"Lo que expuso esta pandemia es que la virtualidad es cada vez más necesaria"

"Lo que expuso esta pandemia es que la virtualidad es cada vez más necesaria"

Para el presidente del Polo TIC Mendoza, Fabricio Cuaranta, la economía del conocimiento hoy es estratégica para el crecimiento de la provincia. Considera que el actual contexto puso en evidencia la necesidad de contar con más recursos humanos capacitados para abordar el nuevo mundo digital.

Rubén Valle

Rubén Valle

Si hiciéramos una analogía con el fútbol, deporte que el entrevistado practica y ama como gran parte de los argentinos, podríamos decir que Fabricio Cuaranta es "un jugador de toda la cancha". Político, docente, dirigente, emprendedor y funcionario son algunas de las tantas facetas en las que pone su tiempo, pasión y energías. 

Para esta charla en pandemia, MDZ lo convocó en su calidad de presidente del Polo TIC Mendoza, ya que si algo puso en primer plano el virus planetario es la tecnología como herramienta estratégica para todo, desde su uso en el sistema de salud hasta la educación a distancia, el teletrabajo y la comunicación esencial en tiempos de cuarentena. 

Con él analizaremos cómo se percibe el impacto de la pandemia en la provincia y ahondamos en cómo el sector tecnológico, y puntualmente la economía del conocimiento, pueden ser -o ya están siendo- esas alternativas concretas para ensanchar la mentada matriz productiva de Mendoza

Los desarrollos científicos-tecnológicos (inteligencia artificial, robótica, internet de las cosas, nanotecnología, biotecnología y lo audiovisual en sus amplias facetas), nos sitúan en los umbrales de una Cuarta Revolución Industrial o Industria 4.0. El desafío es ver a nivel local cuán rápido nos subimos a ese tren. De estos y otros tantos paradigmas va el feed back de hoy. 

- Sin duda habrá un antes y un después de la pandemia. ¿En qué creés que se manifestará especialmente en el ámbito de la tecnología y el conocimiento aquí en Mendoza?

- Nunca antes en la historia de la humanidad nos habíamos encontrado con tantos cambios estructurales en tan poco tiempo, no solo por el contexto de pandemia que hoy nos toca vivir y que nos trastocó nuestra cotidianeidad, sino también por esa sensación de revolución permanente o dinamismo que de la mano de la tecnología nos va sorprendiendo y nos obliga a ir adaptándonos minuto a minuto.

"Lo que provocó el Covid-19 fue que muchas empresas, emprendedores y sectores públicos tuvieran que reinventarse y adaptarse a la era digital. En algunos casos tuvo que ocurrir esto para que esas organizaciones o entidades se acoplaran a las nuevas tecnologías. Quienes ya venían desarrollando actividades TIC seguramente se verán más fortalecidos después de esta pandemia".

La buena noticia es que Mendoza aparece en este escenario generando grandes expectativas y con un futuro prometedor, no solo porque cuenta con un vasto sector académico formador y vanguardista (UNCuyo, UTN. Universidad de Mendoza, Universidad Champagnat, Universidad Maza, UGACoop de General Alvear, entre otras), también posee un sector privado caracterizado por su consolidación, creatividad, iniciativa emprendedora y motorizador de demandas oportunas y pioneras al sector público provincial, como lo fueron en su momento la creación del I.D.I.T.S., del Parque TIC Mendoza, en Godoy Cruz, o más recientemente el Distrito 33 en Capital.

- Desde el Polo TIC, ¿cómo han trabajado junto con el gobierno y el sector privado para enfrentar la emergencia sanitaria? ¿Fueron convocados o ustedes se sumaron?

- La característica propia del Consorcio Polo TIC llevó a que de una manera u otra se cumplan con las dos cosas: fuimos convocados en algunos temas y de manera colectiva o individualmente cada empresa y/o universidad se fueron sumando a las demandas del Gobierno. También se realizaron varias acciones en conjunto, a corto plazo: se puso toda la capacidad productiva de las empresas para enfrentar la emergencia sanitaria, aportando soluciones inmediatas para el Gobierno y el sector productivo; y a mediano plazo, se armaron estrategias conjuntas para rediseñar los productos y servicios de estas empresas y así adaptarse al nuevo contexto. El trabajo fue y es colaborativo y en conjunto entre instituciones: Gobierno, empresas y universidades. Entre ellas nos juntamos los primeros días de declarado el aislamiento social con el Director General de Escuelas, José Thomas, para poner a disposición del sistema educativo provincial nuestras empresas, principalmente las vinculadas al servicio de internet. Al Ministerio de Salud se le aportaron módulos de campaña para ampliar la capacidad de los hospitales. La comuna de Godoy Cruz aportó al Hospital Lencinas tres módulos móviles para pacientes con Covid-19 fabricados por Grupo Oeste. La UNCuyo junto a la Municipalidad de Capital dispusieron del Hospital Universitario para afectarlo al sistema sanitario. En nuestras impresoras 3D y las de varios grupos de Makers se fabricaron más de 4.000 máscaras de protección para el personal de enfermería del hospital Notti y para el personal policial.

