Malvinas: así fue la misión suicida de comandos británicos en el continente argentino

Malvinas: así fue la misión suicida de comandos británicos en el continente argentino

El historiador y periodista Marcelo Larraquy acaba de publicar el libro "La guerra invisible", en el que repasa los costados ocultos del conflicto en el Atlántico Sur. Entre los documentos que encontró, están las pruebas de al menos cuatro operaciones comando de británicos en el área continental.

Facundo García

Facundo García

Desde su inicio, el conflicto de Malvinas fue relatado en función de diversos intereses. Los británicos ajustaron su versión, y los argentinos -gobierno militar de por medio- redactaron la suya. Pero como demuestra el periodista e historiador Marcelo Larraquy en su libro La guerra invisible (Random House), aún queda mucho por descubrir.

En diálogo con el programa El Permitido, de MDZ Radio, el investigador reveló algunos de los secretos mejor guardados de aquel enfrentamiento. Y contó, por ejemplo, que los súbditos de la Reina planearon una serie de operativos comando en pleno territorio continental argentino, lejos de las islas. 

"Una de estas operaciones fue una misión suicida -disparó Larraquy durante la entrevista-. Yo tomo la historia que cuenta un capitán inglés al mando de esa patrulla: le encomendaron la misión de explorar primero y luego atacar la base aeronaval de Río Grande, que era uno de los lugares por los que salían las incursiones aéreas argentinas. Y tenía lógica, porque ahí estaban los aviones Etendard y los misiles Exocet, además de ser el sitio en el que vivían los pilotos".

Gran Bretaña veía en los Exocet un gran dolor de cabeza. En aquel momento se trataba de armas de punta, capaces de disparar a un blanco que estuviera a 40 kilómetros. "Eso les dejaba a los buques enemigos un margen de 2 minutos para reaccionar. De lo contrario, recibían el impacto. Cuando Argentina comenzó a usar esos misiles, los británicos se alarmaron: no sabían cuántos más había y qué daño podían causar", contó Larraquy.

"La idea era entrar a la base y destruir todo lo que se pudiera. Eso incluía matar a los pilotos"

Fueron los Exocet los que sellaron el destino del destructor Sheffield. Si Argentina lograba otros golpes así, la logística y el desembarco de los británicos podía complicarse. "Por eso el centro de gravedad cambió hacia el continente", apuntó el historiador.

Y sería al interior del territorio, hacia la zona argentina continental, donde pondrían el foco los comandos. "En las bases estaban los misiles, los aviones y los pilotos. A este grupo de solo ocho hombres les encomendaron la misión de ingresar a esa base de Río Grande y destruir todo lo que pudieran. Eso incluía, eventualmente, matar a los pilotos".

Preparativos y un personaje misterioso

En La guerra invisible se detalla cómo se conformó esta patrulla de elite y quién era su líder, un capitán de 28 años que además de ser comando tenía una maestría en matemática y terminó renunciando a su ejército y rematando sus medallas. 

"El relato completo está en el libro, pero adelanto que el grupo se lanzó desde un avión Hércules en medio del Atlántico, para pasar más tarde a un buque auxiliar y de ahí seguir viaje. En total, estuvieron 12 días dando vueltas por Tierra del Fuego, buscando la manera de atacar la base".

Hasta el día de hoy, esta operación se mantiene como información clasificada

La operación fue ultrasecreta y hasta el día de hoy Gran Bretaña no la ha desclasificado. Larraquy dedicó tiempo y viajes a seguir la pista de aquella aventura: hace 2 años consiguió un diario personal escrito por el capitán de la partida y desmenuzó los detalles. 

—Hay que tener en cuenta la situación de estos hombres. ¡En un momento, los salieron a buscar 2000 soldados nuestros!— deslizó el autor. 

La obra ya está en las librerías y además de esta historia revela otras aristas desconocidos de aquellos días que marcaron a fuego la memoria de los argentinos. 

Marcelo Larraquy escribió 12 libros y ha recibido importantes premios. 
  • ¿Aportes? ¿Otra perspectiva? Puede escribir a fgarcia@mdzol.com
  • El Permitido va de lunes a viernes de 17 a 19, con conducción de Federico Croce. Para escuchar la entrevista completa, haga click aquí.
Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?