Turismo versus covid: cómo pensar las vacaciones desde el aislamiento

Turismo versus covid: cómo pensar las vacaciones desde el aislamiento

En un año tremendo para el sector, los empresarios resisten al límite, los viajeros aprovechan toda apertura de turismo de cercanía y desde el gobierno proponen una compra anticipada de servicios para utilizar en el 2021. Intenciones y ganas aparte, sólo el virus dirá cuán lejos iremos este verano.

Rubén Valle

Rubén Valle

 #Maridaje > Musicaliza esta columna Deaf Center con White lake

 

Vacaciones en pandemia, un oxímorom que en pleno octubre empieza a inquietar a ese sector de argentinos que pudo sortear la debacle económica derivada del virus mundial y que, pesos más dólares menos, no está dispuesto a resignar ese período de imprescindible desenchufe. 

A la vista está que la del turismo resultó una de las industrias más afectadas por el parate que impuso el covid-19. Desde la Cámara Argentina de Turismo sacan cuentas y hablan de la perdida de más de 74.000 puestos de trabajo en el período de la emergencia sanitaria.

El forzado aislamiento por un lado y la necesidad del sector turístico de reabrir sus puertas operan como dos fuerzas en tensión. Al menos en Mendoza la reciente flexibilización que habilitó el turismo interno permitirá que empresarios y viajeros vernáculos vuelvan a palpar cierta normalidad perdida.

La agonía del sector 

Un sondeo realizado por la Asociación de Hoteles de Turismo de la República Argentina (AHT) y el Instituto de Estudios sobre la Realidad Argentina y Latinoamericana (IERAL) a 190 establecimientos del país, de todas las categorías, ofrece un panorama muy negro.  

El 92% de los establecimientos hoteleros continúa sin actividad significativa desde el inicio de la emergencia sanitaria. Esto llevó a que el 50% de los establecimientos relevados ya no posea su capital de trabajo (35%) o que solo cuente con autonomía para un mes más (15%).

El 46% de los empresarios del sector visualiza un cierre definitivo si la pandemia se extiende un tiempo más. 

Roberto Amengual, presidente de AHT, sintetiza el desolador panorama: “No encontramos casos en el mundo en los cuales el turismo se haya detenido tanto como en nuestro país. Estamos ante una caída del 17% del sector que significa que han dejado de operar casi 4.000 emprendimientos turísticos". 

Datos de las entidades turísticas certifican que entre febrero y junio se perdieron 74.000 puestos de trabajo. Un nuevo testeo, reconocen, llevaría esa cifra a un número mucho mayor. 

El compre argentino

Para capear el temporal y ofrecer alguna salida a los castigados empresarios turísticos, en el contexto de la Ley de Sostenimiento y Reactivación Productiva de la Actividad Turística Nacional aprobada el mes pasado en el Congreso, esta semana el gobierno nacional presentó su plan para mitigar tremendo impacto sectorial. Se trata del programa PreViaje, que consiste en que los pasajeros que reserven servicios de turismo nacional durante este año, pero para utilizarlos en el 2021, tendrán la posibilidad de que les devuelvan el 50% de lo invertido.

A su vez, ese crédito podrá ser usado para contratar más servicios turísticos dentro del país. Los ideólogos de la iniciativa reactivadora hacen números en el aire: esperan más de un millón de operaciones y que unos $15.000 millones extra se derramen en el turismo interno. 

El beneficio incluye la compra de paquetes turísticos, hospedaje y transporte, excursiones, restaurantes, alquiler de autos y productos regionales, entre otros. 

El ministro de Turismo, Matías Lammens, también puso cifras estimativas sobre la mesa: preventas por $30.000 millones y un movimiento total de $45.000 millones para reactivar al sector en todas las regiones del país. 

Esta inyección al rubro le implicará al gobierno una inversión superior a los $2.000 millones que podría ampliarse según el impacto que logre la estrategia. 

Los viajes que se contraten hasta el 31 de octubre tendrán fecha de inicio el 1° de enero de 2021, mientras que los viajes contratados desde el 1° noviembre al 31 de diciembre arrancarán desde el 1° marzo del año próximo. 

Las distintas estrategias oficiales como las del ámbito privado chocan inevitablemente con la situación epidemiológica de cada provincia, con lo cual programar las vacaciones o una simple escapada todavía tiene mucho de movida de ajedrez.

Varias localidades de la costa atlántica han presentado públicamente sus planes para recibir visitantes en el verano 2021, pero todavía no logran parir un protocolo único que garantice una vacaciones seguras. Nada indica que se llegue a enero con una baja tan sustancial de casos que haga posible una postal medianamente parecida a otros años.

La realidad es que, por ahora, con mucho alcohol en gel y doble barbijo, el único turismo seguro parece ser el de cercanía, con la menor interacción posible y mucho pero mucho aire libre. 

#ElResaltador

Nosotros, los zoomers

  • “El Covid-19 reventó el tablero de las adivinanzas, sobre todo cuando se estaba tratando de definir a la nueva generación, y esta ha surgido en la pandemia. Todos hemos tenido que digitalizarnos a la fuerza, desde los abuelos a los fontaneros, los directivos, profesores, todos hemos tenido que echar mano de herramientas tecnológicas para poder comunicarnos profesional y personalmente... Nos ha acercado a todos, nos metemos en las casas de los otros, esto contrasta con el postureo que había antes del coronavirus en las redes sociales. Aquí no hay trampas... Esto ha sido un movimiento transversal y cross, porque afecta a todos. Podemos decir que todos somos zoomers”.

{ Iñaki Ortega, director de Deusto Business School y autor de libros como Generación Z y Millennials: inventa tu futuro }

#AlaCabeza

  • Humor, aburrimiento, hartazgo y bronca durante la pandemia, charla con Pedro Saborido, organizada por la Universidad de Hurlingham. Saborido es productor, guionista de Peter Capusotto y director de cine, de radio, teatro y televisión. 

#LaDataFlora

 

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?