Angustia y temor al estigma: cómo viven los mendocinos internados por coronavirus

Angustia y temor al estigma: cómo viven los mendocinos internados por coronavirus

Hasta ahora se han detectado 14 casos en Mendoza. Dos de ellos están en terapia intensiva. El resto está en buen estado de salud y a la espera del alta. MDZ habló con algunos de ellos y con familiares. El aislamiento y el temor al "estigma" son las principales preocupaciones.

Pablo Icardi

Pablo Icardi

Aislados de sus familias, con mínimo contacto con médicos y enfermeros, sin fecha de salida segura y con temor a ser estigmatizados. Los mendocinos que tienen coronavirus viven con vaivenes anímicos una situación inédita para ellos, como lo es para todos quienes contraen el virus.

MDZ habló con personas que fueron contagiadas y están aisladas y con familiares. Y en sus relatos hay dos temas que llaman la atención. Uno de ellos es el temor al estigma, a recibir algún tipo de repudio o rechazo social por tener el virus. Las personas que hablaron con MDZ marcaron el mismo temor, en base a lo que ocurrió en San Juan y también a versiones erradas de redes sociales.

La otra inquietud tiene que ver con el aislamiento y las dificultades para conectarse. Incluso hay quienes no tienen síntomas desde hace muchos días y han solicitado internación domiciliaria, cuestión que por ahora no es aceptada en el protocolo de Mendoza.

Una de las familias consultadas por MDZ aseguró temer por la seguridad y la intimidad debido a las “versiones” que circulaban por las redes sociales. Ese temor tiene algo de fundamento: cuando se conocieron los primeros casos en Mendoza, hubo informaciones falsas que circularon sobre supuestas violaciones a la cuarentena que tuvieron quienes habían sido diagnosticados. “Lo más difícil es el aislamiento y la falta de información”, explicó un familiar, quien no puede tener contacto directo con quien está internado. Sí hay diálogo a través del teléfono celular. “Incluso no lo visitan casi médicos. Es casi nulo el contacto humano”, explicó.

Parte médico

En Mendoza hay 14 personas diagnosticadas con coronavirus, una de las cuales falleció. En ese grupo hay diversidad de edades y también de origen del contagio. Hasta ahora hay personas que se contagiaron en Brasil, Chile, Perú, México, España, Italia, Alemania y un crucero que recorría el caribe.

Hay una de las personas cuyo nexo epidemiológico aún no está del todo claro. Es una mujer que no viajó a ningún lado pero fue anfitriona de un contingente de una iglesia evangélica de Brasil. Suponen que alguien de ese grupo la contagió, pero no está identificado. Otra mujer que llegó desde Perú también había presentado dudas. Aunque fue internada esta semana, había arribado a la provincia el 13 de marzo. Desde entonces había sido alojada en un hotel alquilado por el Estado para el aislamiento de viajeros. 

De las personas que están internadas hay dos que están en terapia intensiva. Se trata de una mujer de Tunuyán que ingresó ayer al Hospital del Carmen. La otra persona que está en esa situación es el artista Juan Giménez, que continúa en terapia en el Hospital Central.

El resto está en buen estado de salud, muchos de ellos esperando el alta. En ese sentido, la mujer cuyo caso fue el primero en Mendoza está en proceso de alta: ya le dio negativo en primer test y si en 24 horas vuelve a tener el mismo resultado, saldrá del hospital.

Una situación similar viven otros pacientes, que están asintomáticos y a la espera de que se confirme que no tienen el virus y desarrollaron anticuerpos. El protocolo indica eso: tras dos semanas y si no hay síntomas, se realiza nuevamente el test. Si da negativo, se hace otra contraprueba. Solo así se otorga el alta.

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?