Revisá, ordená y renovate en Rosh Hashaná

Revisá, ordená y renovate en Rosh Hashaná

Conocé acerca de un maravilloso ritual de la kabalah, que se sincroniza con Rosh Hashaná y nos ofrece un tiempo especial para ordenarnos y renovarnos internamente, lo que nos permitirá estar alineados para que más y mejores cosas lleguen a nuestra vida.

Paola Arcana

Paola Arcana

Con Laura Madeira en MendozAprende hablamos acerca del ritual que comienza hoy en el marco de la festividad judía del nuevo año, Rosh Hashaná y que nos propone la kabalah para hacer un trabajo interno de limpieza, orden y renovación. De esta manera vamos a alienarnos, lo que se verá reflejado en nuestra vida cotidiana, en nuestro bienestar, en una mayor fluidez con lo que necesitamos y en disfrutar de relaciones mas sanas y luminosas. Enterate de todos los detalles en la entrevista que hicimos en el Instagram de MDZ Online.

Hoy para la comunidad judía, a partir de que la primer estrella brille en el cielo, comienza Rosh Hashaná que es la celebración del año nuevo. Para la Kabalah se inicia un tiempo propicio para hacer un trabajo interior, revisando hacia atrás cuáles son nuestros aspectos en los que necesitamos mejorar y en las relaciones que necesitamos sanar. Luego sembramos nuestras intenciones, aquello que nos comprometemos a trabajar y mejorar que, durante los 10 días siguientes, estaremos atentos a poner en práctica e ir ajustado. El 28 de septiembre finaliza el ritual con el día del perdón, festividad judía conocida como Yom Kipur. 

Para comenzar con esta celebración Laura recomendó realizar una rica cena, si es en familia mejor, en la que sugiere que incluyamos la Jalá (pan Shabat) que para esta festividad es redonda y se coloca en el centro de la mesa simbolizando la fluidez y de postre manzanas con miel que simboliza un año bueno y dulce; se puede agregar dátiles que simbolizan la felicidad; siguiendo así la tradición hebrea. Si bien este ritual está vinculado a la festividad del pueblo judío aclaró Laura que no hace falta profesar esa religión, puede hacerlo cualquier persona que quiera hacer un stop para revisar, acomodarse, transformarse y renovarse. 

“La kabalah si bien no es una religión toma las festividades judías como una gran puerta cósmica en el cielo que incrementa el poder para hacer esta tarea de reflexión, de revisión, de ver qué cosas no quiero volver a repetir”, dijo Laura. 

Explicó que en la kabalah se trabaja todos los meses con la luna nueva. La luna en virgo, del mes pasado,  fue de mucha limpieza, en todos los ámbitos, ordenar la casa, nuestra mente de sus patrones repetitivos, la alimentación. Hoy comienza la luna nueva en libra, que pone el acento en las relaciones y esta festividad es apropiada para enfocarme en cómo me relaciono conmigo y con mis vínculos y en qué quiero mejorar allí. Por eso esta festividad comienza cada año con la luna nueva en libra y desde ahí se cuentan los 10 días que culminan con el día del perdón. 

“Para que la transformación suceda debemos poner una intención. Preguntarnos entre hoy y mañana en qué quiero mejorar. No se trata de una meta sino hacia dentro, quizás nos damos cuanta que tenemos mal modo o no somos tolerantes, por ejemplo”, dijo.

Explicó que ya es un gran paso si tenemos ordenadas nuestras ideas y creencias, si conocemos cuáles son las creencias que manejan mi vida, los patrones que operan. Quizás este año pudimos observarlos y para modificarlos nos quede un proceso que hacer, pero ya es importante conocer qué me da miedo, qué me enoja o me altera.  

Continuó diciendo que esta celebración desde el punto de vista de la kabalah es el cumpleaños de todos; “en el momento del cumpleaños uno hace una pequeña revisión de cómo fue su año, y en los deseo que hacemos al soplar la vela miramos como queremos que sea nuestro año. Esa es la invitación hoy para toda la humanidad y que tengamos una gran oportunidad de comenzar un año energético nuevo. Esta ventana cósmica está abierta, existe y esta disponible para todos”. 

