Los roles en el trabajo en equipo y cómo fortalecerlos

Los roles en el trabajo en equipo y cómo fortalecerlos

Cuando un grupo se pone en funcionamiento con el fin de lograr objetivos prefijados, dentro de esa estructura de equipo, los integrantes ocupan distintas posiciones y se les atribuyen distintas funciones a desarrollar.

MDZ Sociedad

MDZ Sociedad

“La fortaleza del equipo está en cada miembro por separado. La fortaleza de cada miembro es el equipo”. Phil Jackson.

Cuando un grupo se pone en funcionamiento para lograr objetivos, dentro de esa estructura de equipo los integrantes ocupan distintas posiciones y se les atribuyen diferentes funciones. A los modelos de conducta que surge de esa interacción los llamamos roles.

El concepto de rol o papel, ha sido definido como un conjunto de patrones de comportamiento esperados y atribuidos a alguien, que ocupa una posición determinada en una unidad social. (Linton, 1945; Yinder, 1965; Aritzeta y Ayestaran, 2003).

Previo a la asignación de roles en el proceso de armado de un equipo, lo primero que debemos establecer son los valores que servirán como guía para el funcionamiento y comportamiento del grupo, acompañado de las normas de convivencia que establecerán los límites. Una vez determinados los valores y normas de convivencia, añadimos la asignación de roles que direccionarán las tareas y el comportamiento.

Los roles constituyen una de las bases en la construcción de un equipo de trabajo y pueden emerger de las descripciones del puesto que define las responsabilidades de las personas o de los comportamientos de los miembros integrantes del grupo.

El comportamiento es un conjunto de respuestas que presenta un ser vivo al relacionarse con su entorno. Puede ser consciente o inconsciente, voluntario o involuntario. Es por ello que el comportamiento se considera una macro-clasificación de las conductas de un individuo. El comportamiento se ve influido por aspectos psicológicos, genéticos, sociológicos, culturales y económicos. Fuente: https://www.diferencias.cc/conducta-comportamiento/

La asignación de roles debe realizarse según las características y potencialidades de las personas que los ejerzan, con una preparación previa y entrenamientos permanentes para asegurar el éxito, en ocasiones permitirá lograr el esperado compromiso, es decir adherencia de la persona hacia el equipo, contrariamente la mala ejecución genera problemas en los vínculos de los integrantes que concluye en una baja en los rendimientos.

Los roles poseen peso significativo en la interacción y coordinación de los integrantes del grupo y se transmiten entre personas, por lo que debemos considerar determinante la comunicación efectiva en su delegación. Se debe comunicar claramente, estableciendo que se espera de cada uno en el funcionamiento o desempeño dentro del grupo.

Repasemos las diversas formas frecuentes de no comunicación:

  1. El mensaje no siempre llega al receptor
  2. El emisor no comunicó todo lo que tenía para decir
  3. El receptor no comprendió lo comunicado
  4. El receptor no escuchó todo lo comunicado
  5. El mensaje no fue interpretado como lo emitió el emisor.

En una organización los comportamientos deben conformarse entre la exigencia y la disciplina.

El buen desempeño de los roles se mide desde las expectativas que generan su cumplimiento o rendimiento y hacerlo bien o por encima de las expectativas aporta al constructo de confianza que junto con la comunicación y la cohesión son los elementos con mayor relevancia en las distintas etapas en la formación de equipos de trabajo (Formación, Conflicto, Organización, Realización y Finalización)

Algunos de los efectos de la cohesión sobre el grupo son el aumento de la productividad, de la conformidad a las normas grupales, de una mayor comunicación y convergencia de actitudes y creencias, así como la tendencia a reducir el conflicto intragrupal en general y a una inclinación a reducir la hostilidad interna dirigiéndola hacia los exogrupos en particular (Hogg y Vaughan,2002).

Sincronizar las tareas mediante una correcta asignación y ejecución de roles tendrá, además de la confianza, como consecuencia positiva la motivación de los integrantes, considerando que motivar es cuando una persona se mueve hacia un determinado medio de satisfacción y puede ser interna (aspiracional) o externa (asociada con la recompensa).

Dentro de la perspectiva psicosocial esta expectativa en el cumplimiento de los roles, ha sido analizada como un proceso cognitivo que prescribe, anticipa y predice el comportamiento (Katz y Khan 1978; Hontangas y Peiro 1996).

Para concluir sobre la significación de los roles en los grupos o equipos de trabajo, es importante destacar la teoría de los roles del Dr. Meredith Belbín uno de lo mas importantes en el campo de la psicología y cuya repercusión en la forma de entender y desarrollar el trabajo en equipo ha sido enorme y continua, vigente en nuestros días como un sistema para maximizar el potencial de las personas y los equipos.

Belbín identificó 9 roles: 

  • Rol cerebro
  • Especialista 
  • Coordinador 
  • Cohesionador 
  • Impulsor 
  • Implementador 
  • Investigador de recursos 
  • Monitor evaluador
  • Finalizador.

 

por  EDUARDO MELJIN 

Contador Público Nacional – Universidad Champagnat, MBA en Dirección de Empresas - Universidad Francisco Do Vitoria España, Especialización en Finanzas - Universidad de California, Pos Grado en Finanzas y Negocios Sustentables - Fundación Universitas, Pos Grado en Liderazgo y Desarrollo de Equipos - Universidad Siglo 21, Pos Grado en Gestión de Habilidades Gerenciales - UBA, Diplomatura en Formación de Equipos de Trabajo- ISAL - Programa de Psicología de Equipos de Trabajo de Alto Rendimiento, Barsa Innovation. 

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?