Palos y balas de goma frente a un frigorífico de Quilmes

Palos y balas de goma frente a un frigorífico de Quilmes

Los empleados de la compañía Penta hicieron una olla popular en defensa de 250 puestos de trabajo. La Policía bonaerense desconcentró la reunión de forma violenta.

Facundo García

Facundo García

El Frigorífico Penta ocupaba a cientos de empleados, muchos de los cuales todavía no cobran los salarios de marzo. Por eso, y porque entienden que peligran 250 puestos laborales, los trabajadores habían organizado una olla popular que fue reprimida por la Policía Bonaerense en la tarde de este jueves.

Si bien no hubo detenidos, dos personas debieron ser trasladadas a un hospital. “Repudiamos el accionar policial y responsabilizamos al gobierno municipal y provincial por este ataque a los trabajadores que se organizan y luchan para que no queden en la calle 250 familias”, comunicaron los delegados. Hace dos semanas que Ricardo Bruzzese, el titular de la compañía, no permite el ingreso del personal a su lugar de trabajo. 

A su turno, la intendenta Mayra Mendoza salió a desvincularse del accionar policial, aunque a esa altura ya había recibido duras críticas. “De ninguna manera el Municipio de Quilmes avala la represión sufrida por los trabajadores y repudia la violencia como mecanismo de solución a este conflicto”, declaró.

Al cierre de esta nota, trascendió que varios agentes involucrados en los sucesos habían sido apartados de sus funciones para que se realice una investigación sobre el caso.

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?