La embajada argentina en Perú teme por la salud de los varados

La embajada argentina en Perú teme por la salud de los varados

Así lo dijo la jefa operativa de esa sede diplomática, Mónica García, a MDZ Radio. Las zonas que más preocupan son el Norte y Cusco, que carecen de infraestructura sanitaria.

MDZ Sociedad

MDZ Sociedad

Mónica García, encargada de negocios de la Embajada Argentina en Perú y actual jefa en los hechos de la sede diplomática, blanqueó hoy su preocupación ante un eventual contagio de coronavirus de los argentinos varados en las zonas más precarias.

"Nos preocupa Cusco y la zona norte. Esta es una zona muy bonita pero la infraestructura es de vacaciones. No hay seguridad sanitaria. Estamos buscando la forma de sacar a la gente del norte. Pero hay pocas posibilidades de salir", señaló García al programa de MDZ Radio "Con qué derecho".

García comanda las acciones de la Embajada debido a la ausencia en Lima del embajador designado, Carlos Chacho Alvarez, para quien todavía no se emite el decreto de designación.

Además, Álvarez, quien tiene 71 años y algunos problemas de salud preexistentes, es población de riesgo de contraer coronavirus. Por lo tanto, toda la tarea de repatriar o asistir a argentinos varados en Perú recae en García y un equipo que no alcanza para satisfacer la demanda: ocho personas para atender a más de 1.300 argentinos varados, en total.

En Perú, además, no existe otra sede diplomática que no sea la de Lima. Entre los problemas más candentes para García y su equipo aparece la repatriación y/o contención de los 190 argentinos que siguen varados en el norte del país.

"El problema es más complejo que en Argentina porque las medidas son más estrictas. Hay restricciones para la movilidad interna y no se puede acercar la gente a Lima porque está prohibida la circulación", explicó.

García aseguró que los argentinos tienen una forma de contacto sistemático con la Embajada a través de Facebook pero recalcó: "Somos solo 8 funcionarios y no podemos tomar contacto personalizado".

"Colgamos un formulario para elaborar una lista de vuelos de repatrio que no son tan fáciles de hacer por las restricciones y la falta de recursos", agregó la diplomática.

Perú ha estado en la agenda nacional con vuelos de aviones Hércules y de Aerolíneas. Pero el problema subsiste en Lima (600 varados) y las zonas de infraestructura sanitaria más precaria.

"Se incorporan cada vez más personas" recalcó,  y dijo que en el norte "hay 190 argentinos desde Tumbes a Trujillo en más de 300 kilómetros de costa. El agravante es el toque de queda desde las cuatro de la tarde".

No supo precisar si el decreto de cierre de aeropuertos que rige hasta hoy (313/2020) se va a prorrogar y explicó que la adopción de otras soluciones (por ejemplo, operativos humanitarios con aviones de Aerolíneas Argentinas) para los varados la exceden.

Dijo además que los menores de edad, los mayores y quienes tienen  enfermedades preexistentes, además de las personas varadas en zonas con dificultades de tipo sanitario, tendrían prioridad en los vuelos de repatrio del futuro. "Nos preocupa que la gente vulnerable pueda contraer el virus", aseguró.

Hasta ahora, unas 50 personas recibieron alojamiento de la Embajada en Lima, pero García es consciente de que esto no alcanza. "No hay forma de asistir. Pero no es abandono. Hacemos lo posible con ocho personas y el personal de la embajada no duerme hace 20 días", agregó sobre las limitaciones de la embajada argentina en Perú.

Escuchá la entrevista completa en "Con qué derecho".

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?