"Aunque tengamos una vacuna, igualmente habrá cambios culturales en la pospandemia"

"Aunque tengamos una vacuna, igualmente habrá cambios culturales en la pospandemia"

La reconocida científica mendocina María Isabel Colombo es parte de un equipo local que investiga el uso de plasma de convalecientes para tratar a los pacientes con Covid-19. Desde su análisis especializado, cuenta aquí como vive la pandemia tanto en lo personal como en lo profesional.

Rubén Valle

Rubén Valle

Investigadora, científica, docente, divulgadora, algunas de las tantas facetas que definen a María Isabel Colombo, una profesional que desde Mendoza se suma a la pulseada contra el coronavirus. La directora del Instituto de Histología y Embriología de Mendoza (IHEM), que ha recibido distinciones nacionales e internacionales por una vida dedicada a la ciencia, comparte aquí su visión de este nuevo virus al que todavía, reconoce, falta mucho por descifrar. 

- En lo personal, y considerando que tiene la formación y los conocimientos que no tiene la mayoría, cómo da su propia batalla contra el virus. ¿Qué cumple a rajatabla y en qué se permite ser más flexible?
-He cumplido y cumplo con la cuarentena establecida, con el uso de tapabocas y con los protocolos de distanciamiento y medidas de higiene recomendadas, aun cuando nuestra provincia se encuentra en una fase de mayor flexibilidad. Todavía hay muchos aspectos que desconocemos sobre este nuevo virus, por lo que debemos seguir con mucha precaución la evolución de esta pandemia.
- Actualmente varios países están desarrollando en paralelo su propia vacuna contra el Covid-19. ¿Cómo hace un investigador para ir siguiendo esos distintos procesos? ¿Cómo capitalizan los avances de los otros o no se comparte información?
- Todos los científicos que estamos interesados en esta temática consultamos publicaciones científicas en revistas internacionales o seguimos la información brindada a través de la OMS, que es un organismo serio y que brinda información responsablemente.

- Con más de seis meses de detectado el coronavirus en China, ¿qué balance se puede hacer más allá de la cantidad de muertos e infectados? ¿Qué enseñanzas está dejando al mundo científico?
- Esta es una situación muy especial, que creo ninguno de nosotros imaginó vivir y que ha afectado de forma marcada nuestras vidas, tanto en el aspecto cotidiano como en nuestras actividades científicas y docentes, por lo que hemos tenido que adaptarnos a esta nueva situación.

"Considero que quizás la principal enseñanza es que a pesar de los avances de la ciencia, realmente desconocemos demasiados aspectos de las infecciones por microorganismos patógenos y que cada día debemos estudiarlos en mayor profundidad y con mayor énfasis".

- ¿Considera que se han manejado bien en el país las distintas etapas de la cuarentena y la flexibilización gradual?
- Estoy totalmente de acuerdo con la aplicación temprana de la cuarentena que se llevó a cabo en nuestro país, lo cual ha permitido salvar muchas vidas y preparar nuestro sistema de salud para poder atender al creciente número de infectados, sobre todo en el AMBA. Por suerte, en nuestra provincia el número de casos es bastante bajo, pero debemos estar preparados para un eventual aumento de los mismos. Como directora de un instituto de investigación como es el IHEM, que se dedica al estudio de distintos procesos biológicos, realizo toda mi actividad por teletrabajo, pero obviamente la parte experimental, que es la base de nuestro trabajo científico, no lo hemos podido desarrollar hasta el momento. Estamos a la espera de poder conseguir todas las autorizaciones correspondientes, entre ellas la del gobierno provincial, para poder reanudar nuestras actividades experimentales, siguiendo estrictamente los protocolos establecidos tanto por Conicet como por la Universidad Nacional de Cuyo, ya que somos un instituto de investigación de doble dependencia.


