Cómo jugar en línea de forma responsable

Cómo jugar en línea de forma responsable

Es importante elegir un modo responsable de juego y saber detectar indicios que puedan ser problemáticos antes de que sea demasiado tarde.

comercial

Si hay algo en lo que se ha avanzado en los últimos años es en la aceptación y en el apoyo general de un debate abierto sobre la salud mental.

Somos más conscientes sobre posibles problemas de salud mental y esto nos ayuda a cuidarnos mejor y a prestar atención a ciertos aspectos de nuestra vida moderna.

Cuando pensamos en problemas de adicción, a la mayoría de nosotros nos vienen a la mente problemas relacionados con el alcohol o las drogas, pero otras adicciones como la adicción al juego puede conllevar un problema serio de salud mental.

La industria del juego y de los casinos en línea sigue en crecimiento y gana cada vez más adeptos, con la incorporación de jugadores cada vez más jóvenes, atraídos por la multitud de ofertas, diversas opciones de entretenimiento y la facilidad de acceso desde múltiples dispositivos. Es importante elegir un modo responsable de juego y saber detectar indicios que puedan ser problemáticos antes de que sea demasiado tarde.

Cómo podemos asegurarnos de jugar de forma responsable

Entender que el fin último del juego es el entretenimiento. Divertirnos y pasar un momento relajado jugando en línea. En el momento en que nos muevan otros motivos, debemos pararnos a pensar por qué nuestro objetivo ha cambiado.

Controlar nuestro presupuesto. Si realizamos pequeñas apuestas, controlando lo que podemos permitirnos apostar, el riesgo de pérdida será menor. Solo cuando haya ganancias podremos ajustar nuestro presupuesto.

No intentar recuperar pérdidas. Entrar en el ciclo de recuperar pérdidas a toda costa cuando hemos tenido una mala mano puede hacernos perder incluso más y obsesionarnos. Debemos aceptar que a veces se gana y a veces se pierde, y saber retirarnos cuando es lo que necesitamos.

Tomarse un descanso. Tras un tiempo de juego frente a la pantalla, necesitaremos un descanso, o tanto nuestra agilidad mental como nuestra salud se verán afectadas.

No dejar que el tiempo de juego afecte a nuestra vida personal, trabajo ni tiempo de descanso.El tiempo de juego es un tiempo de ocio, no debemos permitir que nos reste tiempo vital con los nuestros, afecte nuestro rendimiento ni nos quite horas de sueño.

Si seguimos estos principios tendremos mucho ganado. Asimismo, hay que permanecer atentos a indicios que nos alerten de que debemos tener cuidado. Entre estos están sentir ansiedad cuando no se juega, sorprendernos mintiendo a familia, amigos o compañeros con relación al tiempo que jugamos o al presupuesto que invertimos, vernos obligados a pedir préstamos o ver el juego como una vía de escape para huir de nuestra realidad. Todos estos a la larga nos crearán problemas.

Estar informados nos permitirá disfrutar mejor del juego responsable.

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?