Los drones que posee el Polo TIC Mendoza formaron parte de varios operativos de seguridad y vigilancia. Las empresas también participaron de varios operativos de desinfección con sus drones inteligentes y con los primeros sanitizadores automáticos de uso intensivo del país. 

-¿Qué planes, proyectos o programas que tenían planificados para este año tuvieron que modificar por la pandemia o directamente postergar para el 2021?

-Había varias acciones proyectadas que han sido postergadas. Por ejemplo, el Clúster Exportador, que tenía por objetivo el mercado latinoamericano para la exportación de Servicios Basados en el Conocimiento. Dentro de este se cancelaron viajes de promoción del sector y acciones en Paraguay, Chile, Colombia, liderados por Pro Mendoza. Un plan de capacitaciones al sector, aunque algunas de ellas se realizaron en este contexto de manera remota. Contamos con un laboratorio de desarrollo de alta tecnología para la producción de prototipos, que se iba a habilitar para las universidades, empresas y emprendedores. Ciclos de charlas presenciales con expertos en distintas materias (algunos se reprogramaron) y, por supuesto, todo aquello que venía aparejado con la ampliación del Parque TIC Mendoza en sus 3,5 hectáreas con la ejecución de su Master Plan.

- En lo personal, ¿cómo te afectó la irrupción del coronavirus y cómo te adaptaste para continuar con tu vida y con el trabajo, tanto en lo político como en lo dirigencial? ¿Te ayudó tener un mayor manejo de la tecnología que el grueso de la población?

- El desembarco de la pandemia sin dudas nos afectó a todos. En lo personal tuvimos que adaptarnos a las medidas establecidas y cumplirlas con responsabilidad. En cuanto a lo laboral, tanto en el Concejo Deliberante de Godoy Cruz como en el Polo TIC no tuvimos descanso y tuvimos que aplicar la tecnología para que el funcionamiento de las actividades no se viera afectada. En el Concejo no dejamos de sesionar, lo hicimos primero vía Zoom y luego de manera presencial respetando el protocolo sanitario. Con el crecimiento de los casos decidimos volver a la modalidad virtual para cuidarnos entre todos. En mi caso seguí trabajando de manera presencial porque desde la comuna sabemos que debemos atender las necesidades de los vecinos. En el Polo TIC no tuvimos que adaptarnos demasiado a esta nueva normalidad debido a que previo a la pandemia ya utilizábamos la tecnología para estar en contacto.

"Haber utilizado ciertas herramientas tecnológicas antes de la llegada de la pandemia hizo que la adaptación haya sido más rápida".

- Mendoza venía en un camino ascendente en formación de recursos humanos en el ámbito tecnológico y en una sostenida apuesta a la economía del conocimiento. ¿Qué aprendizaje deja esta pandemia para trabajar a futuro de otra forma?

- Lo que expuso esta pandemia es que la virtualidad es cada vez más necesaria, por lo que nos demuestra la gran necesidad que existe de tener gente más preparada para estar en ese mundo digital. La transformación digital de la educación, de la salud y del empleo es algo que nos cayó de repente, aunque sabíamos que era necesaria y ahora todos tuvimos que movernos en ese sentido. Por lo tanto, más recursos humanos es lo que hace falta para esta nueva economía que es la que genera empleo. Mendoza empezó el proceso de transformación hace tiempo, tenemos alrededor de 31.000 alumnos en carreras afines de los cuales 9.300 estudian carreras específicas, además se suman muchos profesionales de tecnicaturas. También hay que resaltar un programa financiado por el BID como es Mendoza TEC.

- ¿Cómo articulan lo que vienen haciendo por su cuenta experiencias de coworking como las de Campus Olegario, Linka, Whale y Grape, entre otros?

