Almas Gemelas: ¿Existen? ¿De qué se trata?

Almas Gemelas: ¿Existen? ¿De qué se trata?

Hablamos con Laura Madeira acerca de la visión que tiene la kabbalah sobre almas gemelas y nos sumergimos a bucear en el amor, su sentido y significado, intentando delimitar algunos contornos y matices. ¿Cómo hacemos para encontrar o consolidar una pareja sana?

Paola Arcana

Paola Arcana

Numerosas teorías, religiones y filosofías hablan de las almas gemelas. Cada una desde su perspectiva y creencias explican acerca de ellas y más allá de sus diferencias, coinciden en que se trata de aprender acerca del sentido intrínseco del amor. 

Personalmente creo que en el fondo de las distintas experiencias que tenemos en la vida se encuentra un sentido fundamental que se liga al amor. Lo entendamos como una vibración, un estado del ser, un sentimiento o una emoción, es en definitiva lo que nos conmueve e impulsa. Cuando buscamos estar mejor, crecer, desear, concretar sueños, aprender, sentirnos plenos, experimentar la felicidad; creo que en definitiva buscamos amor, ese pulso vital que le da sentido a nuestra vida. 

Somos seres sociales, por lo tanto, nada de eso es posible hacerlo sino es a través de la experiencia con los demás y desde ahí creamos un sinfín de relaciones, de diferentes tipos y a través de diversos modelos. 

Es en relación con los demás que podemos mirarnos como si fuera a través de un espejo y encontrarnos a nosotros mismos, sea a través de la coincidencia o la confirmación, o a través de la diferenciación. Sea a través de momentos placenteros como incluso en los conflictos que experimentamos, vamos tejiendo esa trama que hace posible que podamos encontrar, crear o construir todo aquello que, como decía antes, estamos buscando, incluso a nosotros mismos. 

Freud decía algo así como que somos seres deseantes, es decir, que dentro nuestro existe una pulsión que nos impulsa a ir en “busca de” y que al proyectarla en diferentes objetos se traduce en los deseos concretos, en los sueños, en las ganas de tener o lograr determinadas cosas. 

Si hacemos este stop nos damos cuenta que todas las relaciones de nuestro entorno son significativas, seamos conscientes de ello o no. Aunque sin dudas las más significativas, en lo que tiene que ver con nuestro personal, son aquellas más cercanas, a las que emocionalmente nos encontramos más ligados: la pareja, la familia, los amigos cercanos, los socios. 

La invitación en este vivo que realizamos desde MendozAprende Especiales en el Instagram de MDZ Online, es a detenernos un ratito y reflexionar un poco sobre nuestra capacidad de amar, de aprender a crearlo en nosotros mismos para luego brindarlo a los demás. 

Laura comentó que alma gemela son aquellas almas afines a nosotros, que vibran en una misma sintonía, por lo que la conexión que sentimos es más fuerte, nos da la sensación que nos conocemos, nos resulta cierta familiaridad inmediata y puede presentarse en cualquiera de estas relaciones cercanas.

“El amor es el camino hacia donde vamos, es lo único que borra las heridas que todos tenemos. Me inspira mucho Jesús en esto de amarnos a nosotros mismos primero y ahí si amar al otro como lo hacemos con nosotros”, dijo.

Laura explicaba que en este mundo, desde la filosofía de vida que cada uno tenga, nos dividimos en dos: luz y oscuridad; amor y miedo; vivir desde la mente (o el ego) o vivir desde el corazón. De esta manera la luz tiene que ver con el amor mientras que lo oscuro tiene que ver con el miedo, el ego, el rumeo mental, actuar desde la defensiva, es decir, todo aquello que nos saca de un estado de gratitud, expansión, confianza.

Continuó diciendo que para la Kabbalah, “todos nacemos como una sola alma y al bajar a la tierra nos dividimos y es ahí donde siempre estamos en la búsqueda de nuestra otra mitad. Pero esa otra mitad no es el príncipe azul que nos salva, sino que es mi complemento perfecto, es el que tiene las cosas que no tengo y es el que viene para que juntos evolucionemos, me da momentos de mucha paz y alegría, pero es el alma gemela quien sabe -inconscientemente- tocar el botón adecuado para que yo reaccione, vea mis sombras y a partir de ahí yo elija llegar a mi mejor versión: una persona amorosa y consciente; primero conmigo. A eso viene, a iluminarnos ” 

Desde esta visión, se trata de un persona con la que vamos a espejarnos y ver en ella nuestras virtudes y defectos y a la vez esto es recíproco, por lo que si bien es una maravillosa oportunidad para crecer, implica un trabajo interno intenso. Aunque el punto de partida no es igual para quienes están solos que para quienes están en pareja. Los desafíos son diferentes.

Quienes están solos, dijo Laura, deben prepararse para transformarse en ser esa pareja ideal que están buscando para alguien. Remarcó que es importante que reflexionemos acerca de lo que queremos de una pareja y seamos sinceros en revisar si eso que pretendemos estamos dispuestos a darlo nosotros. Uno tiene que lograr un estado de equilibrio y bienestar, sentirse completo, no proyectar en la pareja que es alguien que viene a salvarnos o darnos algo que no tenemos, sino que ambos completos vamos a complementarnos. 

Desde la Kabbala afirmó que hay un concepto muy importante que es el compartir:

“Cuando solo recibo con el fin de ser para mi propio bien, algo pasa que se estanca. Cuando deseo recibir para compartir con otro, ahí comienza a funcionar el amor. El amor es una emoción que se emite, nadie me la viene a dar, primero la tengo que sentir y es de dentro hacia fuera”.

Muchas veces no nos damos, nos castigamos, no nos vemos y el amor siempre empieza por uno, remarcó. 

