Malvinas y cuarentena: el emotivo pedido del hijo de un excombatiente

Malvinas y cuarentena: el emotivo pedido del hijo de un excombatiente

A través de un posteo en las redes sociales, el hijo de un excombatiente instó a sus vecinos a cumplir con la cuarentena comparando la situación con la que le tocó vivir a su padre en la Guerra de Malvinas. "Hoy las balas y bombas son invisibles, pero quedándonos en casa no nos afectan", escribió.

MDZ Sociedad

MDZ Sociedad

Este 2 de abril se cumplen 38 años de la Guerra de Malvinas y la conmemoración nos encuentra en un contexto de cuarentena obligatoria debido a la pandemia de Covid-19 y, ante esto, el hijo de un excombatiente trazó un paralelismo entre ambas situaciones instando a la sociedad a hacer lo posible para superar este momento.

"En Malvinas veían llover balas y bombas. Hoy las balas y bombas son invisibles, pero quedándonos en casa no nos afectan. Seamos buenos soldados y, como ellos se quedaron en los pozos de zorros esperando al enemigo, nosotros quedémonos en casa para evitar que se aproxime”, escribió Diego Leandro Toro en la carta que publicó en el grupo de Facebook de su barrio de Moreno.

Su padre, Manuel Felipe Toro, estuvo en el Regimiento de Infantería Mecanizada 6 General Viamonte, Mercedes, y fue uno de los que pudo vivir para contar su triste experiencia en la guerra, aunque nunca volvió a ser el mismo. Prefiere mantener silencio y no cuenta demasiado a excepción de aquel día en que se rindió y lo tomaron prisionero. Se resbaló en el hielo y pensó que había quedado ciego o que había muerto porque no veía: sólo escuchaba a un compañero que le hablaba.

El ex combatiente Manuel Toro posa con uno de sus nietos

El hijo de quien estuvo en combate arengó a sus vecinos a cumplir con el aislamiento demostrando que lo que le tocó vivir a su padre no es nada en comparación a lo que nos toca a nosotros. "¿Sabés cuál fue su cuarentena?", "¿Querés saber cuál fue su entrenamiento?", "¿Y su compañía?" "¿Y su comida?", preguntó en el posteo.

"Su cuarentena fue en un pozo de zorro, con un papel y una lapicera con la que escribían cartas a la familia diciendo que estaban bien, aunque no fuera cierto. Con el acompañamiento de un camarada y su fusil, comiendo porquería y con la esperanza de no estar donde cayera una bomba", se respondió Diego tratando de que esa respuesta no sea solo para él.

Toro y un compañero horas antes de entrar en el conflicto armado

Finalmente homenajeó a quienes fueron soldados en el conflicto porque nos "enseñaron a amar la Patria" a pesar de no tener la opción de quedarse en su casa para salvar el país. "Simplemente pido consciencia. Esto no es joda, vecinos", concluyó.

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?