Una pareja de médicos con coronavirus fueron padres por primera vez

Una pareja de médicos con coronavirus fueron padres por primera vez

Nicolás Marcolini y Valeria Nannini, profesionales rosarinos que trabajan en Buenos Aires, debutaron como papás después de recuperarse de la enfermedad.

MDZ Sociedad

MDZ Sociedad

Apenas una semana después de que le daban de alta de coronavirus a la pareja de médicos, Nicolás Marcolini y Valeria Nannin, el 6 de mayo llegaba al mundo su primera hija, Sofía.

Los profesionales rosarinos, que trabajan en el hospital Austral de la localidad bonaerense de Pilar

Valeria (28) y Nicolás (29) destacaron la importancia del acompañamiento que recibieron durante el aislamiento y que les permitió luego atravesar un parto con tranquilidad aún en el contexto de la pandemia. También remarcaron la importancia de que los pacientes curados de Covid-19 sean donantes de plasma.

"Cuando comenzó la pandemia yo estaba trabajando en un área del hospital en la que no se atendían pacientes de coronavirus, pero a finales de marzo uno de mis pacientes evolucionó y días después yo empecé a sentir los síntomas", relató Nicolás.

En esos días Valeria ya estaba de licencia porque el hospital había decidido que las embarazadas no fueron a trabajar. Poco después empezó a tener síntomas.

La profesional reconoció que cuando les confirmaron el diagnóstico "las primeras sensaciones fueron de incertidumbre y de enojo con la situación" y dijo que "fue un mes difícil de transitar hasta que nos dieron el alta a finales de abril".

Días antes de enterarse que tenían Covid-19, Valeria se había hecho una ecografía y como su embarazo estaba bien decidieron con el obstetra espaciar los controles presenciales y manejarse de manera virtual.

"Yo recibí el alta poquitos días antes de la fecha de parto, pero no llegaba el alta de Nicolás y en un momento tuve miedo de tener que entrar sola a la sala de parto, pero gracias a Dios el alta le llegó a tiempo y lo más incómodo que tuve que sufrir fue tener que pujar con el barbijo puesto", recordó risueña.

La médica comentó que "volver a casa fue abrumador, pero fue una experiencia que nos unió un montón a los tres porque estar solitos tanto tiempo fortaleció mucho el vínculo. Además acá en Buenos Aires tenemos la familia que se formó con los compañeros de la residencia". 
 

 

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?