En relación a la experiencia con la pareja dijo que al poco tiempo del enamoramiento empiezan los “peros” porque idealizamos la pareja y creemos que debiera ser todo perfecto y color de rosas y nos confundimos .“Hay que esperar, dar lo mejor y esperar. A veces es el ego que te confunde haciéndote creer que sacarte la mochila es dejar esa pareja” .

El alma gemela viene a que evolucionemos. Hay muchos textos que dicen que el alma gemela no es encuentra en la primer pareja, que tengo que divorciarme para que aparezca, pero es la primer pareja la que me lleva al estadio hacia la próxima. De hecho el divorcio en el cristianismo solo no está aceptado, pero si en otras religiones porque a veces hay pactos de almas para tener hijos solamente y con otras para disfrutar del amor o la vida”, explicó. 

Culturalmente hemos estado muy condicionados y ponemos bajo el rótulo del amor cosas que no tienen que ver con él. Tenemos creencias distorsionadas respecto a desde qué lugar elegimos la pareja; también en las maneras de relacionarnos desde la competencia, rivalidad, especulaciones y el poco espacio para mostrar la vulnerabilidad. Formas que son contrarias al amor y sin embargo hemos naturalizado. Por lo tanto para lograr sintonizar con el amor hay un fuerte desaprendizaje que tenemos que hacer primero.

Otro tema importante fue el lugar que le asignamos a nuestro bienestar. A veces nos da culpa priorizarnos, y no se trata de un egoísmo, sino de estar mejor para dar lo mejor de uno. Este equilibrio que tanto nos cuesta cuando pivoteamos entre el egoísmo y la postergación, y que se trata de poner en un mismo plano de igualdad a los dos, afirmó que se logra con el autoconocimiento “porque si vivo en coherencia voy a dar sinceramente, sino bajo ese mandato de dar y dar y dar, doy esperando recibir, doy reclamos y enojos, y eso está lejos del amor”.

Se trata de conectarnos con nuestro corazón que es donde podemos discernir con claridad qué elegimos dar y para eso necesitamos correr esas capas que lo tapan: creencias y mandatos que vienen de la educación, lo familiar, la religión y lo social y cultural.

“Todos tenemos un ego y un corazón y todos actuamos desde el amor y el ego. Lo que tenemos que tener claro es no confundirnos y justificarnos cuando actuamos desde un lugar en el que no queremos hacer. Por eso decimos que el camino del alma gemela que es un camino de dar lo mejor de uno para encontrarse con lo mejor del otro”, explicó.

Finalmente hablamos sobre las relaciones de pareja que hoy están consolidadas, en las que existe amor, pero no obstante aparecen conflictos o aspectos tóxicos. Recomendó empezar por la decisión personal de uno acerca de cómo quiere vivir y luego comunicarlo al otro, ser muy conscientes de lo que necesito y lo que tengo para ofrecer. Se trata, dijo, de actualizarte con tu pareja 

“Creo que el gran tema de las parejas es creer que siempre tenemos que ser igual. Se desgastan las parejas porque a veces no nos ocupamos de ella; si nos actualizamos dejamos de reclamar, de pretender cosas que quizás el otro no tiene para darnos” .

En definitiva volvemos al principio, a esa elección personal: ¿Desde dónde quiero vivir?Quiero vivir desde el ego, lo que pienso y supongo, lo que me dice la mente, o desde el corazón y lo que siento cuando estoy frente a esa persona que a lo mejor pasaron 20 años pero sigo sintiendo el mismo amor, solo que mi ego me lleva por lugares y pensamientos conflictivos”. 

Explicó la Kabbalah enseña respecto al complemento que existe entre el hombre y la mujer, que son diferentes por una cuestión energética, ni mejor ni peor, sino distintos: “La energía del hombre el lineal, está regida por el sol, tienen un pensamiento lineal, y las mujeres regidas por la luna tenemos un pensamiento espiral, entonces en esa espiral damos muchas vuelta a lo que los varones hacen de una sola forma. Entender la energía que nos rige es muy importante; las mujeres son las que tienen que empezar este entendimiento de reflexionar acerca de qué es lo que quiero porque es la cabeza de la mujer la que tiene más suposiciones que la de los hombres”.

En conclusión la gran invitación fue pensarnos desde dónde queremos vivir partiendo de que culturalmente nos hemos condicionado y venimos viviendo desde modelos que nos alejan del amor, que tenemos que desaprender formas viejas para recrear otras nuevas si es que elegimos vivir desde un lugar auténtico, pleno y expansivo. Que para encontrar el amor verdadero la brújula está en el corazón y el gran desafío es aprender a discernir cuándo nos habla la cabeza y cuando el corazón. 

En definitiva si existen las almas gemelas o no, como todo lo que no puede ser científicamente comprobado, queda en el plano de la fe y las creencias personales; lo que si es maravilloso es abrir los ojos cuando la vida nos presenta personas que nos sacuden, que nos despiertan amor, que nos conmueven, que nos inspiran a ser mejores personas, que nos presentan desafíos que nos hacen cuestionarnos para desaprender y volver aprender y así crecer. Que si el amor nos da miedo es porque el ego nos boicotea y ahí está nuestro desafío. 

La vida es cambio y esta cuarentena nos ha mostrado que adaptarse a los cambios es lo que nos va hacer evolucionar y la pareja no puede ser estático, nada lo es en el mundo, y no tiene que ver con amarnos o no, sino con respetarnos y tener la libertad de expresarnos, comunicarnos y actualizarnos sin miedo, porque eso tiene que desaparecer de cualquier vinculo sincero, si hay miedo no dejamos espacio para el amor”, finalizó Laura. 

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?