Quieren que Uspallata sea un polo de energía limpia

Quieren que Uspallata sea un polo de energía limpia

Se hará un relevamiento para elaborar un plan de obras que pondrá a la villa cordillerana a la vanguardia de la lucha contra el calentamiento global. El programa, aprobado por el Consejo del Fondo para el Medio Ambiente Mundial y financiado por el BID.

MDZ Sociedad

MDZ Sociedad

Uspallata podría convertirse en el polo ecológico más importante de la provincia. Hasta ahora, se trata de una villa que no cuenta con acceso a la red de gas, lo que hace a los vecinos adoptar costumbres altamente contaminantes como la quema de kerosene o leña. Por ese motivo el gobierno decidió impulsar un programa a convertir el distrito de alta montaña y un lugar eficiente y sustentable.

La Empresa Mendocina de Energía (Emesa), con la colaboración de la Municipalidad de Las Heras, comenzará con los estudios previos y el relevamiento de los vecinos de Uspallata para concretar un plan de provisión energética sustentable, limpia y enmarcada en lucha contra el calentamiento global.

Mendoza es una de las únicas provincias que tiene una Agencia de Cambio Climático a nivel gubernamental, cuyo objetivo es el logro de un nuevo paradigma en el abastecimiento energético y el control de la contaminación. Para avanzar en este proyecto pionero en Uspallata, Emesa lanzó en agosto pasado una convocatoria abierta junto con la Fundación Bariloche y el Banco Interamericano de Desarrollo, a fin de seleccionar una consultoría internacional que lleve adelante el análisis de necesidades y situación de la villa.

Quantum Energía Verde resultó ganadora y encarará en enero y febrero un plan de acción que incluirá censo de consumo de energía eléctrica, gas envasado, kerosene y leña.

Este relevamiento se hará en viviendas, comercios, emprendimientos turísticos y organismos oficiales. Una vez terminado, se elaborará un plan de soluciones energéticas integrales que contemple los riesgos ambientales, económicos y sociales asociados.

“Estimamos tener los resultados finales para mediados de este año y desde ahí ponernos a trabajar para concretar las recomendaciones que el informe concluya. Creemos que es una buena oportunidad para trabajar en serio en el cuidado del ambiente en forma comunitaria”, explicó Pablo Magistocchi, presidente de Emesa.

El objetivo final es incrementar la confiabilidad, calidad y eficiencia en el suministro de energía en la zona, disminuyendo el uso de combustibles líquidos y las emisiones de gases de efecto invernadero.

Cambio climático: Mendoza pone su grano de arena

El proyecto, que se enmarca en el programa “Mecanismos y redes de transferencia de tecnología relacionada con el cambio climático en América Latina y el Caribe”, fue preparado por el Banco Interamericano de Desarrollo (BID) y aprobado por el Consejo del Fondo para el Medio Ambiente Mundial para los Estados que quisieran adherirse. Mendoza de inmediato se puso en marcha, ya que uno de las metas a futuro es tener una matriz energética.

El objetivo es promover el desarrollo y transferencia de tecnologías ambientalmente racionales en países de América Latina y el Caribe para reducir las emisiones de gases efecto invernadero. Todo esto cumple con las pautas acordadas en la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre Cambio Climático.

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?