A tres años de su desaparición, exigirán justicia por Viviana Luna

A tres años de su desaparición, exigirán justicia por Viviana Luna

Este sábado se cumplirán tres años de la misteriosa desaparición de Viviana Luna cuando se dirigía a una entrevista de trabajo en Potrerillos. Sus familiares y organizaciones sociales realizarán este sábado una protesta para reclamar avances en la investigación.

Redacción MDZ

Redacción MDZ

Este sábado se cumplirán tres años de la desaparición de Viviana Luna, la mujer de 45 años que el 7 de diciembre del 2016 fue vista por última vez cuando se dirigía a una entrevista de trabajo en Potrerillos.

Por ello, el próximo 7 de diciembre, familiares de Luna realizarán junto al movimiento Ni Una Menos Mendoza (NUM) una protesta para pedir, una vez más, justicia por Viviana. En ese marco se llevará a cabo en conjunto con La Mosquitera, una radio abierta de 11 a 13 en la explanada de la Legislatura. Además se prevén presentaciones de bandas de música y danza, por lo cual se invita a la comunidad a participar y acompañar en su reclamo.

Para sus hijos Yanina (28), Matías (24), Nahuel (21) y Ayelén (19), la única certeza que hoy tienen es el dolor en el alma no sólo por no poder estar disfrutando la vida junto a su mamá, además por algo peor: no saber adónde está ella. Las dudas son muchas, la incertidumbre es enorme y las preguntas, cada día que pasa, son más. "Todos saben que las personas no desaparecen, las hacen desaparecer y cuando hicieron desaparecer a mi mamá, con ella se llevaron parte de nuestras vidas y nos dejaron un dolor inmenso. Hoy quiero recordar a mi mamá con todo lo bueno que hizo por mis hermanos y por mí. Me quedo con los mejores recuerdos y con todo lo que me enseñó”, enfatizó Ayelén, la hija menor de Viviana.

Mientras que Matías se refirió a que "tres sensaciones es muy poco para las que sentí en estos tres años. La primera sensación es la incertidumbre, la intriga de no saber cómo de un momento para otro mi mamá ya no estaba con nosotros y el ¿qué pasó?, ¿por qué pasó?. La segunda el dolor, la tristeza de no tenerla, de no poder abrazarla, de no poder contarle mis cosas y escuchar las de ella. Y la tercera la impotencia, de que no se resuelva, de no saber dónde está y que le pasó, de que pasa el tiempo, pasan días, meses, años y no hay ni siquiera un sólo indicio de nada".

Viviana no está. Sus cuatro hijos y sus cuatro nietos la siguen esperando, la siguen buscando y seguirán pidiendo que el Estado mendocino, a través de la Justicia, active todos los mecanismos necesarios para saber qué pasó con ella. “No voy a parar hasta que se haga justicia, porque nos dejaron muertos en vida, porque mi mamá merece que se sepa la verdad por nosotros que llevamos luchándola tres años. Tomen conciencia, hablen, ya sea por la recompensa o para callar su cabeza, porque ya que son conscientes de nuestro dolor y así y todo deciden callar, háganlo, por lo menos por eso", pidió Ayelén.

"Han sido tres años muy difíciles, llenos de angustia, dolor y desesperación para todos los que la amábamos. Sólo pido que nunca dejen de buscarla, que este caso no quede en la nada y que se haga justicia por mi mamá y por todas las mujeres desaparecidas. Ella nos amaba mucho y sé que nunca sería capaz de irse y no volver", cerró Nahuel.

El caso

En la mañana del miércoles 7 de diciembre del 2016, Viviana Luna salió de su vivienda en la Villa de Potrerillos en automóvil junto con uno de sus hijos hacia un complejo de cabañas para concretar una entrevista de trabajo, y luego visitaría a una amiga en la cercana localidad de Piedras Blancas.

Según declararon posteriormente el dueño del complejo y otros testigos, la mujer salió minutos más tarde e ingresó a un quiosco para comprar una bebida. A partir de entonces, nunca se supo más nada de ella.

La desaparición de Luna causó conmoción en la sociedad mendocina y en las primeras semanas se dispusieron amplios operativos de búsqueda que dieron resultados infructuosos. También se investigó a su ex marido y padre de sus hijos, quien un día antes había vuelto a Potrerillos para vivir en la casa de una familiar, y su actual novio, pero no se hallaron pruebas para vincularlos a la causa.

Incluso, en agosto del 2017, se registraron movimientos en su cuenta de Facebook, pero esa pista no avanzó.

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?