Entrevistas 3.0

Una app "envasada en origen" para generar y multiplicar el trabajo

Su creadora, Federica Polizzi, cuenta cómo surgió YListo, la aplicación que ofrece servicios y oficios de manera confiable, garantía asegurada y buen precio. Junto a Ailén Fermani y Natalia Pochettino, también estudiantes de Diseño en la UNCuyo, fueron premiadas y ahora van por más.

Rubén Valle
Rubén Valle domingo, 20 de diciembre de 2020 · 07:08 hs
Una app "envasada en origen" para generar y multiplicar el trabajo
Federica Polizzi

Federica Polizzi (28), Ailén Fermani (25) y Natalia Pochettino (23) son tres estudiantes mendocinas que unieron energías y talento sub 30 para crear YListo, una aplicación destinada a unir a quienes buscan servicios y oficios con aquellos trabajadores autónomos dispuestos a responder con lo que saben.La consigna, aclaran, es que sea de manera confiable, calidad asegurada y buen precio.

Este equipo viene de consagrarse ganador del Certamen Emprende U que organiza el Área de Desarrollo Emprendedor de la UNCuyo, entre unos 60 trabajos presentados y evaluado por un jurado de expertos. Como premio económico obtuvieron $50.000 que desde ya las impulsa a hacer crecer a su criatura tecnológica. 

En el año pandémico, las tres creadoras de la app se propusieron "desarrollar una propuesta innovadora que genere impacto, trabajo y aporte al desarrollo productivo de nuestra provincia y país" y el resultado está a la vista, aunque todavía no en el mercado. 

Con el reconocimiento alcanzado, no son pocos los que avizoran un futuro promisorio para estas estudiantes de la carrera de Diseño Gráfico de la Facultad de Artes y Diseño de la UNCuyo.

Precisamente para saber qué marca el GPS del trío creativo, aquí va un ida y vuelta con Federica Polizzi. una de sus integrantes y vocera ad hoc. 

- ¿Cómo surgió Ylisto, cuál fue su disparador? ¿Desde el vamos el equipo estuvo integrado por ustedes tres?

-YListo surge vinculando dos realidades. Por un lado, que el desempleo alcanzó el máximo en 15 años, que cada crisis económica agrega una nueva suma de trabajadores informales y que la tasa de desocupación en lo que va del 2020 llegó al 13,1%. Por el otro, la dificultad que tienen las personas para contratar trabajadores autónomos y de oficios. Al principio de YListo solo estaba yo, ya que comencé a dedicarme al diseño de experiencias de usuario, diseño UX UI. Ahí se me ocurrió la idea y la empecé a desarrollar. Luego para el concurso de Emprende U se sumaron Natalia y Ailén.

-Si tuvieras que definir en pocas palabras, ¿cuál es valor diferencial de esta app y su aporte en un contexto tecnológico donde hay tantas opciones y una competencia implacable?

-Los emprendimientos en el ámbito del software y la tecnología son en el mundo de hoy uno de los mayores creadores de riqueza y uno de los más grandes transformadores de la vida social. Pero además tienen la posibilidad de crear riqueza sin prácticamente necesitar otros insumos que los del conocimiento y la capacidad creativa. Esto presenta, para nuestro país, una de las mayores oportunidades de desarrollo con la que nos hemos encontrado en mucho tiempo. Así podemos ver cómo empresas como Globant o Mercado Libre, nacidas y desarrolladas en la Argentina, hoy representan no solo industrias que valen cientos de millones de dólares sino que son de los mejores espacios para trabajar en el mundo. Y a fin de cuentas mejoran la vida de la gente. Puntualizando en YListo, hemos pensado varios beneficios diferenciales que tendrían tanto los y las trabajadoras de la app como así también sus usuarios. No queremos entrar en detalles para evitar cualquier tipo de problemas, ya que aún falta un tiempo para que salir al mercado.

"Queremos que YListo esté en el mercado a principios del 2021. Estamos formándonos en esa materia y haciendo todo para que pronto esté al servicio de las personas". 

