Eleonora Lamm: "El 3-J fue una verdadera revolución"

Eleonora Lamm: "El 3-J fue una verdadera revolución"

En diálogo con MDZ Radio, Eleonora Lamm hace un balance de qué cosas cambiaron estos primeros cinco años del movimiento Ni una menos en Argentina y cuántas quedan aún pendientes.

Victoria Chales

Victoria Chales

El 3 de Junio de 2015 irrumpía en las calles el grito eufórico de miles de Mujeres diciendo "Ni una menos. Vivas nos queremos". El brutal femicidio de Chiara Páez -aún hoy sin condena firme- había sido la gota que rebalsó el vaso para exigir se terminara con la violencia machista que nos costaba la vida. A cinco años de esos hechos, algunas cosas fueron cambiando, pero otras permanecen igual.

La tasa de femicidios lejos de disminuir, ha crecido y en nuestro país se mata una mujer cada 30 horas. Eleonora Lamm, Doctora en Derecho y bioética, destaca en diálogo con After Office "la verdadera revolución" que implicó NUM, detrás del cual sobrevino la marea verde que modificaría para siempre la historia de los feminismos en la región latinoamericana. Este "antes y después", como lo valora Lamm, fue "apartidario, sin bandera política ese grito unánime de dejen de matarnos".

Violencia de género y aislamiento

Durante el aislamiento social preventivo y obligatorio el único delito que creció fue el de violencia de género. Las denuncias crecieron un 40 % y sólo durante el confinamiento tuvieron lugar 55 femicidios. Por eso, aunque "algunas feministas consideramos que hemos logrado romper de que la violencia de género queda en el ámbito privado, pareciera que no es así. Durante este ASPO vimos como hubo gente que comenzó a advertir y a preocuparse por situaciones de violencia. Un reclamo a la sociedad que hace largo tiempo se le pedía que lo hiciera", contó Lamm.

A pesar de que nadie negaría el valor de la creación de un Ministerio de Mujeres, Géneros y Diversidad como un avance al conferirle rango ministerial a las políticas de género, durante la pandemia no tuvo mayor protagonismo. Las medidas adoptadas por Presidencia para facilitar el pedido de ayuda y contener la violencia de género que en más del 70% de los casos se da en el hogar de la víctima, llegaron tarde y fueron escasos. Algunos sectores reclamaron la declaración de Emergencia en materia de violencia de género. Sin embargo, la subdirectora de DDHH de la corte, Lamm, señaló que declararlo en emergencia es no entender que es una situación que se vive a diario. Desde el Ministerio se hizo mucho por la situación de la mujeres en esta pandemia. Por eso, no creo que pase por declarar la emergencia, si no que necesitamos otro tipo de políticas públicas. "Necesitamos que las personas que hayan ejercido violencia de género no puedan acceder a cargos públicos y no puedan portar armas; cambios en la legislación penal para que no se tenga que probar que la mujer que asesinó a su agresor lo hizo en su legítima defensa y que éste no sea un recurso exclusivo para machos entre machos", explicó.

La pandemia también hizo más evidente la desigualdad que existe en las tareas de cuidado. Las mujeres dedican mayor cantidad de tiempo al cuidado de personas en un hogar. Como señaló Lamm, "entre el 80 y 90 % de las tareas de cuidado que realizamos las mujeres tiene que estar institucionalizado, tiene que estar valuado y valorizado. Necesitamos que el estado esté presente en eso mucho más porque esto repercute en una feminización de la pobreza".

"El aborto sí es urgente"

En alguna de sus últimas declaraciones, Alberto Fernández dijo que aunque se tratará el proyecto de la Interrupción Voluntaria del Embarazo tal como prometió, no es algo urgente y que está con otros temas. Sin embargo, la práctica legal de aborto consagrada en 1921 que lo reconoce en caso de violación o cuando peligrara la vida de la mujer, no está garantizado si no más bien bloqueado muchas veces por personal médico que consigue la judicialización de la persona gestante. "Aunque la ILE fue considerada un servicio  esencial durante el ASPO, pero las feministas que teníamos un ojo puesto en lo que pasaba en los hospitales, esto no era así", explicó la Dra. Lamm. Y añade que indefectiblemente este cambio se tiene que producir, ya que por ejemplo los índices de Naciones Unidas señalan que si este ASPO se extiende por seis meses los embarazos no deseados aumentarán en un 10% más y que iban a haber 3 millones más de abortos."

"La Justicia debe prevenir"

Cuando como referente del feminismo pero también del ámbito de la Justicia se le pregunta a Lamm sobre qué es lo que se puede hacer desde allí, sin dudas ella define que lo más importante para erradicar la violencia de género es la prevención. "El mandato convencional a partir de la Convención de Belén do Pará y de la CEDAW -Convención sobre la Eliminación de Todas las Formas de Discriminación contra la Mujer- es prevenir en primer lugar, sancionar y erradicar. La prevención está en la Educación Sexual Integral (ley 26.150)". En otras palabras, la erradicación de la violencia se combate con educación libre de estereotipos que empoderan a unos y desempoderan a otros.

"La perspectiva de género es entender un trato igualitario para todas personas"

Aunque haya pasado un lustro de un grito actual y urgente que exige que dejen de matarnos, la perspectiva de género aún es cuestionada y poco o mal comprendida. Aferrados a sus privilegios, la lucha por terminar con las desigualdades que representan los feminismos quedan reducidos a radicalizaciones, caracterizados como resentimientos o banalizados a "se volvieron locas". Eleonora Lamm junto a otras 40 referentes del ámbito intelectual, jurídico y activista dirige una Diplomatura en Perspectiva de géneros y Bioética aplicada que empieza el próximo 17 de Junio y que será inaugurada por Elizabeth Gómez Alcorta del Ministerio de las Mujeres, géneros y diversidad. Esta diplomatura online parte de la urgencia de seguir abriendo la discusión pero también cabezas sobre las profundas desigualdades en materia de género que reafirmamos cuando no tenemos perspectiva.

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?