Coronavirus: seamos superhéroes, no idiotas

Coronavirus: seamos superhéroes, no idiotas

Salvar el mundo nunca fue tan fácil. Lo único que hay que hacer es no salir de casa. ¿Tendremos ese superpoder o nos dejaremos llevar por el egoísmo?

Francisco Pérez Osán

Francisco Pérez Osán

La triste realidad es que en el mundo nunca existieron los superhéroes. Sí, tenemos muchas historias de grandes personajes que moldearon el futuro del planeta -algunos incluso en esta parte olvidada del mundo-, pero no hay nadie que pueda volar, ni que tenga fuerza sobrehumana, ni que se ponga verde y musculoso cuando se enoje...

Sin embargo, ahora que el mundo se enfrenta a una situación nunca antes vista, todo cambió. La pandemia del coronavirus y su rápida expansión no tienen comparación con nada de lo que haya pasado antes, y presenta, entre todo lo malo, una oportunidad única: nos puede transformar a todos en esos superhéroes que sólo existen en los cómics.

Hay que reconocer desde el vamos que el superpoder que el coronavirus requiere para ser combatido no es particularmente impresionante: quedarse en casa por el mayor tiempo posible. No salir a menos que sea totalmente necesario. Pero por otro lado, salvar el mundo nunca fue tan fácil. Es verdad, "salvar el mundo" capaz que es una exageración, pero engloba todo lo que conseguimos simplemente por el hecho de salir lo menos posible a la calle: cuidar a nuestros ancianos, a las personas con problemas de salud y a todos los trabajadores que están en los hospitales intentando frenar el avance del virus.

Hay que quedarse en la Baticueva.

Así planteada, la opción a elegir no parece ni remotamente peleada. Quedarse en casa es infinitamente mejor que salir y poner en riesgo a quienes no tienen las defensas necesarias para pelear contra el coronavirus. Entonces, ¿por qué son tan comunes las fotos y videos de personas rompiendo la cuarentena? Superhéroes o idiotas, no más.

No hace falta que seamos Ironman sacrificándose por la humanidad contra Thanos. Podemos ser Batman simplemente mirando su computadora en la Baticueva, o Superman durmiendo la siesta en la Fortaleza de la Soledad. Lo único que tenemos que entender es que hay que salir lo menos posible a la calle.

Lo único que hay que tener en estos momentos de incertidumbre es un poco de sentido común. Otra vez, no es el superpoder más vistoso de todos, pero en este caso podemos parafrasear a una de las mejores películas de superhéroes de todos los tiempos.

"No es el superpoder que merecíamos, pero sí el que necesitábamos". Quedate en casa.

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?