María Freytes: "Es momento de romper lo que venía dado, esos hábitos que se aburguesan en el cuerpo y que no permiten que nada nuevo aparezca"

María Freytes: "Es momento de romper lo que venía dado, esos hábitos que se aburguesan en el cuerpo y que no permiten que nada nuevo aparezca"

La periodista María Freytes pasó por Mendoza Prende y charlamos acerca de lo que consideramos como el top ten de los temas que estaría bueno replantearnos para hacer frente a los desafíos que este tiempo nos pone de frente, tanto a nivel personal como social.

Paola Arcana

Paola Arcana

María Freytes en sus redes viene dando de qué hablar con su programa “Filosofanding con Freytes” en el que nos propone disparadores con alguna reflexión personal ya que asegura son temas que a su vez está trabajando personalmente. Es una invitación a que podamos resignificar ciertas creencias y patrones, formas de ver las cosas, para adoptar nuevas maneras que nos permitan transformarnos. 

En Mendoza Prende, en una entrevista en el vivo de Instagram de MDZ Online repasamos el top ten de esta lista de temas propuesta para replantearnos ciertas cosas, sobre todo en este tiempo en que las circunstancias nos desafían a diario y estamos en un parate forzado. 

Sobre este momento que estamos atravesando afirma que “sin lugar a dudas por encima de todo viene a cambiar algo de lo que venía dado y que ya no funciona, vamos a ver resultados en 20 años, como que ahora se están plantando semillas, nos lleva a cambiar la forma en que hacíamos las cosas, cómo las pensábamos, de la velocidad con que veníamos, de hacia dónde íbamos y para qué, nos viene a traer algo que se va a notar más adelante”

La entrevista comenzó con un replanteo que nos propuso: “No se trata del coronavirus sino se trata de vos”

 

O sea, lo que pensamos acerca del coronavirus habla de uno; como dice el refrán "lo que dice Pedro de Juan habla más de Pedro que de Juan" ; si para vos fue un momento para evolucionar, si se trata de una conspiración, o lo que fuere, en ese sentido que le diste, ahí hay una puerta para comenzar a mirarnos. Desde el psicoanálisis es poner el foco en eso que te gusta o te irrita del otro cuánto tiene que ver con vos. 

 

 

El replanteo inicial fue mirarse para adentro para empezar a encontrarse con uno mismo. Esto nos llevó a otra tensión para pensar el sistema versus la singularidad: “El sistema te lleva puesto entonces tenés que estar muy atento a tu singularidad para que no te pase porque ahí es donde arranca el hartazgo, el aburrimiento, la tristeza. Mi singularidad es lo que tiene sentido para mi. Lo que hizo este virus fue dejarnos adentro, frenarnos la pelota nos guste o no, con todo lo que eso conlleva. Es momento de romper lo que venia dado, esos hábitos que se aburguesan en el cuerpo y que no permiten que nada nuevo aparezca”. 

- ¡Qué importante es esto de encontrar la autenticidad! 

- Encontrarte y conocerte es la llave a tu libertad, eso tiene que estar presente en tu vida permanentemente. Tu libertad es encontrar dónde está tu deseo que queda tapado entre tantas cosas, y después conectar con el deseo, con el para qué de las cosas. Se trata de desmenuzar un poco lo que viene dado y no aferrarte rápidamente a una respuesta, sino permitirse encontrar la respuesta a esto que te estás cuestionando, sobre todo en un mundo que te demanda ya tu opinión sobre algo.

- El arte de desaprender, hay un animarse importante en esto de cuestionarnos lo que tenemos incorporado como verdad. Cuántas virtudes tenemos que entrenar para que esto se haga llevadero ¿No? 

- A pesar de que es invisible este virus tiene un poder inmenso, se hace muy presente y nos da vuelta todo, para mirar lo que no estábamos mirando, frenar el ritmo que teníamos, vino a romper cierta monotonía, te viene a descolocar, a poner más foco en algo diferente, por ejemplo hoy tengo una mirada más profunda sobre la educación de mis hijos, porque aunque estás harta de estar mami maestra estoy en contacto mas directo con la educación que elegí y es importantísima para cualquier honestidad.

Nos lleva a aprender a rendirnos, que tiene algo de honestidad y corajudo a la vez, a ser fiel a algo que es tuyo aún cuando rompe con un status, o esa etiqueta que te preserva, linda pero que te incomoda, me bajo del sentido del éxito que se maneja socialmente y me abrazo a mi propio sentido del éxito y requiere coraje dejar esas etiquetas.  

- Si incluso cuando aún no tenés la nueva etiqueta formada que responda a tu propio sentido, es como un salto al vacío que suena muy renovador si uno se anima a hacerlo 

- Si hay que animarse porque aunque parece más hostil en un mundo que te exige certezas y entonces uno quiere algo firme , en realidad en el vacío encentras la oportunidad de que aparezca lo nuevo y si lo vivís con entusiasmo aparece una fibra más creativa. 

- Uno de nuestros seguidores dice que la ansiedad es lo que nos tiene mal

- Hay un lugar donde la ansiedad, la creatividad y el animarse a dejar cosas tiene que ver con el apego a un resultado, una relación o trabajo. Cuando me apego demasiado a eso y le pongo más tensión, importancia y foco quedo atrapada en ese apego, es ahí cuando aparece el sufrimiento, la carencia o la insatisfacción.

