Habló Luque: "Diego necesitaba ayuda, pero él era quien decidía"

Habló Luque: "Diego necesitaba ayuda, pero él era quien decidía"

El médico neurocirujano de Maradona dio declaraciones a la prensa y se refirió al allanamiento de su casa, de su consultorio y a los últimos días del astro.

MDZ Sociedad

MDZ Sociedad

Este mediodía, el neurocirujano de Diego Maradona, que estuvo a cargo de su última cirugía y que desde ayer a la noche fue afectado por medidas de allanamientos en su casa y consultorio con el objetivo de investigar un posible homicidio culposo, brindó declaraciones a la prensa y detalló cómo fueron los últimos días del Diez y la relación que mantenían.

Respecto de su situación legal, en la que ha quedado imputado, Luque sostuvo que no está informado en detalle, "ellos (por el equipo de policías y de la Fiscalía a cargo) vinieron de un modo en que uno no espera".  Y a modo de lamento y reclamo, sostuvo que "después de haber trabajado por Diego como trabajé, no lo merecía".

Pese a ese lamento y a su desconcierto por la medida judicial del allanamiento, Luque dijo que "les dimos toda la información que necesitaron, después se verá en qué queda. Mucho más no puedo decir", sentenció en ese momento. Y agregó que "se llevaron la historia clínica con todas las actuaciones que yo hice, con los nombres de los profesionales que también asistieron a Diego".

"Les di todos los teléfonos. Me sorprendió, porque cuando yo llegué ya estaba la fiscalía trabajando, son procedimientos legales que yo desconozco, la parte legal yo no la entiendo", remarcó Luque.

Respecto de la dimensión mediática que ha tomado esta noticia, el neurocirujano dijo que "las cosas que se dicen yo no las puedo ni leer". Refiriéndose a Maradona, su punto de vista clínico fue que "Diego necesitaba ayuda, pero él era quien decidía. yo no podía decidir por él. Me echó un montón de veces, yo le hacía que el aceptaba o no aceptaba.

Incluso, deslizó un dato insólito aclarando que, por ejemplo, "lo acompañaba hasta al dentista, porque si no, no se sacaba la muela". Y arremetió contra sectores de la prensa que "hablan las estupideces". Porque "el sabía quién era yo --siguió, y agregó que--: por eso era el único que podía entrar (a su cuarto para verlo). El me decía, dale, Luque, que estoy bien, vamos para adelante, que esto es lo de siempre...".

Luego defendió su trabajo y acompañamiento en todo su último tiempo: "Todo lo que yo hice, lo hice de la mejor manera. Casi me tengo que agarrar a piñas con Diego para internarlo". De modo que "todos estuvimos reunidos, equipo médico y familia, para hacerle entender algo a él, porque nadie podía decirle qué hacer y qué no hacer".

Consultado por el alta médica, aclaró que Maradona no quedó internado más tiempo por el posoperatorio, ya que "la operación había salido bien, y luego de una operación, si todo está bien, al paciente se lo de de alta alas 24  o 48 horas". De manera sorprendente, confesó que, según el criterio médico, "un ataque cardíaco en un paciente como Diego es lo más común del mundo", e insistió en que había extendido "todo lo que se pudo la internación", pero que el deceso "nada tuvo que ver con la operación". 

Cuando contó detalles sobre el momento en que le avisaron que Maradona se había descompuesto, Luque (que no quiso decir quién lo había llamado) sostuvo que recibió "un llamado que me decía que Diego estaba mal, bue no reaccionaba, entonces llamé al jefe de Ambulancias para que enviaran un helicóptero porque parecía que estaba mal".

Por último, Luque se refirió al trabajo que venía realizando con Maradona, incluso antes de la operación: "Nuestro control era armarle el mejor equipo para controlar las pastillas y el alcohol. Todos hicimos lo mejor que se puedo". Por otra parte, cotejó sus medidas con las que acataba o no Diego. "El quería una vida que era mala, yo estaba acompañando todo, era la vida de él. El me decía 'Luque ya está, hasta dónde querés llegar'". 

Finalmente, digo sentirse "muy orgulloso por todo lo que hice por él y por su familia; atendía a Diego, a las hermanas, a todo su entorno". Y sentenció que "no veo culpables por ningún lado, creo que Diego abandonó la pela, yo lo veía muy triste. No lo abandoné, sólo necesitaba dejarlo respirar. Si de algo soy responsable es de amarlo y de mejorarle la vida hasta lo ultimo". Y refiriéndose al trabajo periodístico, aclaró que le "gustaría que busquen el contrapunto, porque est6án los que los que les gusta la sangre, pero también quienes buscan la verdad".

 

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?