La última línea de defensa: fueron asesinados por luchar contra el cambio climático

La última línea de defensa: fueron asesinados por luchar contra el cambio climático

La ONG Global Witness publicó un informe en el que arroja datos preocupantes sobre personas asesinadas mientras se dedicaban a la defensa del medioambiente.

Nicolás Hornos

Desde 2012, Global Witness viene recopilando datos sobre personas asesinadas mientras luchaban por la defensa de la tierra y del medioambiente. La evidencia arroja que, a medida que se agrava la crisis por el cambio climático, también aumenta la violencia contra quienes protegen su tierra y nuestro ecosistema. La explotación irresponsable por parte de las industrias contaminantes y la codicia desmedida que genera la extracción de nuestros recursos naturales que empeoran el escenario del cambio climático, también están impulsando la violencia contra las personas defensoras del medioambiente.

Según el informe de Global Witness, titulado “La última línea de defensa”, en 2020 se registraron 227 ataques letales, un promedio de más de 4 personas asesinadas por semana en defensa de sus hogares, su tierra y nuestro ecosistema y biodiversidad.

“Como siempre, estos ataques letales ocurren en el contexto de una gama más amplia de amenazas contra las personas defensoras, que incluyen intimidación, vigilancia, violencia sexual y criminalización. Nuestras cifras son, casi con certeza, una subestimación, ya que muchos de los ataques contra personas defensoras no son denunciados”, publicó Global Witness en su página web. 

El informe ofrece un preocupante panorama sobre la violación de derechos humanos que sucede en varios territorios a lo largo del mundo, pero sobre todo, en la región latinoamericana, en tanto más de la mitad de los ataque (165 de los 227) suceden en países latinoamericanos, como Colombia, México, Brasil, entre otros. Colombia se posiciona, por segundo año consecutivo, como el país que registra la mayor cantidad de asesinatos, al corroborarse al menos 65 casos de asesinatos de personas defensoras de la tierra y del medioambiente.

Incendios en el Amazonas.

Como detalla la ONG, estos ataques se producen dentro de un contexto donde son denunciadas las constantes amenazas que sufren las personas defensoras, pues esta población, por la amplia data disponible actualmente, se ven enfrentadas a casos de intimidación, violencia sexual y criminalización. 

Según el reciente informe, América Latina es la región más peligrosa para los defensores ambientales. Tan solo en 2020, 227 ambientalistas fueron asesinados en todo el mundo. De los 10 países más letales, 7 son latinoamericanos.

Entre las personas que han muerto luchando por  el medioambiente y contra el cambio climático podemos nombrar a Kwaxipuru Kaapor, un brasilero que se enfrentó a las plantaciones de drogas en el Amazonas; Ana Lucía Biscicús, una colombiana que defendió el territorio de los Awáde conflictos económicos, militares y políticos; Paulina Gómez Palacios Escudero, una mexicana que protegió el territorio Wirikuta de las actividades mineras; Arbildo Meléndez, un peruano que luchó en Unipacuyacu contra los cultivos de coca; y Cristino López Ortíz, un nicaragüense que defendió las tierras de los Mayangna de la agricultura descontrolada.

A ellos y a muchos otros más les han quitado la vida por ser la última línea de defensa contra la crisis ambiental que está impactando en el cambio climático.

Arbildo Meléndez luchó contra los cultivos de coca en Perú
Foto: Igualab

Por último, la ONG recomienda que los gobiernos puedan cambiar el rumbo del cambio climático, partiendo desde el objetivo de preservar los derechos humanos de todas las personas, mediante acciones y garantías, para evitar los abusos contra los derechos humanos y de los daños ambientales que muchas empresas causan actualmente.

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?