COVID-19: los síntomas posteriores que más preocupan a los médicos

COVID-19: los síntomas posteriores que más preocupan a los médicos

La enfermedad ataca principalmente al sistema respiratorio, pero el descubrimiento de síntomas en otros sistemas tiene a los especialistas atentos.

MDZ Sociedad

MDZ Sociedad

Las secuelas del COVID-19 son muchas: van desde fatiga, falta de aliento, dolores articulares hasta daños en el corazón, pulmones, riñones y cerebro, y lo peor es que la posibilidad de desarrollar alguna de esas secuelas no tiene relación con la gravedad con la que se haya desarrollado la enfermedad en el paciente.

Mientras que en Italia, el 87 % de los pacientes hospitalizados mostraban síntomas dos meses después de recuperarse, en Estados Unidos o el Reino Unido, al menos un 10 % de los afectados muestran una lenta recuperación, lo que hace imposible saber con exactitud la duración y los efectos prolongados de la enfermedad.

 “El virus SARS-CoV-2 causante de COVID-19 entra a las células que infecta a través de la unión con un receptor específico llamado ‘enzima convertidora de la angiotensina’ (ACE2 del inglés) que normalmente tiene una función relacionada con el sistema cardiovascular, la regulación de la presión arterial y la modulación del sistema inflamatorio celular”, explicó el médico neurólogo Conrado Estol (MN 65005) en una nota con INFOBAE. “El ACE2 regula los efectos de una hormona llamada angiotensina II, que aumenta la presión arterial e inflamación causando daño en los tejidos. Cuando el virus que causa COVID-19 se une al ACE2, impide que este regule los efectos negativos de la angiotensina II y esto lleva al daño celular”.

Se estima que entre el 10 y 30 % de los pacientes pueden desarrollar cuadros crónicos orgánicos.

La revista JAMA, de la Asociación Médica Americana de Estados Unidos, publicó que luego de evaluar a 100 pacientes 70 días después de la enfermedad, de los cuales solo el 30 % había sido internado, se encontraron en un 80 % de ellos alteraciones cardíacas y en un 60 % signos de miocarditis (inflamación del músculo cardíaco), lo que explicaría las arritmias y la elevación de la troponina que muestras varios de los pacientes.

Otras de las consecuencias que se han detectado, por medio de imágenes del tórax, es la fibrosis pulmonar, que sería muy difícil de revertir, además de lesiones en los riñones en los túbulos donde se filtra la sangre, llevando a insuficiencias renales.

También una porción importante de los pacientes mostró trastornos neurológicos, como debilidad en las extremidades y pérdida del olfato.

Sin embargo, el síntoma recurrente es la fatiga, que muchos relacionan con la fibrosis en los pulmones o la función cardíaca, por lo que recomiendan estudios para rastrear con exactitud el origen del síntoma.

Jorge Tartaglione, presidente de la Fundación Cardiológica Argentina (FCA) comentó: “Las afecciones cardíacas que puede generar el COVID-19 pueden manifestarse como un impacto del virus en el corazón generando una inflamación del músculo cardíaco, lo que determina una miocarditis, que se ha visto con otros virus también y que genera una dilatación del corazón que lo hace insuficiente y que algunos pacientes tienen la restitución total y otros necesitan un tratamiento o algunos llegan a tener después de una miocarditis un trasplante”.

 “Algunos pacientes pueden quedar con secuelas, como arritmias, esas mismas que tienen durante la internación por COVID-19 relacionadas a una enfermedad pulmonar y también puede permanecer en el tiempo”, agregó.

Todos los días se descubre algo nuevo respecto a las consecuencias de la enfermedad mientras que todos los médicos y especialistas aseguran que disminuir el número de contagios es la única manera de asegurar no tener una gran población con secuelas crónicas.

 

 

Fuente: Infobae

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?