- Por supuesto que estos espacios son más que necesarios dentro de la Economía del Conocimiento local, ya que no solo reflejan la evolución a los “parques tecnológicos” con características de “barrios privados”, sino que además aportan soluciones para todos aquellos emprendedores que están empezando a desarrollar sus proyectos y lo pueden realizar a bajo costo o en algunos casos se denominan “startups” compartiendo espacios, recursos físicos, humanos y claramente complementarios entre sí. No necesariamente todos los emprendiemientos que se desarrollan allí deben ser vinculados al desarrollo de software, sino que también se albergan servicios especializados en finaciamientos, asesorías legales, publicitarios, etc. En el caso del Parque TIC Mendoza, tiene un espacio que cumple con ese rol, INCU Godoy Cruz, y es administrado por la Dirección de Empleo del municipio.

- ¿En qué consiste #MendozaActiva, el programa en el que están trabajando para la reactivación de la economía mendocina?  

-Sus objetivos apuntan a sostener el funcionamiento de las micro, pequeña y medianas empresas, principalmente vinculadas a los sectores comercial, de servicios, industriales, de la construcción y agropecuarios de Mendoza y cuenta con la iniciativa del Ministerio de Economía. El diseño de este programa apunta a preservar el empleo privado y evitar el quiebre de la cadena de pago, dinamizar la actividad económica en contexto de pospandemia (con un fuerte respaldo del Estado provincial) y por supuesto complementar las acciones del Gobierno Nacional. En este programa específicamente el sector tecnológico está contemplado en un segundo plano. Lo que sí estamos trabajando a instancias del mismo ministerio es sobre un “paquete tecnológico” vinculado no sólo a la seguridad jurídica, sino también en lo que respecta a la infraestructura tecnológica, más precisamente a la conectividad provincial que, en el caso de Mendoza, nos encontramos muy mal rankeados en comparación a otras jurisdicciones. En consecuencia es peor aún la penetración de Internet en los hogares mendocinos (4 de cada 10  hogares, según el ENACOM) y el financiamiento de los emprendimientos tecnológicos locales.

- Ya con la tecnología instalada definitivamente en nuestras vidas, ¿cómo creés que debería trabajarse en la educación desde el nivel inicial hasta el universitario para afianzar la economía del conocimiento en la provincia?

-La sociedad tiene que estar preparada a nivel inicial, primario, secundario y terciario/universitario o de aprendizaje para la vida.  Es como decir, por ejemplo, la música ¿para qué nivel es? Hay chicos que tocan muy bien desde pequeños y hay gente que lo hace una profesión o hay otros que solo lo hacen por placer. Tener habilidades digitales es algo que habría que fomentar desde el nivel inicial, o al menos desarrollarlos, desde el propio nivel primario. De hecho, el Gobierno de la provincia, entre el Ministerio de Economía y la Dirección General de Escuelas, auspiciado por nuestro Polo TIC, lanzó hace dos años el programa Mendogrammer para que tanto alumnos del nivel primario y secundario aprendan estas habilidades y hay personas que esas habilidades la van a usar no solamente para la vida cotidiana sino también para convertirlo en un empleo o en una actividad productiva.

-Desde afuera se percibe como que todavía falta mucho para que la política, el sector empresarial y el ámbito público logren una eficaz sinergia para impulsar a la economía de Mendoza. ¿Qué consideras que falta o falla? ¿Hay autocrítica y preocupación en estos jugadores clave?

-A la Argentina le llevo un poco más de 15 años descubrir que la Economía del Conocimiento, inicialmente el Software, era algo más que unos pibes que desarrollaban 'programitas' en un garaje, algo más que unos 'hackers locos' que querían amargarle la vida a los demás y lo empezó a dimensionar cuando se dio cuenta de que era la segunda fuente de ingresos de divisas de todo el país, uno de los grandes creadores de empleo y sobre todo empleo de calidad.

"Se está tomando conciencia de que ya no es más la disponibilidad de recursos naturales lo que nos va a transformar en un país desarrollado sino el conocimiento y el talento de nuestra gente. Un ejemplo de ello es Mercado Libre, hoy vale como empresa 10 veces lo que vale YPF".