Afirmó que es momento de crear una nueva realidad desde el amor y explico que pasada esta festividad de dos días, tenemos 7 días hasta llegar al 28 de septiembre; en cada uno de esos 7 días podemos ir sembrando los comienzos, es decir, cada lunes como queremos que sean los lunes de todo el año y así con cada día. 

Para hoy, el primer día del ritual aconseja escribir la intención de lo que queremos mejorar y sembrar esta semilla en la luna nueva. Luego 7 días para ir reforzando esas intenciones, es decir afinar la manera, el cómo haría esa intención, por ejemplo si querés tener espacio para meditar que nunca hice, es una buena semana para comenzar a hacerlo, no hay que posponer más. 

- Es empezar a incorporar en nuestra rutina ese nuevo orden que queremos hacer. 

- No es simplemente a intención sino que tenemos que llevarlo a la práctica que es lo que hace al resultado. 

- Es importante porque a veces se nos escapa el compromiso con la disciplina para lograr ese sueño que queremos

- La kabalah tiene una base que es el árbol de la vida que tiene 10 etapas en la que nos enseña estos 10 niveles de conciencia. Esto es un proceso y depende de cada uno el tiempo que le pone, las ganas y la atención. No está ni bien ni mal, es muy importante respetar los proceso de cada uno, aunque hay que hacerlo, ocuparse y cumplir con lo que uno se promete. 

- Me dijiste que la finalidad de este trabajo interno es poder disfrutar de un cotidiano lindo. A veces ponemos metas de cosas que están a fuera y nos olvidamos de hacer un proceso de transformación interno y tiene que haber un fuerte compromiso con uno mismo. 

- A mi me gusta siempre llamar a estos problemas de lo cotidiano o crisis como pequeños escalones que nos hacen evolucionar, sino estaríamos estancados. Les recomiendo ver la película “El cambio” de Wayne Dyer, donde muestra cómo los momentos de crisis son saltos cuánticos de conciencia. El tema es como decido levantarme y acostarme cada día, desde qué lugar comenzamos. 

- Este ritual nos prepara para el 28 de septiembre que es el día del perdón. ¿De qué se trata el perdón? 

- El día del perdón desde la kabalah no es un día en que hay que trabajar ritual de perdonar a nadie. Se recomienda el ayuno para estar más livianos, así uno ve las cosas de otra manera. Me gusta usar la metáfora que usa mi maestro que dice que ese día el cielo esta abierto para entrar a la bóveda de un banco y llevarte lo que quieras, entonces ¿cómo te preparas?, con un gran contenedor.  Uno viene a ser ese gran contenedor, somos vasijas, por eso nos hemos venido preparando para estar vacíos. 

Si hemos saldado deudas con alguien, es como que nuestros vínculos están sanados de corazón, dejamos espacio para que entren las bendiciones; la energía en Kabalah puede tenerse en salud, en vínculos o dinero. En esa vasija preparada ya no hay cosas para reclamar a otros, uno ya entendió, perdonó y se perdonó a si mismo, que muchas veces se trata de eso porque pedimos a los otros lo que no pueden dar, y a veces se trata de aceptar “esto es lo que hay, ¿me sirve?” Es fundamental elegir cómo queremos vivir y que sea de una forma verdadera sin reclamar a los otros lo que no pueden dar, en eso nos preparamos estos días. 

- Todo cambio empieza por uno mismo. 

- Queremos cambiar al otro, queremos muchos cambios pero desde la kabalah se trabaja en que “todo se trata de mi”, si cambiamos es muy probable que el mundo cambie, pero es individual empieza por cada uno. Si nos convertimos en personas verdaderas, nos damos , nos respetamos, nos amamos primero a nosotros, vamos a estar listos para dar lo mejor de nosotros. Este es un buen comienzo para renovarnos empezar a amarnos. 

