamos creado de cero y funcionaba muy bien, teníamos pensado franquiciar. Pero, observamos la proyección de acá a 10 o 15 años en Argentina y cada vez se veía peor”.

Ella fue la que primero arribó al nuevo lugar donde planificarían su vida, en Colorado, fue en diciembre de 2020, tras quedar seleccionada para una beca del Programa Fulbright, un programa de ayudas educacionales. Leonela ingresó a estudiar en la School Mines, una de las más reconocidas en geología e ingeniería.

El reencuentro de la pareja oriunda de Buenos Aires fue en marzo, Leandro viajó a Estados Unidos para visitar a su novia y conocer mejor el lugar para terminar de definir juntos si era el sitio donde querían vivir.

Un tranquilo pueblo llamado Golden

Golden Colorado emigrar
Golden, Colorado, es un pueblo que queda a 20 minutos de Denver.

Leandro y Leonela viven actualmente en un tranquilo pueblo llamado Golden, a 20 minutos de Denver. Según lo describen ellos, es un pueblo del primer mundo donde uno tienen acceso a todo lo que quiera y que se encuentra muy cerca de la ciudad. 

El diseñador destaca que lo más valorable de este sitio tranquilo es la seguridad con la que se vive, “acá no existen las rejas ni las cerraduras, no hay 15 llaves para irte. Los chicos juegan en la calle, como cuando éramos niños. Salen mujeres solas a caminar de noche. Son todas cosas impensadas para Buenos Aires”.

Panza argenta llena, corazón que emigró contento

Los meses pasaron y vieron que la calidad de vida era “muchísimo mejor” en Golden Colorado que donde vivían en Argentina. Fue así que comenzaron a investigar y buscar posibles ideas para emprender allá y echar raíces. Ambos sabían que el rubro de la gastronomía ya lo manejaban y conocían muy bien, por ello, entendieron que por ahí era el camino.

“Somos los dos apasionados por la comida y las cosas ricas, acá es muy difícil conseguir ciertas cosas de producción argentina. Por eso pensamos que podíamos hacer algo para facilitar el acceso a esos productos, ya teníamos todos los contactos de quienes eran nuestros proveedores y comenzamos a investigar”, relata Leandro al recordar cómo surgió la idea de su emprendimiento.

Tras un mes y medio de averiguaciones y consultas para ver qué tipo de emprendimiento les permitiría aplicar a un visado para vivir en Estados Unidos decidieron comenzar a importar alimentos desde Argentina. "No teníamos competencia en esta parte del país y eso nos abrió más puertas para establecernos y pegar fuerte”, asegura el argentino.

La experiencia de ambos en el rubro gastronómico y la de Leandro en marketing ayudaron a que pudieran analizar el mercado y crear “San Telmo Market”, un mercado de clásicos productos argentinos en Estados Unidos, esos que hacen sentir nostalgia a muchos de los que viven en el exterior.

Leandro siente una gran satisfacción al contar la experiencia de sus clientes cuando llegan al local. “Lo más lindo es que ven cosas que ni se esperaban encontrar y se van muy contentos, eso nos impulsa a seguir buscando cosas nuevas”.

En cuanto a los productos que más extrañan los argentinos que viven en el exterior, el emprendedor aclara que por lo general no añoran algo en especial. Sin embargo, cuando entran al local y ven ciertos productos, como Bananitas Dolca, Tita, Rhodesias, pastillitas Yapa, Palitos de la Selva, todo los lleva inmediatamente a su infancia”. Aunque también las conservas de la Patagonia, aceitunas orgánicas, dulces, alfajores, son algunos de los productos más vendidos y que más llaman la atención.

Además, de vender en el local ofrecen venta online a través de su página web y llegan a todo Estados Unidos. En sus redes sociales los clientes comparten la felicidad que experimentan cuando llegan a sus hogares las cajas llenas de mercadería de marcas argentinas que antes les era difícil adquirir.

Leandro describe en detalle cómo ha sido todo el proceso de creación de “San Telmo Market” y cómo ha logrado posicionarse allá, pero en el fondo el proyecto va más allá de lo económico: “Me gusta poder crear esta imagen de Argentina fuera de lo que es el fútbol, lo político y las desgracias. Buscamos destacar las cosas lindas que tiene el país”.

Todo el esfuerzo que significó iniciar una nueva vida en otro país y en otro idioma da sus frutos, los jóvenes que se animaron a emprender en el exterior piensan hacer crecer aún más su negocio. “Estamos en tratativas para poder expandirnos y comenzar, en primer lugar, en México y Canadá y luego en todo el mundo. Particularmente en Australia e Israel, donde hay comunidades muy grandes de argentinos y donde es más difícil  conseguir ciertos productos de origen nacional”, adelanta Leandro.

"Los argentinos estamos más capacitados”

“Argentina es un país espectacular”, enfatiza el emprendedor y agrega que eso es algo que todos los argentinos que viven allá piensan. Además, comparte que le genera mucha tristeza ver que su país tiene todas las posibilidades, recursos y gente muy capaz para crecer, pero que decrece “por malas decisiones que se toman desde hace mucho tiempo”. 

Leandro considera que el “desorden en el que vivimos los argentinos lleva a que estemos más capacitados”. Hablando con otros coterráneos caen en la cuenta que todos están "capacitados por demás" y explica: "no porque sepamos mucho sino por los obstáculos que hemos enfrentado antes de alcanzar el objetivo que se busca, ya sea estudiar o emprender un negocio. Son estos obstáculos los que nos hacen más versátiles para poder superar cualquier problema que se presente y nos hace más competitivos que el resto.  En especial comparando con personas de Estados Unidos que están acostumbradas a que las cosas funcionen bien”.

Tanto Leonela como Leandro están muy contentos con el cambio y se manifiestan firmes en la decisión de afianzarse en aquellas nuevas tierras. “Solo volvería a vivir en Argentina si en algún momento mejora la seguridad, cambia la justicia y comienzan a haber planes a mediano y largo plazo y no parches de conveniencia de turno".

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?