Sobrevivir sin agua en el oeste olvidado de la Ciudad

Sobrevivir sin agua en el oeste olvidado de la Ciudad

Uno de los barrios de La Favorita, el Andino, arrastra un problema de agua desde hace muchos meses. Aguas Mendocinas, denuncian, no hace nada.

Ulises Naranjo

Ulises Naranjo

El barrio Andino Oeste de La Favorita, particularmente sus manzanas 1, 2, 3 y 8, que están ubicadas más altas que el resto, tiene un claro problema de supervivencia: desde hace meses llega poco y normalmente nada de agua. Sin embargo, las facturas para pagar el servicio llegan puntualmente.

El problema lo arrastran desde el invierno e imaginen de qué modo se ha agravado en esta época de calores. Se trata de un barrio repleto de familias con muchos niños, lo cual hace más delicada la situación.

¿Qué ha hecho al respecto la empresa Aguas Mendocinas? Como bien indican los vecinos, nada.

A la barriada sólo llegan promesas y facturas de pago. 

“Estamos pagando carísimo por un servicio que no tenemos. La empresa nos obliga a tener las cuotas al día para poder reclamar. Nosotros pagamos las facturas, estamos al día, pero no tenemos agua y no responden a nuestros reclamos”, cuenta Chicha, una de las vecinas afectadas.

Ya son, al menos, cinco los reclamos hechos en Aguas Mendocinas.

Sucede que la poca presión que llega les impide que el agua suba al tanque, entonces, la vida se les complica y mucho.

A Chicha, por ejemplo, se le quemó el lavarropas, porque, mientras lavaba, el agua dejó de llegar al aparato. Y a otras vecinas les ha pasado lo mismo.

Allí, los niños se cuentan de a cientos y es muy difícil el día a día, por un servicio esencial que están pagando y no tienen; Chicha, por ejemplo, tiene incluso una nieta discapacitada. Digamos también que, en la zona, hay barrios más acomodados que, obviamente, no tienen problemas con el agua.

Fragmento de una de las notas presentadas por los vecinos. 

Una de las reacciones vecinales fue cortar la calle. Lo hicieron. Entonces, el gobierno fue a verlos y les dijeron que si cortaban otra vez la calle, los meterían presos a todos. Dejaron de hacerlo, pero el agua sigue sin llegar y la situación es insostenible.

“Algunos días, va la municipalidad y lleva agua en camiones y con eso llenamos los tanques. Mientras tanto, varios vecinos se mueven para hacer los reclamos, pero sin éxito, aunque el señor Cícero (Raúl, gerente general de Aguas Mendocinas) le dijo a una vecina que iba a hacer lo posible para solucionar el problema”, sigue Chicha.

Antes, a estos barrios les llegaba el agua de el puesto Lima, agua que no es apta para el consumo humano, agua que, no obstante, se hace llegar a los puesteros de la zona. Ahora, el agua para los barrios llega (bueno, no llega) desde Alto Godoy, planta que abastece a muchos otros barrios.

En la calle Aliar, hay una cisterna que pierde miles de litros. 

Hay también allí, en La Favorita, dos cisternas: una funcionando y que, a menudo, se rebalsa y se pierden muchos miles de litros de agua; otra, la que alimentaba a barrios como el Andino, fue clausurada: “Si la habilitaran mejoraría bastante la situación”, estiman los vecinos, que buscan soluciones, cuando debería ser la empresa que les cobra quien lo haga.

- Y acá estamos. Viviendo sin agua desde el invierno. Cuando llega un poco llenamos una pileta para poder lavar y para tener para el baño, pero es todo difícil con tantos niños. Y seguimos esperando… Y pagando… 

 

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?