Argentina ya trabaja para desarrollar una vacuna oral contra la covid

Argentina ya trabaja para desarrollar una vacuna oral contra la covid

Científicos locales junto a los de Brasil y Francia trabajan en la fase preclínica para desarrollar un antídoto contra el coronavirus SARS-CoV-2. Estiman que esta opción tendrá mayor aceptación en la población y favorecería su almacenamiento a temperatura ambiente.

MDZ Sociedad

MDZ Sociedad

Científicos de Argentina, Brasil y Francia iniciaron un proyecto que se encuentra en fase preclínica para desarrollar una vacuna oral contra el SARS-CoV-2 que tendría “mayor aceptación en la población y favorecería su almacenamiento a temperatura ambiente”.

La iniciativa es liderada por Hugo Luján, del Conicet y de la Universidad Católica de Córdoba; Jorge Kalil, de la Universidad Federal de San Pablo, Brasil, y David Klatzmann, de la Universidad de la Sorbona, en Francia, uno de los descubridores del virus del Sida.

A pesar de la facilidad con que se administran y conservan, la Organización Mundial de la Salud (OMS) recomienda vacunas orales sólo para la polio, las diarreas por rotavirus y el cólera.

El objetivo de las investigaciones realizada por científicos de Argentina, Francia y Brasil es comprobar si a esa selecta lista se le puede agregar una fórmula para el coronavirus SARS-CoV-2.

“Apuntamos al desarrollo de una vacuna que se podría aplicar como una pastilla, lo que tendría mayor aceptación para la población y favorecería su almacenamiento a temperatura ambiente”, dijo Luján, investigador titular del Conicet, profesor de la Universidad Católica de Córdoba (UCC).

Según explicó el también director del Centro de Investigación y Desarrollo en Inmunología y Enfermedades Infecciosas (CIDIE) es que no requeriría de jeringas o agujas que luego tienen que ser cuidadosamente descartadas e incineradas.

Klatzmann consideró que “para una eficacia óptima, la vacunación debe dirigirse a la mayor proporción de la población; no sólo protege a quien recibe la vacuna, sino que contribuye a reducir el tamaño de la población en la que el virus puede diseminarse, contribuyendo al control de la pandemia”.

Luján resaltó que “en el contexto de emergencia que atraviesa nuestro país y el mundo, decidimos aplicar nuestra tecnología y probar la posibilidad de generar una vacuna oral para la covid-19”.

Una de las principales dificultades para el desarrollo de vacunas orales es que, para llegar al intestino, los antígenos (despertadores de la respuesta inmune) deben superar un ambiente hostil, incluyendo altas temperaturas, el pH gástrico y los jugos biliares y pancreáticos.

La vacuna cordobesa en desarrollo consiste en la combinación de moléculas de varios virus que no infectan a humanos y que se recubren con proteínas de superficie llamadas VSP, que a modo de escudo resisten las “inclemencias” del tracto digestivo.

Si los resultados de la frase preclínica del proyecto salen bien, el siguiente paso sería la realización de ensayos clínicos en humanos, dijo el director del CIDIE.  

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?