Confesionario en modo pandemia: qué y cómo buscamos cuando googleamos

Confesionario en modo pandemia: qué y cómo buscamos cuando googleamos

El aislamiento social obligó a suplantar el ida y vuelta con afectos, compañeros de trabajo o conocidos con la búsqueda de respuestas en el mundo virtual. Las emociones se sublimaron ante un interlocutor online. Por suerte, reabrieron los cafés, nuestros templos profanos.

Rubén Valle

Rubén Valle

#Maridaje > Musicaliza esta columna  Gogo Penguin con Don't go

En tiempos de aislamiento forzoso, donde hasta las iglesias y los templos estuvieron cerrados para dejar afuera al acechante Covid, el confesionario de Google permaneció abierto las 24 horas de los 7 días de la semana. Y gratis, vale acotar. 

En su libro Todo el mundo mienteSeth Stephens-Davidowitz (Estados Unidos, 1982), define al buscador de Google como "un confesionario". Para este economista y científico de datos, esa ventanita de búsqueda es una suerte de téster que filtra y mensura las inquietudes, temores, curiosidades y hasta las formas de la felicidad de millones de personas que por día lanzamos el anzuelo virtual en ese inabarcable océano de algoritmos.   

Lo que internet y la big data pueden decirnos sobre nosotros mismos es el subtítulo de un trabajo que revela, por ejemplo, que en un día común los seres humanos que solemos sondear en Internet terminamos acumulando ocho billones de gigabytes de datos. 

Según este exempleado de Google, esa impresionante cantidad de información (tanta que escapa al razonamiento del lego) dice bastante acerca de "quiénes somos, los miedos, deseos y comportamientos que nos impulsan y las decisiones conscientes e inconscientes que tomamos. De lo profundo a lo mundano, podemos obtener un asombroso conocimiento sobre la psique humana que hace menos de veinte años parecía insondable".

La botica 3.0

Desde el 20 de marzo, hora cero de la cuarentena en argentina, las búsquedas se dispararon previsiblemente hacia películas, libros, recetas de cocina ("pan" y "pizzas", a la cabeza), Netflix, videojuegos, deliverys y juguetes sexuales, que permitieran menguar el impacto inicial del aislamientoGoogle Trend, la herramienta que permite ver, comparar y analizar las búsquedas más populares en determinadas regiones del mundo, daba cuenta de hacia dónde se disparaba el ánimo del argentino medio. 

Esto, claro, en materia de entretenimiento, pero cuando hubo que ajustar clavijas en cuestiones laborales, con el teletrabajo como principal opción, temas como Zoom (la plataforma más utilizada para la educación a distancia), permiso de circulaciónexcepciones treparon en un tris al podio de las prioridades

En cuanto al insoslayable virus global, los más buscados en el arranque fueron los "obvios" que indicaba el manual sanitario: barbijo, alcohol en gel y lavado de manos.

También lo emocional jugó -y juega- un rol de gran importancia en el microclima digital. Las consultas en torno a la ansiedad o a la dificultad para conciliar el sueño casi se duplicaron, no sólo en la Argentina. Si se toman palabras sueltas que inundaron el buscador, como "miedo", "llorar", "muerte", "soledad", "meditar" o "triste, se percibe cuán sensible está la humanidad en esta época signada por el coronavirus

Con la reapertura de los cafés (en Mendoza el regreso más esperado fue este jueves), los que amamos ese ritual para filosofar de la vida con amigos o para usar ese ámbito como oficina portátil ad hoc, sentimos que estamos recuperando nuestro verdadero confesionario, ese que durante 70 días tuvimos que reemplazar forzosamente por Google.   

#ElResaltador

Puntos ciegos

  • "Creo que viene un tiempo políticamente muy rudo en el que los poderosos, amparados en la tiranía del bien (“lo hago por tu bien, sé lo que te conviene”) borrarán, durante tanto tiempo como puedan, los cuerpos de la escena pública. Quizás el periodismo podría ayudar a pensar esos puntos ciegos, a cuestionar a los poderosos que estarán más excitados que nunca ante una ciudadanía sumisa, aplastada por el pánico... No soy obediente y jamás le otorgo a nadie la potestad de decidir qué me conviene. No tengo claustrofobia de casa, pero sí de barrio, de ciudad".

{ Leila Guerriero, periodista y escritora, en Red/Acción }

#Solapa

Galimberti. De Perón a Susana, de Montoneros a la CIA, de Marcelo Larraquy y Roberto Caballero (Sudamericana, ebook, 696 páginas, $450)  

  • Galimberti es el retrato de un personaje inverosímil, que supo condensar en una vida todas las paradojas de dos épocas aparentemente irreconciliables: el ideal socialista de los 70 con el neoliberalismo de los 90. Es, asimismo, la oportunidad para reconstruir el relato de las cuatro décadas más intensas que vivió la Argentina del siglo XX, pero esta vez sin medias tintas, prejuicios, silencios, ni insinuaciones. Hombre de acción, carismático y paranoico, fue uno de los conductores más audaces y temerarios de aquellos años. Su vida extrema y absolutamente singular, con sus contradicciones, virtudes y miserias, es una herramienta única para comprender el tránsito entre las ilusiones revolucionarias y el pragmatismo capitalista. Larraquy y Caballero perforaron muros y desmontaron dogmas con el objetivo elemental de entender a un país a partir del ser humano, y escribieron esta monumental biografía, que es ya un clásico de la investigación periodística de todos los tiempos.

#Tuiteado

 

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?