El aislamiento aumentó el acoso virtual a niños y adolescentes

El aislamiento aumentó el acoso virtual a niños y adolescentes

Con el aislamiento aumentó el uso de redes y con ello hay más casos de acoso. Cómo prevenirlo y qué hacer ante un caso.

Redacción MDZ Online

Por Victoria Chales

Hace algunos días, la organización Grooming Argentina compartía números alarmantes sobre el sexo virtual entre adolescentes para contrarrestar la imprudente recomendación, sin distinción entre adultos y adolescentes, que hizo el Ministerio de Salud de la Nación de considerar la práctica del sexting para evitar el contagio de covid-19. En base a una encuesta a adolescentes entre 14 y 17 años, el informe reveló que el 35% de los consultados les han pedido, al menos una vez, que enviaran fotos o videos desnudos o con poca ropa y otro 35% de los jóvenes reconoció haber recibido videos o fotos íntimas por parte de un desconocido o de alguien que conoció a través de internet.

Ahora bien, hay que entender que el abuso o acoso sexual a chicos y la pedofilia no surgen con internet y las redes sociales, ya que estas son problemáticas que anteceden la existencia de estos espacios. Lo que sí sucede es que se constituyen en instrumentos capaces de potenciar los distintos tipos de abuso, incluso aquellos que pueden darse también entre adultos: ciberacoso, sextorsión o pornovenganza. El aislamiento social preventivo y obligatorio ha supuesto un aumento desproporcionado de nuestra vida digital.

Por eso, la cuarentena puede ser un caldo de cultivo ideal para delitos como el Grooming, entre otros.

 

¿Qué es el grooming?

Se denomina grooming a la situación en que un adulto acosa sexualmente a un niño o niña o adolescente a través de Internet. Los adultos que realizan este delito suelen generar un perfil falso en una red social, sala de chat, foro, videojuego o servicio de mensajería, en donde se hacen pasar por un chico o una chica y entablan una relación de amistad y confianza con el niño o niña que quieren acosar. Por eso, si bien se cree que el sexting es algo seguro en el que no se revela la identidad de la persona que comparte esa foto, texto o video, los especialistas aclaran que no se trata de una práctica ni segura, ni privada.

“El sexting, por definición, no es seguro ni privado dado que aunque la persona no muestre su cara en la foto, puede ser identificada mediante marcas, cicatrices, tatuajes, fondos de escena, espejos, etc. Por otro lado, los metadatos de las fotos pueden incluir cierta información sobre el propietario. Incluso herramientas de inteligencia artificial como la deep-fake pueden alterar la originalidad del contenido.Hablamos de la ausencia de concientización y perspectiva de la seguridad”, explica Hernán Navarro, de Grooming Argentina.

Desde la Fiscalía de delitos informáticos de la provincia, Santiago Garay afirma que estos son los delitos que aparecen con mayor frecuencia, muy por encima del grooming inclusive: ciberacoso, sextorsión, pornovenganza, pornografía infantil. De hecho, sobre este último mencionó que recién desde el 2018 está penada la tenencia de material pornográfico que contenga menores de edad y le suma “en la trinchera es lo que más vemos”.

¿Qué hacer en caso de detectarlo?

Uno de los errores más comunes cuando se descubre que un hijo o hija, amiga, sobrina o ser querido está es víctima de esta situación es querer “escrachar” al acosador en las redes sociales. Esta acción sólo conseguirá que el delincuente borre su huella.

Lo que recomiendan los especialistas son los siguientes pasos: primero no borrar ninguna conversación, ni contenido del dispositivo en el que haya elementos de prueba. Luego realizar capturas de pantalla que evidencien el accionar del groomer y alojarlas en otro dispositivo. No bloquear, ni denunciar al groomer en las redes sociales. Bajo ningún concepto hay que hacerse pasar por un hijo para engañar al acosador. Esta acción puede tener consecuencias si se iniciara un proceso legal ya que el engaño, seducción o acoso ya no es entre un adulto y un menor si no, que pasa a ser una acción entre dos adultos.

Acoso virtual, impacto real

En el 2019 desde Grooming Argentina se lanzó una aplicación para que puedas denunciar el acoso y abuso sexual en internet a niños, niñas y adolescentes. Se trata de GAPP y permite hacerlo de manera anónima. En esta app hay dos botones: uno te pone en contacto con un operador para asesorarte inmediatamente, y el otro para que en un formulario puedas completar la denuncia de forma anónima.

Existen otros conflictos derivados de la práctica del sexting. Muchas veces las personas comparten contenidos íntimos con alguien que conocen y tienen una relación. Cuando este vínculo se rompe, uno de los dos decide publicar ese contenido. Esto se conoce como pornovenganza o sextorsión. No se trata sólo de que las exhiba, si no de que el contenido que circula por Internet lo hará para siempre y esas imágenes volverán una y otra vez a perjudicar el honor de esa persona durante años. Además, muchas veces a esto lo acompaña una extorsión para no difundir ese contenido entre los contactos de la víctima o al público. La persona, en pánico, accede generalmente y vive este acoso y extorsión en silencio.

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?