-¿Qué significó para el proyecto ganar el certamen Emprende U? 

-Significa mucho ya que es un proyecto que mejora sustancialmente la vida de las personas. Pensar en la situación que tienen los trabajadores autónomos y de oficios, la complicación en conseguir clientes que no sean del boca en boca y también garantizar la seguridad de la gente y la confianza en el otro. Pensar en este tipo de solución para este problema y que haya sido reconocido y hayan podido ver el potencial de la idea, que genera trabajo, impacto y aporta al desarrollo productivo de la provincia y el país, nos genera mucha alegría y nos incentiva a desarrollarla y seguir en esta actitud emprendora. 

-El incentivo económico del concurso es de $50.000. ¿Tienen pensado con ese dinero llevar el proyecto a una nueva etapa?

-Sí, totalmente. Todo ayuda para que YListo sea una realidad y esté en el mercado lo más pronto posible. 

-En el año de la pandemia, la tecnología tuvo un rol clave para todo y todos. En el caso de ustedes, ¿en qué ayudó o cómo hicieron para avanzar con el proyecto?

- Creo que nosotras somos una generación que estamos sumergidas en la tecnología. Casi todo nos lo resuelve la tecnología y este año quedó sumamente demostrado y todas las personas deberían poder acceder a ella. Es muy difícil pensar en soluciones que no sean tecnológicas ya que también trae una serie de beneficios que mencione anteriormente. En este año nos acostumbramos a hacer todo por una plataforma digital y no tener que reunirnos. Muchas veces nos ayudaba a poder conversar más seguido para organizarnos y avanzar. Creo que lo que más ayudó este año fue la optimización del tiempo ya que no trasladarse de un lado a otro nos ahorra tiempo y todo se hace mucho más inmediato. 

- Son una generación signada por la tecnología y el smartphone es hoy una base de operaciones para la mayoría de las cosas. ¿Tienen planes para seguir desarrollando aplicaciones u otras opciones similares a YListo?

-Por ahora le estamos poniendo toda la mente y energía a YListo. Seguramente si está la oportunidad seguiremos emprendiendo, pero queremos darle todo el enfoque a este proyecto y que se vaya expandiendo. 

-¿Cómo ven el avance de la economía del conocimiento en la provincia y el mundo? ¿Se sienten parte de ese movimiento cada vez más poderoso?

-Va creciendo, tal vez no a la par de lo que crecen las ideas y ganas de emprender pero se puede decir que va encaminado. Veo que hay mucha gente en Mendoza que tiene este espíritu, de hecho al concurso nos presentamos 60 equipos y era su séptima edición. Es decir que hay un gran caudal de jóvenes y personas que quieren emprender y colaborar con el desarrollo productivo de la provincia o crear empresas de triple impacto, teniendo en cuenta también a la ecología y sustentabilidad. El problema es que a veces a Argentina le hace falta darle un poco más de apoyo a estas actitudes y confiar en que pueden ser una parte fundamental en la reactivación de la economía. 

-¿Están dadas las condiciones para que los emprendedores se desarrollen en la provincia? ¿Hay apoyo real o una base para sustentar la gran cantidad de proyectos que generan los jóvenes profesionales?

-La realidad es que el emprendimiento digital es más difícil en la Argentina, tanto por la dificultad de conseguir buena tecnología, como por sus precios, la mala calidad de servicios tecnológicos y de internet. A pesar de esto, en Mendoza se llevan a cabo algunas acciones para facilitarle un poco la vida a los emprendedores y emprendedoras, como por ejemplo el Polo TIC, la incubadoras de empresa de la UNCuyo y que últimamente se vienen generando algunas leyes de apoyo a la economía del conocimiento. Algo muy importante es que mientras en algunas provincias la constitución de S.A.S (Sociedades por Acciones Simplificadas) está suspendida, en Mendoza hoy se puede constituir, lo cual es una facilidad muy grande para este tipo de emprendimientos y, sobre todo, para la búsqueda de capitales para concretarlos.

Archivado en