El cura de los pobres salió a defender la nueva encíclica de Francisco

El cura de los pobres salió a defender la nueva encíclica de Francisco

Francisco "Paco" Oliveira, del Grupo de Curas en Opción por los Pobres, consideró que acusar al Papa de querer seguir teniendo pobres "es una verdadera falacia".

Redacción MDZ Online

El padre Francisco Paco Oliveira cuestionó el tratamiento que algunos medios de comunicación le dieron a la nueva la nueva Encíclica del papa Francisco, Fratelli tutti, en la que el pontífice convoca al mundo a "rehabilitar la política" para hacer frente a las consecuencias de la pandemia, llama a hacer posible el desarrollo de una comunidad mundial y denuncia los estragos que causa la especulación financiera en el mundo.

"Acusar al papa Francisco de querer seguir teniendo pobres es una verdadera falacia que lo hacen nada más que para enfrentar a alguien que, claramente, va en contra de los intereses de grupos y de gente muy poderosa", replicó el sacerdote en una entrevista.

Respecto del mensaje del Papa en la encíclica difundida ayer, consideró que "plantea la necesidad de construir una sociedad más justa y que uno de los caminos para que esto ocurra es que el Estado intervenga".

Francisco "Paco" Oliveira.

"Lo que tenemos que luchar es para que todo el mundo pueda vivir con dignidad y para eso es necesario que unos no tengan tanto y que otros no tengan tan poco, es decir, vivir con sencillez y eso sí que es una actividad evangélica", planteó el padre Paco.

Oliveira criticó puntualmente al diputado nacional de Juntos por el Cambio Fernando Iglesias y a los diarios Clarín y La Nación porque "promueven un pensamiento neoliberal basado en el individualismo, la meritocracia, el materialismo y el hedonismo. La verdad es que estamos en las antípodas del pensamiento de Iglesias, Clarín y La Nación porque el evangelio está en las antípodas de su pensamiento, que son valores absolutamente anti evangélicos".

Para el padre Paco, "el evangelio está basado en la 'fraternocracia', en el bien común, que está por encima de la propiedad privada y lo individual, en el buen vivir de los pueblos originarios, que es que no solo unos pocos podamos vivir bien".

"En lugar del hedonismo, (el evangelio) es entregarse y sacrificarse por los demás: Dios no es capitalista porque nos lo dijo Jesús, porque Dios mira desde la necesidad de sus hijos, no desde sus méritos", agregó.

El cura sostuvo que esas nociones, "cuando se traducen en políticas, hay un Estado presente que redistribuye y que no deja las cosas libradas al mercado, que solo defiende a los poderosos". 

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?