Habló con MDZ la joven que le dio algunos minutos de vida a Fernando

Habló con MDZ la joven que le dio algunos minutos de vida a Fernando

Tiene 17 años se llama Virginia Pérez Antonelli y le practicó la maniobra de RCP a Fernando Báez Sosa en Villa Gesell. "Tengo la esperanza de que Fernando no murió con la imagen de sus agresores sino la de la gente que lo estaba ayudando", manifestó.

MDZ Política

MDZ Política

Con 17 años, Virginia Pérez Antonelli fue protagonista de uno de los momentos más dramáticos del verano y ha prometido que no volverá nunca más a Villa Gesell. Allí, aplicó sus conocimientos para intentar ayudar a Fernando Báez Sosa, el joven que murió tras ser agredido por un grupo de rugbiers. "Hice un curso de RCP el año pasado en el colegio. Era obligatorio y lo dictaba la Cruz Roja", explicó.

Como tantos otros jóvenes, Virginia había ido a bailar esa noche al boliche Le Brique, pero nunca imaginó como terminaría su noche. Incómoda por la cantidad de personas que había en el local, ella y sus amigas decidieron retirarse temprano pero afuera se encontraron con distintas peleas, una de las cuales se cobró la vida de Fernando.

"Yo ese día había ido a bailar por primera vez a ese lugar. Había salido temprano del boliche porque por la cantidad de gente que había era un lugar inestable. Me encontré con este enfrentamiento que le costó la vida a Fernando y otra pelea que tenía lugar al mismo tiempo en una esquina", manifestó en MDZ Radio.

Fuente LA NACION - Crédito: Hernán Zenteno

"Era notorio que se había superado el límite de capacidad del boliche. No se podía caminar. Había chicas sentadas en la barra tomando agua porque se habían descompuesto y peleas por todos lados por los roces y tragos derramados", dijo la menor de edad y reconoció que como ella muchos jóvenes menores de 18 años ingresaron al boliche y compraron alcohol. 

"Yo estoy segura que si había menos gente esto se podía evitar. La pelea empezó por un roce y porque se volcó bebida en una remera. Hay que tomar conciencia de que se vende alcohol a menores, hay que respetar el límite de capacidad. No todo tiene que ser vender porque así se perdió una vida", criticó Virginia.

Si bien fue una de las primeras personas que llegó a socorrer a Fernando cuando estaba tirado en el suelo, admitió que no participará en la rueda de reconocimiento porque nunca pudo ver con claridad a los agresores. "Yo a Fernando no lo vi cuando le pegaban. Algo me bloqueaba la vista. Era un grupo muy grande de chicos contra una sola persona. También vi como le pegaban a los amigos de Fernando y a un chico tirado en el cordón de la vereda. No pude observar bien la agresión a Fernando", relató.

"Fui a declarar al día siguiente de la pelea pero para la rueda de reconocimiento no voy a poder estar porque no recuerdo las caras. No puedo identificar a los agresores entre la gente que pasaba, los amigos y la gente que estaba participando", adhirió.

Además, justificó que muchos de los presentes no hayan intervenido para detener la pelea. "Yo creo que eso se explica por la intención de cuidarse a uno mismo, por eso nadie se metía. Ellos (los agresores) eran un número mayor y con otro tipo de fuerza por lo que si intervenías ponías en riesgo tu propia vida. Se necesita mucha valentía", remarcó.

Pero una vez que todo terminó, no dudó en ir a socorrer al joven Báez Sosa y le practicó la maniobra de RCP que había aprendido en las escuela. "Tengo la esperanza de que Fernando no murió con la imagen de sus agresores sino la de la gente que lo estaba ayudando", manifestó y cerró con un consejo para todos los ciudadanos. "Mi consejo es hacer el curso de RCP porque es algo muy necesario", concluyó.

Por último, dijo que habló con la novia de Fernando y sus amigos y que desea tener la oportunidad de dialogar con los padres del joven, pero cuando ellos estén preparados para hacerlo.

Escuchá la entrevista completa en este link.

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?