Dudas y certezas del caso del empresario y el "cerdo volador"

Dudas y certezas del caso del empresario y el "cerdo volador"

Anoche se hablaba de que un empresario había tirado un cerdo desde un helicóptero a una pileta, pero con el paso de las horas se fueron conociendo más detalles.

MDZ Sociedad

MDZ Sociedad

El video de un animal cayendo desde un helicóptero a una piscina conmovió a la opinión pública anoche, tras viralizarse en las redes sociales. Inicialmente se habló de un cerdo vivo, pero con el paso de las horas se fueron conociendo más detalles del caso.

Mirá en esta nota cuáles son las dudas y las certezas que hay todavía en este caso ocurrido en Punta del Este.

¿Quién arrojó al animal?

Esta es una de las dudas más grandes. En un primer momento se especuló con que el propio Federico Álvarez Castillo, dueño de Etiqueta Negra, era uno de los tripulantes del helicóptero que aparece en la filmación. El empresario se encargó de desmentir esta versión, pero confirmó que es el autor del video, en el que se escucha como una mujer y un hombre se ríen tras la caída del animal.

La cantidad de helicópteros que hay en José Ignacio durante la temporada alta hace que sea muy difícil identificar rápidamente al que se utilizó para arrojar al animal a la pileta.

¿Qué animal era?

Nuevamente la palabra de Álvarez Castillo puso fin a los rumores. No se trató de un cerdo, como se dijo anoche en Twitter cuando comenzó a circular el clip, si no de un cordero. Además aseguró que se trató de un "acto vandálico" que sorprendió tanto a él como a su esposa Lara Bernasconi, quien se encontraba en la casa en el momento del hecho.

¿Estaba vivo?

La indignación se dio en un primer momento porque se creía que el cordero arrojado desde 30 metros de altura estaba vivo, pero luego se conoció que en realidad estaba muerto. De hecho, un análisis realizado con detenimiento de las imágenes demuestra que el animal arrojado no tiene cabeza, es decir, que fue faenado con anterioridad.

¿Cómo seguirá el caso?

La justicia uruguaya ya tomó cartas en el asunto. Un fiscal tomó el caso de oficio, e investiga qué fue lo que pasó realmente. Las sanciones, si se descubre a los culpables, pueden ser severas para quien tiró el animal, y para el piloto puede llegar una inhabilitación para volar.

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?