"Degolló perritos frente a mí para que no hablara": la revelación de una nena que quebró el silencio

"Degolló perritos frente a mí para que no hablara": la revelación de una nena que quebró el silencio

MDZ investigó el caso de una niña que pasó mucho tiempo acumulando angustia: jura que entre los 6 y los 8 años, su padrastro la violaba y la amenazaba de muerte para obligarla a callar. Al enterarse de que el hombre había caído preso por robo, la nena escribió una carta contando su experiencia.

Facundo García

Facundo García

Como ocurre en muchos hogares obreros, la mamá salía a trabajar diariamente. En la casa quedaban D -su pareja de entonces- y al menos tres menores. Nadie más. Durante años, no hubo sospechas sobre lo que pasaba mientras el hombre estaba con los chicos. Hasta que el tipo cayó preso por robo. Entonces, de a poco y por escrito, una de las niñas contó lo que había sufrido en secreto. Y el suyo es un relato que coincide con el de muchas nenas que tal vez estén pasando por lo mismo.

En una carta dirigida a su hermana mayor, la chica -que ahora anda por los 13 años- escribió que cuando tenía entre 6 y 8 este sujeto la abusaba; y la amenazaba de muerte a ella y a los otros niños. Para asustarlos, incluso, habría llegado a extremos delirantes.

—Degolló perritos frente a nosotros para que nos quedáramos callados—habría admitido en su momento uno de los menores.

Heridos

Al dialogar, la voz del padre biológico de la nena se va cargando de bronca y dolor. "Es así -confirmó con tristeza-. Vos sabés que incluso los chicos tenían dos cachorros, y este hijo de puta, para que no hablaran, les cortó el cuello delante de ellos; como avisando que eso era lo que les podía pasar". Y agregó: "él destrozó la niñez de esos pibes. Tiene que pudrirse en la cárcel".

El acusado se muestra sin pudor.

En el tiempo en que habrían ocurrido los hechos, el papá biológico estaba separado de la mamá de la nena y residía en San Juan. La madre asistía a su empleo diariamente y D, el acusado, tenía todo el día para acercarse a la presunta víctima. El papá sigue comentando: "incluso nosotros denunciamos que las violaciones se realizaban adelante de los otros nenes. La otra nena que estaba ahí, de hecho, es hija de este tipo".

La causa

La denuncia se presentó frente a la Fiscalía 2 de la Unidad de Delitos contra la Integridad Sexual, y la instrucción está a cargo de la doctora Cecilia Bignert.

En Argentina, 8 de cada 10 abusos de niños ocurren dentro de los hogares

Cuando se destapó el caso, D ya estaba preso. Desde sus comienzos en el Barrio Alameda de Guaymallén había cometido varios robos -"a jubilados, tirando tiros en la calle", apuntan algunos- hasta que lo agarraron. 

Aún así, la fiscalía ha pedido la prisión preventiva en relación a esta causa por abuso sexual agravado. Fuentes judiciales confirmaron que ya se realizaron entrevistas a la nena en cámara Gesell y se aguarda el resultado de algunas pericias psicológicas. Se estima que en 2 meses se pedirá la elevación en juicio.

Según informaron fuentes judiciales, no hay constancia de que D haya presentado pruebas en su descargo. Entre tanto, la presunta víctima continúa en tratamiento psicológico. Si se comprueba lo que dice, la sentencia tendrá para la adolescente un efecto sanador.

Se resguarda el rostro del acusado hasta que avance la investigación.

Más común de lo que se cree

Excepcional como parece, lo lamentable del caso es que representa la muestra de un fenómeno más amplio que se repite en la Argentina. De acuerdo con cifras oficiales, el 8 de cada 10 abusos suceden en la casa de la víctima, en la casa del agresor o en la casa de otro familiar. Es decir dentro de los hogares.

En cuanto a la edad de las víctimas, el 75% tiene menos de 12 años; y en el 75% de los casos el abusador es una persona cercana, típicamente un familiar: en 4 de cada 10 casos es el padre y el 1,5 de cada diez es el padrastro.

Para aportes y comentarios, puede escribir a fgarcia@mdzol.com

 

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?