La Policía ya está en las calles para que la gente cumpla la cuarentena

La Policía ya está en las calles para que la gente cumpla la cuarentena

Controles policiales en los principales accesos y puntos estratégicos de la Ciudad y el Gran Mendoza ya están deteniendo a los vehículos para conocer los motivos de la circulación. Aquellos que sin justificación violen la cuarentena total arriesgan una pena de hasta dos años de prisión.

Pablo Villarruel

Pablo Villarruel

Luego de que el presidente Alberto Fernández dictara la cuarentena total en todo el país, las fuerzas de seguridad ya se encuentran en las calles de Mendoza y los principales accesos a la ciudad para controlar que las personas cumplan con el aislamiento y que los que estén circulando lo hagan únicamente por alguna de las razones justificadas.

El control de José Vicente Zapata y Salta

Uno de los principales controles policiales está ubicado en la intersección de José Vicente Zapata y Salta, en el principal ingreso a la ciudad para todos aquellos que provienen del este de la provincia. Allí varios efectivos dispusieron una serie de conos para que los automovilistas detengan la marcha y sean consultados sobre los motivos de su tránsito.

Otro de los controles, aunque de una escala menor al mencionado, está ubicado en la esquina de Colón y San Martín, ya en el corazón de la ciudad. En ese lugar los policías presentes también están deteniendo los vehículos para interrogar a los conductores, pero con menos asiduidad que en el de unas cuadras antes.

Pero la fuerza provincial no solo está realizando este tipo de tareas, si no que también está patrullando las calles de a pie, en bicicleta y desde varios móviles en los que a través de un megáfono ordenan a los transeúntes a que respeten el aislamiento social y permanezcan en sus casas para disminuir el contagio de coronavirus.

Esta labor también está siendo secundada por preventores y personal de Tránsito de la Municipalidad de Capital, quienes también a bordo de un vehículo difunden el mensaje de que las personas deben cumplir con la cuarentena, como se pudo observar en varias calles del microcentro.

Estos controles y tareas de prevención sirven para mantener a raya a aquellos que no se toman en serio las recomendaciones de la Organización Mundial de la Salud respecto a la pandemia de Covid-19 ni la disposición vigente decretada por el Ejecutivo nacional.

Recordemos que los que violen la cuarentena obligatoria sin motivo justificado podrían llegar a ser penados con hasta dos años de prisión según los artículo 205 y 239 del Código Penal.

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?