Viral: el llanto de una joven cordobesa que pelea por su vida

Viral: el llanto de una joven cordobesa que pelea por su vida

“Mi cuerpo ya no entiende de tiempos, estoy peleando por mi vida", imploró la joven entre lágrimas en un video que se viralizó en las últimas horas.

MDZ Sociedad

MDZ Sociedad

La joven de 22 años: Sabrina Monteverde  necesita una medicación para tratar una fibrosis quística, que es hereditaria y no tiene cura, antes de que su cuerpo se deteriore y cansada ante la imposibilidad de llevar a cabo un tratamiento, la cordobesa viralizó durante las últimas horas un pedido de ayuda. 

 “Estoy en un estado crítico”, dice Sabrina con lágrimas en los ojos en medio de un estado febril. “Por eso es mi malestar y mi enojo porque al día de la fecha hay un fármaco que produce el freno del deterioro y nos garantiza calidad de vida. Un fármaco por el cual estoy peleando judicialmente desde hace un par de meses, pero lamentablemente está todo muy frenado”, dijo.

La medicación que Sabrina necesita se llama Trikafta y lo que ella reclama en la Justicia es que su obra social, Apross, cubra el tratamiento.

La fibrosis quística es una enfermedad hereditaria causada por un gen defectuoso que lleva al cuerpo a producir un líquido anormalmente espeso y pegajoso que se acumula en las vías respiratorias de los pulmones y en el páncreas. La misma no tiene cura. Sin embargo, existen tratamientos que pueden mejorar notablemente la calidad de vida de los pacientes que la padecen.

“Con este video lo único que les pido es un poco de solidaridad. Creo que lo más importante para todo ser humano no tiene valor económico, es la vida. Y acá estoy, peleando por la mía”, dice Sabrina en el video. “Estoy muy cansada. Esta es una patología que afecta a todos los órganos. Imagínense tener que estar todo el día trabajando por todos tus órganos para mantenerlos lo más sanos posibles, y más allá de hacer el esfuerzo que no puedas detener el deterioro. En estos 22 años lo he hecho sin chistar y estoy muy feliz con mi vida pero estoy cansada de pelear y que no se me escuche. Necesito que la Justicia y ustedes me escuchen y me ayuden”.

"Imagínense tener que estar todo el día trabajando por todos tus órganos para mantenerlos lo más sanos posibles, y más allá de hacer el esfuerzo que no puedas detener el deterioro", agregó. 

“Estoy muy desesperanzada porque es como saber que hay algo que de verdad podría mejorar tu vida, y saber que no lo podés tener. Imagínense todo lo que causa en mí. He sido paciente. He sido paciente con todos. Con los médicos, con la Justicia, con los abogados. Porque entiendo que hay tiempos. Pero la fibrosis quística no entiende de tiempos”, se lamentó la joven y añadió: “Hoy en día mi cuerpo ya no entiende de tiempos y ya no me está escuchando que tenemos que esperar”.

 

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?