Preocupa el "lago de desechos" de El Challao

Preocupa el "lago de desechos" de El Challao

Una situación que parece no tener solución preocupa desde hace tiempo a los vecinos de la avenida Champagnat, en las inmediaciones del campus universitario de la Universidad Nacional de Cuyo. Los vecinos aseguran que la obra está mal diseñada desde su inauguración y que nadie se hace cargo de las correcciones necesarias.

Una situación que parece no tener solución preocupa desde hace tiempo a los vecinos de la avenida Champagnat, en las inmediaciones del campus universitario de la Universidad Nacional de Cuyo.

Un lago de desechos cloacales -que ya es parte del paisaje habitual de la zona- desentona con el desarrollo que ha experimentado durante los últimos años El Challao y los vecinos aseguran que la obra fue mal diseñada desde su inauguración en 2005, pero nunca la corrigieron.

"Un charco verdoso, de olor nauseabundo, existe desde hace muchos años y, al parecer, se pretende que forme parte del paisaje y se acepte como parte de nuestra realidad", manifestó su preocupación el ingeniero Carlos Ricardo Llopiz, un vecino de la zona ya cansado de esta situación.

"La avenida Champagnat fue inaugurada en el año 2005. Las obras hay que hacerlas, pero hay que hacerlas bien. Esta avenida tiene varias fallas, algunas de diseño original y otras que se han ido sumando con el paso del tiempo", explicó el ingeniero.

Y agregó: "Las aguas servidas que se acumulan emergen de una tapa que está dentro del campus de la UNCuyo, en el centro de deportes. Al parecer, provienen de barrios de más al oeste y existe una servidumbre de paso por los terrenos universitarios".

En cuanto a la responsabilidad de reparar esta situación, Llopiz apunta no sólo contra Aysam (Agua y Saneamiento Mendoza) sino también contra Vialidad Provincial por "hacer un diseño y una construcción deficientes".

"Existe una zona deprimida inexplicable allí. No hay cordón ni banquina y ni hablar de canalización de aguas. Que en Mendoza llueve poco no es excusa. El charco-laguna se extiende a veces hasta ocupar toda una trocha de la avenida. Unos años atrás a alguien se le ocurrió la idea de construir una acequia, con origen en el foco infeccioso y rumbo hacia el norte, para que llevara las aguas servidas hacia el canal y que éste se encargara de distribuir su contenido hacia la ciudad. El estado de esa acequia es deplorable", añadió el ingeniero.

Llopiz también destacó otras falencias que presenta el diseño de la avenida Champagnat en la zona de El Challao. "Algunos de estos inconvenientes son: festival de semáforos; muy peligrosa situación cuando se quiere girar a 90 grados para ingresar hacia Este u Oeste; deficiente señalización; y falta de lugares para que los peatones o ciclistas puedan cruzar la avenida", resaltó el ingeniero.

"No se entiende la existencia de varios pares de semáforos apenas separados por unos pocos metros: por un lado, los semáforos son caros; y por otro, si están mal colocados, van en contra de la seguridad. Las segundas unidades de esos pares deberìan ser removidos y solucionar el problema con un disco PARE, para quienes ingresarán o cruzarán la avenida", aconsejó Llopiz.

Y cerró: "Las obras hay que hacerlas, pero hay que hacerlas bien. Asuman sus responsabilidades y, si se hizo mal, hay que corregirlo. Es inadmisible que el “lago verde de los cisnes” ya sea parte del paisaje de nuestra querida Mendoza".

¿Querés recibir notificaciones de alertas?