"Madre temporaria": la historia de generosidad y amor de Laura

"Madre temporaria": la historia de generosidad y amor de Laura

En este día, una historia que representa la fascinante y maravillosa tarea de todas aquellas que cumplen el rol de madre.

Felicitas Oyhenart

Felicitas Oyhenart

Esta es la historia de Laura Pandolfi de Pintos, una mujer bondadosa que, desde el momento que supo que daría esta entrevista, expresó “estoy emocionada”. Es que su tarea es inspiradora, llena de amor y desinterés. Ella junto a su esposo y sus dos hijos adolescentes, son parte del programa de familias temporarias

Este es un programa de AVOME (Asociación Voluntarios Mendoza) que articula la acción de familias que acogen en sus hogares a niños, hasta que se resuelva su situación. La familia que se inscribe en el programa recibe al menor en su casa sin conocer su historia previa, salvo que haya algún hecho puntual que del cual deban tener conocimiento.

“Nosotros cuidamos bebés recién nacidos”, comienza diciendo Laura Pandolfi, quien ya ha recibido a 6 bebés en su casa, y agrega que cada niño llega a su hogar lo hace “por tiempo indeterminado, lo recibimos y que sea lo que sea, nunca preguntamos cuánto tiempo estará con nosotros”.

Todo comenzó hace cinco años atrás, Laura y su esposo se cruzaron con una familia amiga que les contó que ellos formaban parte de este programa de AVOME y fue algo inmediato, “nos miramos con Alejandro y fue una señal, Dios nos dió el corazón, el hogar y las ganas de llevar a cabo esta tarea”.

Desde el primer día que el bebé llega a su casa es parte de la familia, se lo integra y todos se adaptan al nuevo integrante. Laura no puede ocultar la emoción al afirmar que ella desde ese momento cumple el rol de mamá con ese bebé, “me late el corazón fuerte cuando sé que llega un bebé a casa, yo sé que necesita una mamá, de a poco él se va adaptando a mis brazos y a mi voz”.

Pero a la titánica tarea esta madre no la lleva adelante sola, tiene el apoyo de un gran equipo: su esposo Alejandro, su hija Guadalupe (13) y su hijo Nicolás (17). “Todos somos colaboradores, somos un equipo, cada uno cumple una misión cuando el bebé llega, nos organizamos y ordenamos”, describe orgullosa Laura y cuenta que  esta labor los ha ayudado a crecer como familia.

Una tarea titánica y para nada fácil, la familia debe sacrificar sus horarios, por momentos renunciar a sus rutinas, pero como destaca Laura “todo con una sonrisa, con ganas de hacer algo por el otro y ganas de donar tiempo, amor, un lugar en la casa y alimento”.  A donde vayan los Pintos-Pandolfi el bebé que esté con ellos va, ya todos saben preparar mamaderas, cambiar pañales, cantar una canción de cuna y hacer dormir. 

Sin embargo, Laura admite que el instinto de madre siempre está y esa capacidad “especial” que tiene para reconocer las señales cuando el bebé necesita algo, “siempre me preguntan: ¿mami por qué llora? o ¿mami qué le pasa?”.

La tarea de cada familia temporaria llega hasta el momento en el cual se les informa que se resolvió la vía judicial del niño que han recibido en su casa, “nosotros estamos muy centrados en eso, le damos durante ese tiempo lo mejor que podemos”, destaca Laura.

Cuando el bebé se reintegra a su familia o se encuentra con su familia adoptiva “es como una fiesta” para la cual todos se preparan. “Nosotros estamos presentes en ese momento porque tenemos la historia de ese niño y los detalles de su cuidado, colaboramos en todo lo que sea necesario”, relata Laura.

Claro está que, a pesar de la alegría de ese momento, también es difícil para la familia que durante meses tuvo al cuidado a “ese tesoro”, pero Laura cuenta que al llegar a su casa una sensación de satisfacción y gratitud los invade y que siempre expresan “misión cumplida”.

Cada bebé o niño que llega a su hogar estará “por un tiempo en la familia y para siempre en el corazón”, concluye Laura.

Este es un pequeño homenaje a todas aquellas personas que se animaron y supieron ser madres, cobijando, abrazando, respetando, alimentando, enseñando y acompañando con total dedicación, entrega y absoluto desinterés. A todos ellas: ¡Feliz Día de la Madre!.

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?