Dudas sobre la inmunidad: un joven sufrió una segunda infección

Dudas sobre la inmunidad: un joven sufrió una segunda infección

Un hombre de 25 años es el primer contagio sucesivo de la enfermedad en Estados Unidos. La segunda infección resultó más grave que la primera.

MDZ Sociedad

MDZ Sociedad

Un joven de 25 años de Washoe, en Nevada, Estados Unidos, es la quinta persona en el mundo registrada en contagiarse por segunda vez coronavirus. Su caso se volvió emblemático para el estudio de la enfermedad ya que el segundo contagio resultó peor que la primera vez y pone  en dudas la inmunidad generada contra el SARS-Cov-2.

El 18 de abril se hizo la prueba contra la enfermedad luego de presentar dolor de garganta y cabeza, tos, nauseas y diarrea, que resultó positiva y el 27 de abril los síntomas finalizaron luego de un aislamiento. El 9 y 26 de mayo volvió a controlarse dando negativos los tests.

Sin embargo, el 28 de mayo volvió a sentir los síntomas, complicados con fiebre y mareos. Su cuadro empeoró y el 5 de junio, luego de consultar al médico, fue internado en un hospital por tener un nivel de oxígeno en sangre bajo.

Los médicos decidieron comparar el genoma del virus y detectaron que era muy diferente. Según señaló el autor del estudio, Mark Pandori de la Universidad de Nevada, se trataba de un segundo contagio causado por la transmisión desde otra persona.

En ninguno de los casos conocidos, aunque es probable que haya segundas infecciones no reportadas, la enfermedad tuvo manifestaciones peores que en el contagio anterior.

Según la MIT Technology Review: “el hecho de haber sido infectado una vez no significa que se tenga protección contra volver a ser infectado, aun si los casos siguen siendo muy poco frecuentes, con sólo cinco identificados entre los casi 40 millones de confirmados en todo el mundo”.

Además, aseguran que las personas que ya sufrieron la enfermedad: “todavía tienen que mantenerse atentas y seguir los consejos sobre el distanciamiento social, usar máscaras y evitar los espacios abarrotados y mal ventilados”.

Todo esto a llevado a que los investigadores se pregunten cuánta protección confiere haber tenido covid-19 y, sobre todo, que significa este caso para las vacunas y tratamientos en desarrollo.

Como sucede con otras enfermedades, el cuerpo desarrolla una respuesta inmunológica detectable contra el coronavirus, pero “no se comprende bien la susceptibilidad de las personas previamente infectadas a reinfectarse”, ni si  “el grado en que esta respuesta inmunológica indica una inmunidad protectora a la infección posterior con el SARS-CoV-2”.

En estudios previos sobre otras variantes de coronavirus, la inmunidad se ha demostrado que dura entre uno y tres años.

Este primer doble contagio registrado en Estados Unidos, es una muestra más de lo poco que se conoce todavía sobre la enfermedad. “Los mecanismos que podrían explicar por qué la segunda infección fue más grave sólo son materia de especulación. En primer lugar, una dosis muy alta del virus pudo haber causado la segunda instancia de infección, y haber inducido una enfermedad más grave. En segundo lugar, es posible que la reinfección fue causada por una versión más virulenta del virus, o más virulenta en el contexto del paciente”, comenta un estudio.

Sin embargo, existe la posibilidad que la respuesta inmunológica de la primera infección genere que el cuerpo del paciente haya reaccionado de manera excesiva. “Esto se ha documentado en enfermedades como el dengue: los anticuerpos fabricados en respuesta a una cepa del virus causan problemas ante la infección con otra cepa”.

“Nuestros hallazgos tienen implicancias sobre el papel de la vacunación en la respuesta al COVID-19”, concluyeron Pandori. “Si realmente estudiamos un caso de re-infección, la exposición inicial al SARS-CoV-2 podría no brindar un nivel de inmunidad 100% protector para todos los individuos”. Esto sería similar a la vacuna de la gripe, que debe ajustarse todos los años según la cepa prevaleciente.

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?