El medicamento que se convirtió en la esperanza contra el coronavirus

El medicamento que se convirtió en la esperanza contra el coronavirus

Si bien no es nueva y está disponible hace décadas, la dexametasona representa una gran oportunidad para controlar la respuesta inflamatoria de los enfermos más graves de la COVID-19.

Redacción MDZ

Redacción MDZ

La dexametasona se convirtió en los últimos días el primer tratamiento exitoso del mundo para tratar pacientes con complicaciones respiratorias por coronavirus, y si bien no es nuevo y está disponible hace décadas, representa una gran oportunidad para controlar la respuesta inflamatoria de los enfermos más graves, explicó el médico Ricardo Camprodón, cirujano general de los hospitales londinenses Epsom y St Helier.

Recientemente, la Universidad de Oxford presentó unos resultados preliminares sobre el efecto que tiene la dexametasona, un esteroide de muy bajo costo, en la disminución de la tasa de mortalidad de COVID-19, en los cuales se demostró que en dosis de 6 miligramos diarios y durante diez días, este medicamento redujo la mortalidad por coronavirus en uno de cada tres pacientes que necesitaron ventilación artificial y en uno de cada cinco entre aquellos que recibieron solo oxígeno

Estos resultados no han impresionado a los médicos británicos porque es un tratamiento que ya se estaba utilizando en esos pacientes. Según Camprodón, la dexametasona "ha existido durante décadas, lo que explica por qué es relativamente barata, está disponible en cantidades y ya se usa ampliamente para aquellos que padecen dificultad respiratoria. En mi hospital estos esteroides ya se estaban utilizando en los pacientes que ingresaban a cuidados intensivos".

"No nos ha impresionado el resultado, pero ha dejado claro que es una ventana para controlar la respuesta inflamatoria. La buena noticia es que los científicos hayan logrado confirmar lo que ya se sabía, que los esteroides ayudan. Llevamos 50 años utilizando este medicamento en inflamaciones agudas", destacó en conversación con la agencia de noticias Télam.

Además, aseguró que el medicamento actúa sobre la respuesta inflamatoria del paciente y que tuvieron casos de enfermos que se curaron en su hospital a pesar de que la mortalidad es muy alta cuando ingresan a cuidados intensivos. Sin embargo, advirtió que los pacientes deben ser tratados a tiempo, dado que este tratamiento puede no resultar efectivo si es suministrado demasiado tarde.

Por otro lado, el jefe de Enfermeros del Hospital Universitario de Sheffield (Inglaterra), Joans Pons Laplana, también consideró que el ensayo de Oxford es una buena noticia porque fue uno de los primeros tratamientos que, según pudo apreciar, está dando resultado. A su vez, aclaró que sólo se encarga de aplicar el tratamiento y pedir la autorización al paciente, dado que el Hospital de Sheffield también fue parte del ensayo con la dexametasona de la Universidad de Oxford.

Según el enfermero, la mortalidad es muy alta entre los pacientes que ingresan con coronavirus a la unidad de cuidados intensivos y aseguró que con este tratamiento el índice se redujo, así como el tiempo de internación, algo que consideró crucial para una rápida recuperación.

Sin embargo, agregó que, si bien este medicamento generó esperanza, "la solución es la vacuna", además de otros tratamientos como el de plasma sanguíneo con el que se está ensayando en hospitales públicos británicos y que también se utiliza en la Argentina. "Estamos trabajando con otros ensayos como el plasma que se extrae de la sangre de voluntarios que ya tuvieron el virus y tienen anticuerpos y se aplica a pacientes con Covid-19", indicó.

Pons Laplana también es voluntario en la investigación de la vacuna contra el coronavirus de Oxford y se infectó con la cepa del virus hace casi tres semanas. "Ahora estamos esperando que alguno de los 15.000 voluntarios demos positivo por coronavirus. Oxford necesita que nos contagiemos de manera natural, para saber si la vacuna es efectiva", subrayó.

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?