Ghost of Tsushima: Akira Kurosawa hecho juego

Ghost of Tsushima: Akira Kurosawa hecho juego

El último juego exclusivo de PS4, de la empresa Sucker Punch, nos traslada al lejano oriente y a la vida del samurai.

Santiago Hernandorena

Para aquellos que no lo conozcan, Akira Kurosawa es el más grande director de cine japonés, a tal punto que Steven Spielberg lo definió como el “Shakespeare del cine contemporáneo”. Y su influencia en Ghost of Tsushima es más que clara, hasta el punto de que el modo de juego en blanco y negro se llama “Kurosawa mode”.

Ghost of Tsushima lleva al jugador al Japón feudal del S. XIII, donde Jin Sakai recorre el mundo y transita el camino del samurai, donde los dilemas y contradicciones serán moneda corriente.

Enfrentar a los mongoles, bandidos, a los propios compatriotas y hasta la misma fauna, son las partes típicas de un juego de mundo abierto, que, en este caso, logra combinar buenas características de antecesores en el rubro, agregándole una ambientación y un arte único que nos hace viajar en el tiempo. Violento por naturaleza, como toda película de samurai, consta con una opción para sacarle lo sangriento, que para algunos puede ser demasiado. Frenético por momentos, filosófico en otros, es una muestra de la tradición y cultura oriental

A nivel jugabilidad, en la medida que avanza el juego, se puede mejorar sus habilidades y cambiar el estilo de juego y estrategia.  No busca ofrecer nada nuevo al género pero no por eso deja de ser de buena calidad. El juego no busca ser difícil, sino épico. Llevarnos a otro tiempo donde el honor era importante, aunque por ahí, no muy útil para la guerra.

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?