Pandemia

Cómo es dar a luz en tiempos de coronavirus

Aislamiento, protocolo ante casos sospechosos de Covid-19, cuidados de la madre y del recién nacido. Así funciona el servicio de maternidad en Mendoza hoy.

Felicitas Oyhenart
Felicitas Oyhenart viernes, 27 de marzo de 2020 · 06:30 hs
Cómo es dar a luz en tiempos de coronavirus
Créditos: Pixabay Foto: Archivo MDZ

El avance del coronavirus en el mundo hace colapsar los sistemas de salud de muchos países. Por ello en Argentina, siguiendo la experiencia de aquellos países en los cuales los primeros casos de infección por el virus aparecieron hace meses atrás, se han establecido directrices para proceder en cada área de la salud.

También en los sectores destinados a las mujeres embarazadas, partos y recién nacidos se han determinados desde nación estrictos lineamientos destinados a la prevención de la propagación del COVID-19.

Según la Organización Mundial de la Salud aún no hay pruebas de que las embarazadas corran mayor riesgo de enfermedad grave que la población en general.  Sin embargo, desde la organización advierten que debido a las transformaciones que experimentan los cuerpos de las mujeres embarazadas y sus sistemas inmunitarios pueden verse gravemente afectadas por algunas infecciones respiratorias. Respecto a los cuidados que deben tener para evitar contraer el virus, las embarazadas deben tomar las mismas precauciones que el resto de la población para evitar la COVID-19.

La OMS informa que aún no existen pruebas sobre la posibilidad de que una mujer embarazada pueda transmitir el virus a su feto o bebé durante el embarazo o el parto. Hasta el momento, no se ha detectado al virus en muestras de líquido amniótico o leche materna. Sólo se ha registrado un caso de transmisión vertical (de madre a recién nacido), el  mismo se registró en Japón.

En primera persona

Denis Pena fue madre por segunda vez hace pocos días, tuvo una cesárea programada en la Clínica de Cuyo y describe cómo vivió todo.

“En mi caso la semana anterior a la cesárea fue una locura. Los estudios prenatales los suspendieron, nos costó mucho encontrar lugares para hacerlos. Hasta el día previo no pudimos relajarnos”, cuenta la madre.

“Mi bebé nació el jueves y el sábado siguiente en la mañana nos dieron el alta porque esperaban que ingresaran pacientes sospechosos de covid-19 en la clínica. Nos apuraron el alta, le sacaron sangre a la bebé y nos mandaron a casa diciéndonos que los resultados los enviaban por mail”, relata Denis. Fuera de la pandemia la madre y el bebé deben esperar los resultados mientras están internadas y luego pueden irse a sus hogares. 

En la casa los tres -mamá, papá y la bebé- se encuentran aislados. "Somos una familia ensamblada y los hermanitos están en casa de sus respectivos progenitores, todavía no conocen a la bebé", explica la mamá de la recién nacida.

Respecto a los controles puerperales Denis contó que posiblemente su obstetra la visite en el domicilio para sacarle los puntos de la cesárea, así evita mayor exposición en la clínica y que se movilice. En cuanto a los controles de la bebé con el neonatólogo la reciente madre explicó que tuvo que buscar un pediatra que realice consultas por whatsapp, ya que en la clínica solo atienden casos de emergencias.

“Menos mal que no soy madre primeriza, sino sería muy difícil llevar todo esto”, expresó Denis.

Organización del sistema de salud materno infantil provincial

Para aclarar las dudas de muchas mujeres que están embarazadas y sus parejas que las acompañan, MDZ dialogó con doctora Mónica Rinaldi directora de Maternidad e Infancia de la Provincia.

“Por el momento tenemos organizado como referencia el Hospital Lagomaggiore y en el sur el Hospital Schestakow. Estos son para los partos y cesáreas para embarazadas con sospecha de Covid-19 o que hayan estado en contacto con alguien sospechoso, que haya viajado o  tenido contacto con alguien que viajó”, aclaró la funcionaria.