- Uno siempre piensa en lo que quiere que la vida le de pero nada positivo puede llegar si uno esta lleno de toxicidad, entonces este es un trabajo para limpiarme y que pueda caber mas luz, de esa manera nos elevamos y lo que atraemos está en esa sintonía también. 

- Hay algo muy importante y es que atraemos lo que somos, es ahí donde nos ha faltado entender la vibración, que como no la vemos decimos “ay, mirá me hizo tal cosa” y en realidad yo estoy atrayendo eso en mi vida, entones si yo quiero ese cambio afuera primero tiene que ser interno. Seamos aquello que queremos recibir, porque el circuito del dar y recibir es lo mismo, cada persona recibe lo que dio primero, dejemos de pedir y pongamos foco en qué queremos dar. 

El gran secreto esta en sintonizarnos, en desbloquearnos, salirnos del enojo, del reproche y tener en claro qué quiero , hacia donde quiero ir. 

La respuesta esta dentro tuyo, pero lo importante es sintonizar con lo que quiero vivir, con esta realidad que queremos, somos creadores de nuestra realidad, ¿qué vida querés? Vamos por eso, no tengamos miedo, que el miedo nos ancla. Creamos en el amor, tengamos fe, que no tiene que ver con la religión sino con tu certeza que se siente dentro en el  corazón. 

Ésta es mi propuesta para hoy, esta noche hay una luna especial , la mas especial del año. Elijan el amor , salgan del conflicto que no suma. 

- Me gusta este concepto del perdón que nos saca del juicio, que no hay nada ni bueno ni malo, si seguimos mirando la vida con juicio no nos podemos mirar con autenticidad a nosotros.

- Eso es muy importante, entender que todos tenemos luz y oscuridad. La luz y la oscuridad caminan de la mano, están pegadas, somos nosotros los elegimos conectar con la luz y o la oscuridad. Nos confundimos cuando creemos que la oscuridad es mala, en realidad tener un pensamiento de crítica es un pensamiento de oscuridad y tener un pensamiento de gratitud es de luz. O sea la luz y la oscuridad está en cada momento en nuestro pensamiento, entones elegir qué pensar es elegir con qué parte mía conecto si con la luz o con la oscuridad. 

- Eso es recuperar nuestro poder

- La vieja tierra es donde había secretos, todo se guardaba había que mostrarse que uno era bueno. Este nuevo lugar al que queremos llegar de sanción, es solo desde la verdad que uno vive liviano, es ahí donde comenzamos a vivir desde el amor. Mientras no digamos la verdad tenemos miedo, a que no nos quieran, a que nos critiquen, a que nos acepten, y ese es un mundo en que ya no queremos vivir. Vivir en verdad nos trae paz. Ese el camino, ser verdadero. 

Ser adultos y libres hacia nosotros, siempre desde el amor y la bondad, siempre que desde no hacer, ni siquiera pensar algo de otro que no me gustaría que me hicieran a mi.

La bondad es lo que mas luz trae a nuestra vida, porque el otro a veces hace cosas que me duele pero no me las hace a mi, hace lo que esa persona le esta pasando por dentro.  

- Esto de no tomarse nada personal. Si somos capaces de ver nuestro dolor con verdad , autenticidad y sin prejuicios, vamos a poder ser mas compasivos con el dolor del otro y vamos a entender que “eso que hace” tiene que ver con sus propias circunstancias y no con una intencionalidad de hacernos daño. Y ya  pararnos desde ese lugar ayuda que no sintamos que esa actitud nos genera daño 

- Y ahí es donde yo digo la única persona que sale beneficiada cuando es compasiva es cada uno de nosotros porque salimos del juicio, y si salimos del juicio damos lugar a que las bendiciones lleguen. 

La invitación es reviso, me ordeno, me renuevo y aprendo a elegir y que lo que elijo esté en coherencia hacia donde quiero ir y esa coherencia me lleva a sintonizar con lo que quiero recibir en la vida.  Siempre que ponemos amor el resultado es amor.  

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?