Importante: Mendoza y el uso de barbijos, ¿los usamos o no?

Importante: Mendoza y el uso de barbijos, ¿los usamos o no?

Hay demasiada información sobre el tema. Tanta, que a veces no sabemos qué debemos hacer. Un importante médico de nuestra provincia echa luz sobre el tema.

Cecilia Ortiz

Que hay que usarlos, que no, que a veces, mucho ruido y pocas nueces en cuanto al tema del uso de barbijos. Para sacarnos la duda recurrimos a un reconocido médico de nuestro medio, el Dr. Daniel Zuin, que además de neurólogo clínico, es profesor titular de neurología y master en neuro inmunología. Nos contó lo siguiente:

Desde el comienzo de la propagación de este virus desconocido, a fines del año 2019, en todos los ámbitos de la sociedad, especialmente en las ciencias médicas, hemos debido empezar a codearnos con la incertidumbre y la ignorancia. Aspectos vinculados a su biología, origen, transmisibilidad y epidemiología, cuadros de presentación clínica, complicaciones mayores, mortalidad y sobre todo tratamiento y aspectos preventivos, están siendo minuciosamente estudiados. Lamentablemente, su velocidad de propagación y relativa agresividad no dan tiempo para lograr un conocimiento cabal que nos permita tomar medidas o recomendaciones con fundamentos o, por decir de otra manera, dar recomendaciones basados en evidencias en casi ninguna de esas áreas. Casi no hay dudas que el aislamiento y distanciamiento social y las medidas de higiene corporal (especialmente manos) y de las superficies de contacto habitual son pilares para evitar o retardar la transmisión de esta infección viral.

En este contexto una de las controversias más importantes se ha dado en el campo de la prevención y específicamente en el uso de las máscaras faciales o barbijos. No hay discusión sobre que los mismos deben ser usados en el ámbito médico y paramédico que interactúa con pacientes confirmados con COVID 19 o con alta sospecha de serlo. También con sus contactos estrechos.

Para el resto de la población las recomendaciones de la Organización Mundial de la Salud y el centro de prevención y vigilancia de las enfermedades de USA (Centers for Disease Control and Prevention CPC) solo se justificaba para pacientes con sospecha de tener la enfermedad y para sus cuidadores. Y hasta el presente se aseveraba sin dilaciones que el uso de barbijo o mascara facial no estaba justificado en el resto de la población general. El argumento principal es que no hay evidencias que su uso sea beneficioso en esas circunstancias aunque cabe aclarar que tampoco hay estudios que demuestren que no sirven a tal efecto: Simplemente no hay estudios al respecto ni a favor ni en contra como ocurre con casi todo lo referente a Covid 19. En consonancia con estas entidades se han expedido hasta ahora los expertos de nuestro país.

¿Qué hay del uso de barbijo en Oriente?

Sin embargo esta no ha sido la conducta adoptada por todos los países del mundo, azotados por esta gran pandemia, en realidad muchos de los países de Oriente, especialmente China (cuna del paciente 0), Corea del Sur, Hong Kong, Japón, entre otros, han adoptado el uso universal y generalmente obligatoria del barbijo y/ o mascara facial en sus diversos tipos sin olvidar de enfatizar sobre el resto de las normas de prevención. La evolución (tasa de afectación y de mortalidad) de las pandemias en estos grupos de países Orientales pareciera, en un primer análisis, haber sido muy distinta que en Italia /España /USA. Las razones que han determinado estos hechos es seguramente multifactorial y de muy alta complejidad.

En este contexto, donde la medicina no cuenta con evidencias claras de estudios aleatorizados o con comparadores la experiencia en el mundo real no debería ser menospreciada. Sin entrar en otros factores la pregunta obligatoria es si el uso de barbijo universal, es decir para todos, puede haber jugado aunque más nos sea en forma parcial un rol importante en estos distintos y evidentes desenlaces (mejores resultados en Oriente!!!).

Cabe aquí mencionar que existe una publicación de tipo meta análisis muy seria realizada y publicada en Base de datos Cochrane Library sobre el uso de medidas preventivas en enfermedad infecciosas virales de transmisión respiratoria que concluye que el de uso Las máscaras quirúrgicas o los respiradores N95 fueron las medidas de apoyo más consistentes y completas. Por translocación siendo el coronavirus una virosis respiratoria es muy probable que este resultado se pudiera esperar también en esta virosis tan agresiva. Ante estas importantes evidencias sumada a la presión de algunos referentes de la comunidad médica y científica en USA y el resto del mundo desde hace varios días aparecen publicaciones que hablan de un inminente cambio de postura en el uso de barbijo o mascarilla bucal en USA por parte de los entes oficiales, abogando por el uso universal de para todas las personas fuera de casa.

El 02 de abril del 2020 varias menciones periodísticas en El diario el País y en la cadena americana CNN anticipaban este hecho y con mayor énfasis, cerca de la medianoche, dieron por seguro que la administración de Trump estará dictando mañana las normas para el uso universal de cubrebocas en toda la población de Estados Unidos al salir de casa (aun con barbijos de construcción casera).

La evidencia científica, aunque indirecta y escasa, y la experiencia en el mundo real así lo exigen.

¿Significa esto que lo que se hizo hasta ahora o se pregonaba como normas de prevención eran equivocadas? Absolutamente, no. El buen uso del barbijo o mascarilla facial será una norma más y no deberá hacernos descuidar ni por un segundo de los demás consejos preventivos tales como el distanciamiento social o aislamiento según corresponda, la limpieza profunda del hogar y lugar de trabajo y las medidas de higiene corporal (lavados manos y cara con agua y jabón).

¿Y ahora en la Argentina qué?

Ayer también apareció una publicación en el diario La Nación sobre el uso de barbijo y su uso masivo en la republica Checa, sobre la cual las autoridades sanitarias locales volvieron a refutar argumentando la falta de evidencias sobre el uso masivo de barbijos invocando las recomendaciones internacionales. Es indudable que el comité sanitario de crisis y asesoramiento sanitario nacional y también los regionales, cuyo comportamiento ha sido excelente a la fecha, deberán realizar un rápido y exhaustivo análisis de esta situación para anticiparnos y poner medidas en marcha a fin de:

- Estudiar la posibilidad de recomendar el uso obligatorio de mascara o barbijos cuando y donde exista transmisión comunitaria del coronavirus

- De ser positiva la anterior realizar una campaña para concientizar sobre uso correcto , ventajas y desventajas del barbijo

- También implementar rápidas medidas para aumentar la producción de barbijos y mascaras faciales de todo tipo a fin de poder asegurar el acceso a toda la población que así lo requiera. (ver modelo Checo)

Quizás la correcta implementación, si es que es necesario, de este recurso de bajo costo nos ayude a mejorar las perspectivas sobre el control de esta terrible pandemia que hoy nos toca enfrentar a todo el mundo y especialmente a nuestro querido país.

Siempre es bueno recurrir a información fundamentada en datos científicos y hechos comprobados. Como siempre digo, antes de tomar por cierta cualquier afirmación, debemos preguntarnos quién lo dice y de dónde obtiene los datos. El doctor Zuin, sin lugar a dudas, es una fuente confiable y aporta conocimientos sustentados por bases científicas.

Además, el doctor, generosamente ha compartido su mail por si ha quedado alguna duda:  drzuin@gmail.com. Agradecemos su valorable aporte.

Lic. Cecilia C. Ortiz / Neuropsicóloga / licceciortizm@gmail.com 

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?