En estos casos se sigue el protocolo del Ministerio de Salud. La persona se comunica previamente por teléfono a las líneas habilitadas para coordinar que la busque una unidad. Desde la Dirección de Epidemiología coordinan con ella. Si la mujer no tiene obra social se la traslada al Hospital Lagomaggiore o Schestakow, sino cada obra social establece a qué hospital o clínica privada será trasladada. Si la embarazada no está en trabajo de parto y presenta síntomas se procede de igual manera que cualquier paciente.

En los casos sospechosos cuando nace el bebé, la madre queda aislada en una habitación y el recién nacido es llevado a neonatología en observación, hasta que a la mamá le de los dos test de prueba de Covid-19 negativos. Respecto a la lactancia materna es por extracción de leche a través de un sacaleche, la madre no puede dar de mamar durante ese período de tiempo.

Sanjasy, Pixabay

Al bebé se le realizan las dos pruebas, si las mismas dan negativas el recién nacido se puede ir de alta al cuidado de un familiar. Mientras que la madre seguirá internada a la espera de los resultados o en caso de dar positivo el test.

“Nosotros nos guiamos por las recomendaciones de Nación, que difieren a la de las OMS. La madre tiene que estar aislada del niño y la lactancia debe ser con sacaleche”, aclara Rinaldi. Por su parte, la Organización Mundial de la Salud recomienda que la madre tenga en brazos a su bebé y tener contacto con él piel con piel. 

Las  directrices con las que trabajan en la provincia están sujetas a modificaciones de acuerdo a la dinámica epidemiológica de la situación, es una evaluación constante. En el caso de que no se cuente con habitaciones donde aislar por un lado a la madre y por el otro lado al bebé, se lo puede dejar en la misma habitación a 2 metros de distancia y con medidas de aislamiento respiratoria y de contacto de ser necesario.

Las visitas son restringidas. Durante la cuarentena obligatoria está prohibido circular o desplazarse por las calles. ¿Pero qué sucederá después? Se extremarán las medidas en el área maternidad para que no hayan pacientes en circulación. Mientras continúe la pandemia, sólo estarán autorizados a ingresar el padre y la madre, las visitas de hermanos y abuelos están prohibidas. 

“Esto es dinámico está sujeto a modificaciones según el aumento de casos. Hoy la madre se puede internar con el padre, el mismo tiene que tener todo el equipo de bioseguridad, pero no sabemos qué puede pasar más adelante”, explicó la directora de Maternidad e Infancia de la Provincia.

¿Qué sucede con las consultas y los estudios prenatales y postnatales? Según la Organización Mundial de la Salud las rutinas médicas pre parto y post parto no se deben ver modificadas, inclusive en aquellas mujeres afectadas por el COVID-19. Desde la Dirección de Maternidad y Infancia la recomendación es hacer los mínimos controles o sólo los que sean necesarios por urgencias o emergencias. Y, como en todos los casos, una captación precoz del embarazo, los 5 controles prenatales que son los estrictamente necesarios. 

Todos los hospitales o clínicas, tanto públicas como privadas, deben seguir los lineamientos establecidos desde el Ministerio de Salud de la Nación. Otorgar los turnos de embarazadas cada 40 minutos  y en sala de espera aguardar con un metro y medio de distancia entre pacientes.

En muchos centros de salud de la provincia se decidió separar por horarios y sectores a los pacientes según edades y patologías, es por eso que en algunos lugares las embarazadas y recién nacidos asisten a las consultas sin tener contacto con los demás pacientes.  

Según la OMS toda mujer embarazada tiene derecho a una experiencia de parto segura y positiva que implica:

  • Ser tratada con respeto y dignidad;        
  • Estar acompañada por una persona de su elección durante el parto;     
  • Comunicación clara del personal del servicio de maternidad;
  • Estrategias adecuadas de alivio del dolor;
  • Movilidad en el trabajo de parto, de ser posible, y elección de la postura del parto;
  •  Las cesáreas se deben llevar a cabo únicamente cuando estén médicamente justificadas. 
Archivado en