Pandemia: así se trabaja en el aeropuerto en medio del alerta mundial

Pandemia: así se trabaja en el aeropuerto en medio del alerta mundial

La puerta de entrada a Mendoza que normalmente utilizan los turistas de todo el mundo hoy se encuentra casi desierto. Cómo funciona antes de un posible cierre para evitar contagios.

Francisco Pérez Osán

Francisco Pérez Osán

El Aeropuerto de Mendoza vive por estos días algunas horas extrañas. Lo que hasta ahora funcionó como una puerta de entrada para miles de turistas de todas partes del mundo, hoy es una sala de espera para cientos de personas que no saben cómo volver a casa, y que ni siquiera pueden pasar su entrada.

Un trabajador de Aerolíneas Argentinas dio detalles de cómo es el día a día en el lugar, a horas de lo que puede ser un cierre por tiempo indeterminado. "Atendemos a muy poca gente, capaz que 200 personas por día", contó uno de los tantos jóvenes que siguen atendiendo en el Aeropuerto de Mendoza.

La situación para algunas personas es desesperada, ya que ya se cancelaron muchos vuelos internacionales, y hay turistas que todavía no saben cómo regresar a su país. "Muchos se quedan en la puerta porque no tienen pasaje para hoy. Si no viajan hoy, no entran", explicó el trabajador. Ayer, según se puede ver en la página del aeropuerto, despegaron varios vuelos a Chile. Hoy salió uno hacia Panamá durante la madrugada, pero ya se canceló un vuelo a Perú, país que cerró su espacio aéreo dejando a miles de personas varadas.

Quienes ingresen, según se confirmó ayer, deben hacerlo sin acompañantes, para disminuir las posibilidades de esparcir el coronavirus.

El trabajo diario también está trastocado. Dentro del lugar la mayoría del personal se maneja con guantes y barbijos, recomendados para quienes están en mayor riesgo de contagio, no así para la población en general. Los funcionarios de Sanidad, encargados de activar el protocolo si llega alguien con síntomas de la enfermedad -algo que sucedió ayer, por ejemplo-, y los integrantes de la Policía de Seguridad Aeroportuaria extreman los cuidados para no caer víctimas de un virus que ya causó más de 9.000 muertes a nivel mundial.

Los vuelos domésticos también se van apagando. Sólamente hoy ya figuran como canceladas 9 frecuencias hacia Buenos Aires, Córdoba y Neuquén. El domingo el gobernador Rodolfo Suarez pidió el cierre del aeropuerto, algo que se podría concretar en las próximas horas.

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?