Sorbetes personales: una alternativa higiénica y sustentable para prevenir contagios

Sorbetes personales: una alternativa higiénica y sustentable para prevenir contagios

La idea proviene de dos mendocinas que buscan cambiar costumbres para que las personas no utilicen grandes cantidades de plástico y del mismo modo eviten maneras cotidianas de contagio de coronavirus.

Diego Gubinelli

Ecomanía es un emprendimiento llevado a cabo por dos mendocinas que buscan ofrecer alternativas sustentables. En este caso, el objetivo principal es reducir el uso de plásticos mediante eco-sorbetes reutilizables y personales. De esta manera se logra un impacto ecológico y, a su vez preventivo, a la hora de considerar que en el marco de la reapertura de locales gastronómicos en Mendoza. 

El consumo de bebidas en vasos en restaurantes implica que estos son utilizados y manipulados por muchas personas, a pesar de ser higienizados constantemente.

“Entregamos nuestros sorbetes en bolsas de lienzo elaboradas por nosotras, las cuales también son reutilizables y cuya etiqueta –en vez de ser de papel tradicional- es de papel plantable”, contaron Sol y Karen al referirse al material utilizado para armar los eco-sorbetes. Además, agregaron que los mismos son hechos de metal y que pueden ser reutilizables, lavables y fáciles de
portar.

La iniciativa comenzó siendo una fugaz idea para reducir el uso de plásticos, pero con el tiempo, este par de jóvenes quisieron mostrarle a la población acerca de la importancia que tiene ser parte de la “eco-movida”.

“Llega un momento en el cual hay que comenzar a realizar cambios en nuestras acciones diarias. Hay que aportar un granito de arena”.

EL dúo expresó que si bien el emprendimiento comenzó teniendo una mirada que abarcaba en su mayoría a la situación ecológica vivida día a día, la emergencia sanitaria también forma parte de la exposición de esta nueva posibilidad para afrontar la “nueva normalidad” en restaurantes y bares de la provincia.

“Al margen de lo que sucede con el coronavirus, consideramos que es una buena opción para preservar la higiene, tanto en casas como bares o restaurantes. Al ser un producto destinado al uso personal, genera un nueva costumbre que a la larga puede combatir contagios”.

Karen y Sol han comenzado a ofrecer su producto en cafés y otros locales, para así poder dar a conocer su idea que -a pesar de su simpleza- ayudaría a que los mendocinos y mendocinas contribuyan con la prevención de la enfermedad a través de pequeños detalles.

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?