Las quejas del "Rengo" Aguilera por la droga que le llevaban a la cárcel: "Sos la cara de la p..."

Las quejas del "Rengo" Aguilera por la droga que le llevaban a la cárcel: "Sos la cara de la p..."

La transcripción de una escucha telefónica entre Daniel "Rengo" Aguilera, y su socio y mano derecha en el exterior, Cristian Oliva, trascendió en las últimas horas por el contenido de la misma donde el detenido se queja por la dureza de la cocaína que le han enviado a la cárcel para vender.

MDZ Policiales

MDZ Policiales

La transcripción de una escucha telefónica entre el ex líder de la barra brava de Godoy Cruz, Daniel "Rengo" Aguilera, y su socio y mano derecha en el exterior, Cristian Oliva, trascendió en las últimas horas por el contenido de la misma donde el detenido se queja por la dureza de la cocaína que le han enviado a la cárcel para venderla entre los presos.

El "Rengo", en sus épocas como líder de la barra de Godoy Cruz

La escucha data de agosto de 2017 y las quejas de Aguilera radican en que la cocaína que le llegó hasta sus manos dentro de la cárcel no está molida, por lo que le lleva mucho tiempo romperla y molerla para ofrecerla en el presidio.

Aguilera finalmente fue condenado a 12 años de prisión tras ser encontrado culpable de una asociación ilícita dedicada a la comercialización de estupefacientes, Oliva y otros laderos a 8 años y dos penitenciarios a 2 años por considerar que realizaron "incumplimiento de los deberes de funcionario publico".

La transcripción de la escucha

Lo curioso del juicio es que aún detenido, el "Rengo" articuló un trato con un proveedor de cocaína de Bolivia, pero la droga fue interceptada en Salta, un fiscal cambió el contenido por harina y así se pudo determinar que el destino de los estupefacientes eran las manos de la organización comandada por Aguilera.

Con la trampa activada solo había que confirmarlo y así fue. Una ex mujer fue a buscar la encomienda y la detuvieron, pero también quedó claro que Aguilera digitó personalmente la compra y la logística de la droga, por lo que seguía manejando la organización desde la cárcel.

Por eso los allanamientos llegaron hasta su propia celda, donde le secuestraron un teléfono celular oculto en un mueble con el que se encargaba de las operaciones que, además de la cocaína, incluían triangulaciones de marihuana entre Paraguay y Chile.

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?