"Cuando uno marca la dirección que quiere porque tiene su para qué más firme, uno es responsable y actúa como tiene que ser, después entregás y soltás".

Otro de los puntos importantes que surgieron y que tiene que ver con nuestra capacidad de relacionarnos con el otro, fue la capacidad de generar un encuentro genuino en que puedan convivir las diferencias con respeto: “El encuentro entre las personas no implica perder tu individualidad pero si escucharse, que uno pueda abrazar su idea pero respetar la del otro. Cuando vos respetas tu individualidad te volvés curioso en conocer la individualidad del otro y ese es el punto fundamental de un diálogo desde el que a partir de las diferencias se pueda construir algo. Y esto se puede extrapolar a la relación entre sociedades, entre partidos políticos que piensan distinto”.

María resalta que esto nos muestra que vivimos como en el día de la marmota reeditando, volviendo a recorrer los mismos lugares una y otra vez; en Argentina a nivel social lo vemos cuando agarramos un libro viejo y aun son vigentes en los dilemas que plantean, para ella urge que nuevos pensadores traigan nuevas ideas que nos den otras maneras de ver y hacer las cosas. 

Otro tema importante fue desterrar la mirada prejuiciosa o juiciosa, paso fundamental si de incorporar nuevas ideas se trata; “el juicio y el prejuicio son los primeros bloqueos para tomar algo nuevo. Cuando uno se vacía de sus prejuicios vas en una actitud mas curiosa al encuentro con otro, y ahí amplias tu conciencia y universo de contenidos” 

- ¿Qué pensás de la dicotomía entre la mente y el corazón que tanto se plantea?

- El corazón tiene un poder veinte veces mayor a la mente, veníamos de un lugar de endiosar al pensamiento lógico y crítico y la mente quizás esta buenísimo para ordenar, pero para ordenar lo que sale del corazón, ahí hay algo que es más poderoso, agudo y real.  Por algo empieza a surgir el yoga, el mindfulness porque necesitamos conectar con otro lado, que viene de la cultura de oriente mientras en occidente estábamos con la máquina productiva a un ritmo enajenado; y de repente empieza a surgir esta conciencia de que uno es un ser más integral, que no solo resuelve desde la mente. 

- A nivel social ¿Cuál es tu expectativa, qué te gustaría que revisáramos?  

Los lugares de encuentro, salir del esquema de la mirada binaria, de la vedad única, eso es el anti debate, el anti diálogo, el anti crecimiento, la anti inteligencia. La base de la democracia es aceptarnos diferentes, ahora si no podemos crear un punto de encuentro es triste, es hora de elevarnos sobre las miserias personales y poner un para qué mayor que sostenga esto. Cuando uno hacia una odisea impensada era porque tenía un sueño que estaba por encima de sí mismo, a los argentinos nos esta faltando ir por encima de nosotros mismos.

- El sentido trascendente de lo que hago, la vocación más sentida que hoy se ha perdido y en el terreno político este contrasentido se vé mas fuerte. 

- También tiene que ver con que cuando uno se siente tan lejos de quién me representa no te sentís parte de algo, deberíamos revisar un poco mas cómo nos estamos representamos. Cuando las cosas no cumplen el rol que venían a cumplir y son obsoletas hay que volver a pensarse y ahí es donde también necesitamos que alcen más las voces de los grandes prensadores, no se puede seguir viviendo como hace años porque en medio pasó de todo. 

- Dijiste de resignificar el éxito ¿Para vos como se define? 

- Estamos mas acostumbrados a transitar la línea que va del fracaso al éxito, lo asociamos a logros elementales que tienen que ver con lo material, pero hay otra línea que va del vacío al sentido y esa se transita poco; y para mi justamente una vez que tiene sentido lo que haces tenés éxito, cuando vos haces eso en lo que crees, hay disfrute y placer; necesitás buscarle el sentido a las cosas, sino no se sostiene esa alegría de que uno va construyendo hacia donde decididamente quiere ir.  

El rating me parece una estupidez gigante  porque vos podes medir un golpe de efecto, que se sea alucinante o morboso, que siempre va a hablar de una cierta tensión pero eso no le da calidad.  

- Todo se concatena, porque para hablar de éxito como reflejo de nuestra plenitud uno primero tiene que saber quién es uno, qué quiere, cuáles son sus para qué.

- Y también hacerlo sin este apuro frenético y con exigencia que tenemos siempre sino más calmo, encontrar contento en la búsqueda que pueda ser de una forma no tensa.

- Y del amor ¿qué dirías? 

- Ahí entra el corazón, la empatía, cuando estas conectado con la parte más pura, no aparece el prejuicio ni los filtros, es ese lugar que late mucho mas puro, donde se irriga tanto, es la parte menos intoxicada, que imprime latido y da vida, que es tan potente. Tiene mucho que ver con otra tensión importante que es expandir o contraer; en todo en una palabra, en un gesto, en una relación, en el encuentro con alguien podes contraer o expandir; con un gesto que pone frio o que acerca. El corazón tiene que ver con el dar. 

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?