Liliana Bodoc: a 2 años de su muerte, el homenaje de su hija Romina

Liliana Bodoc: a 2 años de su muerte, el homenaje de su hija Romina

Nacida en Santa Fe, pero criada en Mendoza y residente en San Luis, hace dos años, recién llegada de Cuba, donde había participado de su Feria del Libro, la Lili falleció producto de un infarto. El recuerdo.

Redacción MDZ

Redacción MDZ

Hoy se cumplen dos años de la partida de la genial escritora Liliana Bodoc, nacida en Santa Fe, pero criada en Mendoza y residente en San Luis. Recién llegada de Cuba, donde había participado de su Feria del Libro, la Lili falleció producto de un infarto. Escribio decenas de libros, entre ellos la famosa La Saga de los Confines y fue premiada, entre otras instituciones, por la Fundación Konex y la UNCuyo, que le otorgó el título de doctora Honoris Causa. 

Aquí, con fina pluma, su hija Romina le rinde homenaje a su memoria y legado, y también nos deja interesantes novedades, a través de este texto inédito: 

"Liliana Bodoc, la Madre de Los Confines, ya es la abuela y la hija de los confines. Es el clan, y la tribu. Es una cosmología literaria que pulsa y se multiplica. Es un devenir. Sus acciones poéticas continúan irrumpiendo sin aviso en libretas y cuadernos. En dedicatorias, y archivos de computadora. 

Dulce niña, que harás en ese país sin puntos cardinales, sin arriba y abajo, sin flojo y tirante, sin dulce y salado, con tu valijita cargada de sensatez”. En un cuaderno muy grueso dedicado a sus nietos, este breve texto corona una composición manual, con la imagen de una pequeña niña antigua, sentada con un vestido dorado y las manos cruzadas sobre su pecho. 

Como si la escritura brotara sin esfuerzo, como si se tratara de un dictado proveniente de otro sitio, Liliana desparramaba palabras con la naturalidad y frescura de quien escupe semillas de mandarinas en la tierra. Así, del mismo modo, con despojo y sin solemnidad, sus textos se repartieron y multiplicaron, se esparcieron y germinaron. Por eso, para él buen observador, su narrativa se manifiesta de manera inclasificable y ubicua, más allá de todos los formatos, como palabras salvajes e indómitas, como buena hierba del monte. Por eso también, para los hacedores, los discípulos, los pregoneros de su mensaje, queda todavía un inmenso trabajo por hacer. Un trabajo que es tangible e intangible, ordenado y desordenado, modesto y complejo. 

Liliana y Romina, hace años (Foto Facebook). 

 ¡En la acción está la bendición! Las palabras de Lili ayudaron a materializar un comienzo, quizás el más urgente y, seguramente, el más obvio. Con este propósito en la mente y el corazón durante este año se publicará “Una versión de Dios” de editorial Guadal. Un libro-álbum inédito para jóvenes y adultos que va a presentarse en la próxima feria del libro en Buenos Aires. Una criatura que es un libro, un pedazo de la existencia, un oráculo. También hacia fin de año la versión inconclusa de Tiempo de Dragones III, “El Tiempo Perforado”, saldrá a la luz de la mano de la editorial Random House. Un epílogo conjetural literario, un ensayo de final a dos voces continuará con aquella melodía inacabada. 

 Como si resultara de un conjuro, o de un acto de entrega, la literatura de Liliana se despliega como un paisaje abierto. Acaso porque logró trascender los límites de su sudor y su piel, porque sus libros desdibujaron su condición de objetos para transformarse en una experiencia, en un modo de percibir el mundo, de actuarlo y nombrarlo. El universo de los confines no tiene fin".

Romina Bodoc  
 

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?