- Hay pandemias anteriores que también dejaron millones de muertos. ¿Qué tiene esta de particular que la hace más aterradora? ¿O es una percepción propia de la globalización?
- Considero que la alta contagiosidad de este nuevo virus SARS-CoV-2, y justamente la rápida propagación del mismo por la globalización mundial, así como el elevado número de infectados y muertes, ha generado un temor real a esta nueva pandemia Covid-19 en todo el mundo.
- En la pospandemia, ¿tendremos que aceptar cambios culturales permanentes para evitar el contagio o bastará con una vacuna para volver a la normalidad?
- Obviamente que la vacuna será un recurso invaluable para hacer frente a esta pandemia, pero creo que si bien cuando la vacuna esté desarrollada y pueda aplicarse en todo el mundo será una importante solución al problema actual, pienso que habrá cambios culturales que se harán extensivos a muchos sectores de nuestra sociedad.
- ¿En qué consiste el proyecto mendocino del que usted forma parte y que obtuvo financiamiento y apoyo de la Nación? ¿Cómo se integra el equipo y cómo se conformó (perfiles)?
- El proyecto consiste como su título lo indica en el “Uso de plasma de convalecientes para el tratamiento de pacientes con Covid-19”. Formamos un equipo multidisciplinario conjuntamente con el Dr. Pedro Ruiz, titular del Centro Regional de Hemoterapia de Mendoza. Integran además el equipo Mariano Vera (Centro Regional de Hemoterapia), Luis Cabezas, Rocío Viola, Nicolás Muñoz y Patricia Vargas (Hospital Central); Ana Carolina Beceyro (UNCuyo), Diego Valli Caparrao (Hospital El Carmen), Laura Delgui, Constanza Giai, Nebaí Salassa y Valeria Zarelli (IHEM-CONICET-UNCuyo); Daniela Zanchi (Fuesmen), María Silvia Di Genaro (Conicet, San Luis), y Alfredo Julio Laplagne (Instituto Provincial de Hemoterapia, San Juan). Los pacientes recuperados pueden donar plasma, que potencialmente contiene anticuerpos desarrollados contra el virus, pasados 14 días de su recuperación y siempre que hayan dado negativo en dos pruebas consecutivas de detección de SARS-CoV-2 por PCR. Un paso crítico que es la obtención del plasma es una actividad que es llevada a cabo por los profesionales del Centro Regional de Hemoterapia, liderados por el Dr. Ruiz. Nuestra participación en el proyecto consiste en determinar los niveles de anticuerpos necesarios y si los mismos actúan como anticuerpos bloqueantes que impidan la entrada del virus a las células. Para ello en nuestro instituto contamos con una unidad de bioseguridad del tipo BSL3, única en la región, en la cual se pueden realizar dichas determinaciones.

“En este país hay muchos científicos y científicas destacadas, yo soy una más, he trabajado por la ciencia y continuaré haciéndolo, y también por la educación de este país”, dijo la científica mendocina cuando en febrero de este año recibió la distinción Trayectoria Sarmiento por sus aportes en el área del transporte intracelular.

------------------------------

#Bio

  • María Isabel Colombo se recibió de Farmacéutica Nacional y Bioquímica en la Universidad Juan Agustín Maza. Obtuvo el doctorado en Bioquímica y se especializó en Docencia de Nivel Superior. 
  • En la actualidad se desempeña como directora del Instituto de Histología y Embriología (IHEM), dependiente de la UNCuyo y el Conicet, y como investigadora superior del Conicet. 
  • Es profesora titular efectiva del Área de Biología Celular y Molecular, del departamento de Morfo-Fisiología de la Facultad de Ciencias Médicas de la UNCuyo.
  • Del 2012 al 2016, dirigió el Programa de Posgrado en Biología (PROBIOL) de la UNCuyo. Fue miembro de la Comisión directiva de la Sociedad Argentina de Investigación en Bioquímica y Biología Molecular (SAIB), y del Comité Evaluador de Pares de la Agencia Nacional de Investigación Científica y Tecnológica
  • Ha dictado y colaborado en la organización de numerosos cursos, simposios y workshops.
  • Recibió diferentes premios y distinciones locales e internacionales. En 2015 la Third World Academy of Sciences (TWAS) la premió por sus contribuciones al conocimiento de la vía autofágica y diferentes patógenos intracelulares, que producen enfermedades infecciosas en humanos.   
Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?