Mendoza va en ese camino porque ya está tomando conciencia que esto es una actividad que no sólo de por sí misma es generadora de empleo y de divisas sino que aumenta exponencialmente la competitividad sistémica de toda nuestra matriz productiva, del resto de la economía mendocina. Obviamente tenemos muchos otros factores y temas donde seguir mejorando, pero hay que considerar que Mendoza, reconocido por gente de afuera de la provincia, es uno de los lugares donde el 'ecosistema de empresas, sector público y academia' funciona de la mejor manera, por su dinamismo, integración, fertilidad, creatividad y principalmente por su potencialidad. Por supuesto que debemos, y en eso estamos, incrementar la cantidad de gente capacitada o recurso humano calificado, impulsar que más empresas se radiquen y que catalicen el desarrollo de emprendimientos nativos o el emprendedurismo local, facilitar instrumentos financieros para el crecimiento, dotar de mayor infraestructura territorial, generar la regulación normativa pertinente para proteger los proyectos privados locales y lógicamente blindarlos jurídicamente tanto al empleado como al empleador para garantizar la necesaria previsibilidad a futuro.

-¿Cuánto representa actualmente para la provincia en cantidad de empleos e impacto económico la industria del conocimiento? 

- Como lo reflejó recientemente Carlos Pallotti (ex Subsecretario de Servicios Tecnológicos y Productivos), según datos del Sistema Integrado Previsional Argentino (SIPA), en 2019 se generaron aquí 959 nuevos empleos registrados en las actividades incluidas en lo que se conoce como la “economía del conocimiento”. Mendoza, que totalizó 13.516 empleos en la suma de todas las actividades, tuvo la tasa más alta de crecimiento interanual de Argentina. El empleo mendocino en este sector viene creciendo desde inicio del siglo, pero de manera acelerada en los últimos cinco años. Y este crecimiento se produjo en un año (2019) que fue particularmente malo para el empleo a nivel nacional, donde se perdieron 166.800 puestos de trabajo (1.640 en Mendoza). En ese contexto, se torna más relevante el crecimiento. Si a esto se le suman lo que viene sucediendo en el sur mendocino en lo que respecta a la biotecnología en General Alvear o el incipiente desarrollo del Polo TIC San Rafael, la industria audiovisual con sus producciones artísticas, cinematográficas, publicitarias, desarrollo de videojuegos y sellos discográficos y la radicación de empresas como Mercado Libre, Al Mundo, Everis, Uber, Cabify, Ethermax, Globant, Lagash, podemos decir que el sector de la economía del conocimiento se está convirtiendo en un actor protagónico de nuestra matriz productiva, convirtiéndose Mendoza en la “Tierra del Sol, el buen Vino y el Conocimiento”.

-¿Y puntualmente en materia de exportaciones?

-Claramente nos encontramos ante un rubro que no exporta bienes físicos, que sumado a la información gruesa que disponen los organismos de control como AFIP o ATM, se deben utilizar metodologías conservadores y pesimiestas para calcular los volúmenes exportables del sector. Es por eso y coincidiendo con los criterios de la Fundación ProMendoza, al analizar que las exportaciones mendocinas del sector del conocimiento no podía en el 2018 ser menor a U$S 130 millones, calculando que en el 2019 las mismas alcanzaron los U$S 150 millones (U$S 1.774 millones del total de las exportaciones mendocinas). Al igual que a nivel país, en la provincia los Servicios Basados en el Conocimiento ocupan el 2º rubro de exportación, después de la vitivinicultura y el complejo vitivinícola. En el actual contexto de pandemia, si se especula con la caída de la producción de la industria automotriz, la economía del conocimiento tranquilamente estaría disputando el 2º lugar.

 

#Bio

  • Fabricio Cuaranta es Licenciado en Ciencia Política y Administración Pública egresado de la Facultad de Ciencias Políticas y Sociales de la UNCuyo. 
  • Es Presidente del Polo TIC Mendoza, en representación de la Municipalidad de Godoy Cruz.
  • Actualmente preside el Concejo Deliberante de Godoy Cruz. 
  • Emprendedor Cervecero con Kallpa Bar desde marzo del 2020.
  • Fue docente de la Cátedra de Administración de los Recursos Humanos en la Facultad de Ciencias Políticas y Sociales (UNCuyo).
  • Fue Jefe Administrativo y del Personal de la Delegación Mendoza de la Dirección Nacional de Migraciones; Jefe del Departamento de Promoción Económica de la Dirección de Desarrollo Económico del municipio de Godoy Cruz,; Jefe del Departamento de Transporte, de la Secretaría de Ambiente, Obras y Servicios Públicos de esa misma comuna.

 

#EnLasRedes

  • Twitter: @fabro74
  • Instagram.com/fabrocuaranta
  • Facebook.com/fabro74
  • Linkedin: fabricio-cuaranta
Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?