Murieron tres familiares por Covid-19, pero sospechan de la atención

Murieron tres familiares por Covid-19, pero sospechan de la atención

Tres integrantes de una misma familia murieron y según los certificados de defunción fueron víctimas de covid. Pero la familia duda y denuncia irregularidades. Dos veces le entregaron documentación errónea.

Diego Gubinelli

Tres integrantes de una familia fallecieron por covid-19 en la misma clínica y con poco tiempo de diferencia. Eso dicen los certificados de defunción, pero la familia desconfía de la atención e incluso del diagnóstico y por eso recurrieron a la justicia. Entre los errores de procedimiento hay uno sintomático: cuando falleció una de las integrantes de la familia, le entregaron las pertenencias de otra paciente que estaba viva. El hecho ocurrió justo en la Clínica Santa María, que fue noticia durante el fin de semana luego de que dieran por muerta a una mujer que estaba viva e internada en el lugar. 

Todo comenzó a mediados de agosto, precisamente el 21 de ese mes. En este entonces, Mafalda Araujo (87), ingresó a las instalaciones tras inconvenientes producto de una operación de cadera reciente.  “Todo empezó mal cuando vimos que a mi tía la internaron en el mismo cuarto que ocupaba una joven que transitaba el covid. La cual lamentablemente no pudo vencer a la enfermedad”, comentó su sobrino.

Araujo ingresa el día señalado a las 19:00 y a las 07:00 del día siguiente se oficializa su fallecimiento. Y allí aparecieron otros problemas “Nos avisan que muere y nos dan documentación y un bolso de otra persona que al parecer estaba viva. Tras el reclamo llevamos el cuerpo al crematorio. El domingo me llaman a las 13.15 y me piden por teléfono la documentación y el acta de defunción de mi tía. Luego, al consultar con fuentes relacionadas al personal sanitario, vemos que el SISA (Sistema Integrado de Información Sanitaria Argentina) dice que el resultado covid es detectable, lo cual nos hizo ruido”, expresó Alejandro, familiar de la mujer fallecida.

El acta del Sistema Integrado de Información Sanitaria del que la familia sospecha

“Si mi tía se contagió, fue porque el establecimiento no respetó el protocolo adecuado tras haberla puesto en contacto con otra persona contagiada en la misma habitación. Dudamos del resultado positivo, pero si realmente lo es, el problema va a girar en torno a que el contagio fue debido a irregularidades”, dijo el hombre.

 

Sin embargo, la historia recién comenzaba para la familia mendocina. El 21 de agosto también ingresó a la clínica el padre del denunciante. Jorge Atencio (77) fue internado por una insuficiencia respiratoria y poca saturación de oxígeno, después de haber sido advertido por PAMI que tenía síntomas compatibles con covid-19.

Atencio contaba con enfermedades cardíacas y operaciones previas. Es por eso que su hijo debió entregar una serie de indicaciones para que su padre tomara las medicaciones diarias correspondientes. “El mismo día de ingreso entregué las medicaciones, mientras que la cardióloga personal de mi papá le comunicaba las instrucciones a la guardia. Luego, la guardia lo derivó para hacerse una tomografía en otro establecimiento para chequear otros inconvenientes. Hasta ahí bien. Pasaban los días y desde la clínica Santa María aseguraban que los medicamentos indicados estaban siendo suministrados al paciente. Al corto plazo me volvieron  a pedir la medicación porque ‘quedaba poca’, lo cual me resultó raro”, narró. 

El viernes 4 de septiembre llaman a Alejandro -hijo del fallecido- a las 14hs para avisarle que su padre había muerto por un paro cardiorrespiratorio. “Al llegar a la clínica me entregaron el certificado de defunción sin completar. Sin nombre, fecha y hora de defunción. Solo decía que la causa de muerte era un paro cardiorrespiratorio debido a neumonía. Además, no me entregaron el DNI y carnet de PAMI, que aún siguen extraviados".

Pero además de ello, se quejó de que le entregaron los medicamentos intactos, pese a que habían asegurado que se los estaban suministrando. “Luego de fallecer me entregaron otra vez pertenencias de otro paciente. Pero lo más insólito fue que la medicación estaba tal cual la dejamos. Es decir que no fue suministrada. Mi papá la necesitaba para vivir”.

Finalmente, la tercera persona involucrada, Elina Araujo (84) ingresó 27 de agosto por cuadro de depresión y deterioro físico, tras pedido de la ambulancia. Alejandro explicó que a su otra tía le hicieron dos hisopados (27/9 y 3/9) que dieron negativos. Pero después en el certificado de defunción figuraba como víctima de covid. “Lo que sucedió es que, después de morir el 5 de septiembre, el acta de defunción estaba incompleta y el establecimiento lo arrebató para completarlo y poner  ‘fallecimiento a causa de covid-19’. Habrá que esperar a la justicia”, señaló.

En la justicia 

Afectado por ver a otro miembro de su familia fallecer en menos de dos semanas, Alejandro decidió hacer la denuncia pertinente. “La policía llegó al lugar e hizo la actuación sumarial. Mientras tanto, los alrededores de la clínica estaban rodeados de gente que alzaba su voz por diferentes motivos similares a nuestras exigencias”.

Una de las denuncias correspondientes

MDZ se comunicó con la fiscalía tercera de la ciudad de Mendoza y pudo saber, a través del Ministerio Público, que fueron secuestradas las historias clínicas y que estas fueron derivadas al cuerpo médico forense para que realice pericias e informes que puedan ayudar a determinar lo que sucede.

Al día de la fecha, el Ministerio Público informa que se dispuso como medida urgente el secuestro de la historia clínica de uno de los difuntos; donde, compulsada la misma por parte del cuerpo medico forense, se deja constancia que el paciente Jorge Atencio fue ingresado por sintomatología compatible con covid-19. En conclusión el forense informa que la causa de muerte insuficiencia respiratoria aguda y neumonía por nueva enfermedad de coronavirus sars-cov-2. 

Asimismo, el denunciante declaró que continuará como querellante en el debido procedimiento.  “A mi papá nunca lo mandaron a una UTI. También hay una inconsistencia porque lo determinado viene de la historia clínica del establecimiento, es decir, la misma historia clínica que nos generó sospechas desde un principio. A los cuerpos nunca los vieron. Nosotros tenemos pruebas y vamos continuar con los pasos a seguir. Mientras tanto sigo esperando el cuerpo de una de mis tías y de mi padre para poder tener paz", dijo con énfasis Alejandro.

Por otro lado, el vocero de la Clínica habló con MDZ Radio y aseguró que la justicia "ya determinó que la clínica no tuvo ninguna responsabilidad".  "Mucha gente ha muerto por coronavirus. En este caso hay dos personas que murieron por esa enfermedad. La justicia determinó que no hay ninguna responsabilidad de la clínica.", dijo Ricardo Diez De Oñate.

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?